LA VIDA SE ABRE CAMINO.

La vida es un desafío constante, está llena de retos, de nadar a contracorriente, de pedalear cuesta arriba, de esforzase, adaptarse al cambio y salir de la zona de confort. A veces te lleva por derroteros inesperados, caminos difíciles, subidas escarpadas: Caídas, dolor, sudor, lágrimas, heridas…¿Para qué y por qué tanto esfuerzo y sacrificio? 

Cuando nos caemos, no tenemos más remedio que levantarnos. Tanto cuando algo nos tumba como cuando nos mantenemos en pie, podemos sacar un buen aprendizaje. 

El dolor nos hace más fuertes y hace que aprendamos de nosotros.

Sudar hace que eliminemos toxinas a través de la piel.

Las lágrimas nos hacen más humanos. 

Y las heridas, cicatrizan y se curan. 


Pensar, aprender, crecer, desarrollarse, conocerse mejor, superarse:

VIVID.

Comentarios