...Se pasean por aquí...

Entrada destacada

Cajón DeSastre

“Cajon DeSastre” es un blog construido con retales de sueños e hilvanado con múltiples  ficciones en el cual los personajes, a veces consti...

martes, 15 de noviembre de 2016

EL INMORTAL (Capítulo 1)

EL INMORTAL (Capítulo 1)
- Un lugar inhóspito, un lugar seguro- 
     
 ¿Me estaba volviendo loco? Miles de miradas parecían acecharme desde la orilla, los pensamientos se aglutinaban en mi mente y me confundían, haciendo que mis ojos vacíos se perdieran en la niebla humeante del río…Los ruidos de la selva me asustaban, pero su silencio era más aterrador.

Tras el Apocalipsis, había huido de aquella caótica y ruidosa sociedad y- ¿Ahora qué? ¿La extrañaba?- ¡Joder! ¡NO! ¡No podía echarla de menos! Extrañar como la gente había empezado a matarse en el supermercado por el último maldito bote de tomate natural enlatado, los chillidos de la vorágine agolpada derribando un camión de carne fresca que se desparramaba por la carretera, mientras el gentío se lanzaba sobre ella cuan lobos hambrientos y jadeantes 
-¡NO! ¡No echaba de menos sus ruidos! Echaba en falta los sonidos de la civilización del Viejo Mundo… Entonces recordé a Caroline, su manera de reír 
-¡Dios, cómo la echaba de menos!- Intenté no llorar, tomé el revólver y lo cargué. Lo acerqué a mi sien y…

…Si Dios existe, lo cual dudo, bien sabe que estuve a punto de dispararme para no caer en el precipicio de la locura, pero un susurro proveniente del interior de la selva me detuvo. Era una especie de murmullo que se iba intensificando. 

Tom-Tom-Tom-Tom-Tom-Tom-Tom-Tom-Tom-Tom-Tom-Tom-Tom-Tom


¿Me habría vuelto definitivamente loco?


martes, 8 de noviembre de 2016

EL INMORTAL (Intro)

Hoy empiezo un relato por capítulos llamado "El inmortal" el cual iré intercalando con mis diferentes posts. Aquí os dejo una intro. ¡Espero que os guste!

EL INMORTAL
- El corazón de las Tinieblas-  

El apocalipsis no fue vírico, ni nuclear, ni si quiera una gran catástrofe. De repente, un día, la gente dejó de morirse y empezó a matarse. Algunos se convirtieron en suicidas, otros en asesinos. No existían lazos. Fue la era de la deshumanización y los supervivientes permanecían dispersados. 

Chris decidió adentrarse en la selva amazónica para escapar, subiendo el río Amazonas con un barco cargado de provisiones. La niebla surgía de las orillas del río, la frondosidad de los árboles tejían una fortaleza infranqueable y, desde lo más profundo de su corazón, la jungla rugía salvaje y tenebrosa. 

Un lugar inhóspito, un hogar seguro.