...Se pasean por aquí...

Entrada destacada

Cajón DeSastre

“Cajon DeSastre” es un blog construido con retales de sueños e hilvanado con múltiples  ficciones en el cual los personajes, a veces consti...

lunes, 15 de mayo de 2017

FALSA SENSACIÓN DE SEGURIDAD


Soy sonámbula, de esas personas que se levantan dormidas y deambulan por su dormitorio pegándose con las paredes en su afán de encontrar el pomo para llegar al cuarto de baño…y no me meo de milagro porque algún alma caritativa me abre la puerta después de partirse de la risa. 
Lo lógico sería dormir con la puerta abierta- pensaréis- pero no, yo no puedo quedarme dormida si la puerta está abierta. Llámalo manía, llámalo como quieras, pero siento una especie de falsa sensación de seguridad si la puerta permanece cerrada mientras duermo. Es como si nada, ni nadie pudiera atacarme mientras duermo, si la puerta está cerrada. Como si el agresor fuera a llamar en plan:

Agresor:  Toc, toc
Yo: ¿Quién es?
Agresor: Soy yo 
Yo: ¿Qué vienes a buscar? 
Agresor: A ti 
Yo: Ya es tarde 
Agresor: ¿Por qué? 
Yo: Porque ahora soy yo la que quiere estar sin ti 

Evidentemente, todos sabemos que el psicópata se va, se olvida de tu nombre, tu cara, tu casa y pega la vuelta…Sí, sí, claro que se va, se va a por un hacha, una motosierra o una recortada. 
   
Esa falsa sensación de seguridad, ya comienza cuando somos pequeños y vemos una película de terror. Llega la hora de dormir y, aunque sea verano, con una calor de cincuenta y cinco grados…De repente, te metes bajo las sábanas como si un simple trozo de tela te fuera a salvar de un monstruo, un asesino en serie, alíen o de una posesión infernal…La posesión infernal llega cuando empiezas a sudar como un pollo y las sábanas hacen efecto invernadero creando un microclima propio del cual tienes que salir a la superficie para coger oxígeno cada media hora o cuarenta minutos. Conozco niños que han llegado a evaporarse.

En fin, esas falsas sensaciones de seguridad nos acompañan durante toda nuestra vida, son una manera de no querer salir de nuestra zona de confort por miedos o posibles futuras desavenencias…Después llega un día en el que te vuelves práctica porque te das cuenta que si dejas la puerta abierta siendo sonámbula encuentras mejor la salida para ir al baño.    


     

No hay comentarios:

Publicar un comentario