...Se pasean por aquí...

Entrada destacada

Cajón DeSastre

“Cajon DeSastre” es un blog construido con retales de sueños e hilvanado con múltiples  ficciones en el cual los personajes, a veces consti...

jueves, 4 de agosto de 2016

TRAUMATÓLOGO IS COMING!


Lo reconozco, soy una dejada para los médicos. De esas personas que no van hasta que se están muriendo. Pensará que es porque soy hipocondriaca, pero no: 

¡Yo soy una gran impaciente, me desespera esperar! 

El invierno pasado, me empezó a molestar el pulgar y comenzó a hincharse como si me hubiese picado un mosquito tigre, aunque más bien parecía que me hubiese picado un mosquito elefante porque el bulto cada vez crecía más y también incrementó el dolor. Al final, tuve que acudir al medico y éste diagnosticó que debía tratarse de una fisura del hueso. Después de hacerme unas radiografías, el médico me dijo:
  • Tiene usted un tumor óseo…
  • ¿HUMOR?…O sea, ¿Cómo dice?… O sea, creo que no le he escuchado bien.
  • TUMOR ÓSEO- Me lo podía decir más alto, pero no más claro y yo me quedé con cara de gilipollas y como consecuencia mi siguiente pregunta fue: ¿Es bueno?- ¿Pero qué creía que el médico es un TAC y me iba a biopsiar en plan Terminator escaneándome con su mirada? Eso es lo que una impaciente como yo hubiese querido…Y que me despidiera con un “Sayonara baby”, pero no…me despidió con un:
  • Traumatólogo is coming!   

Solo decir que entre errores administrativos, pasaron tantos meses que cuando, por fin, llegó mi cita con el traumatólogo me temblaban las piernas de la emoción; sobre todo, cuando me dijo: ¡Hay que operar! Si una cosa saben hacer bien los doctores es curarse en salud. 

Al final, me operaron, me dieron puntos y me escayolaron la mano. Durante todos estos meses, he recapacitado y mi mente se ha hecho preguntas tales como: ¿Por qué en la sala de curas no hay ningún sacerdote?, ¿Con los puntos de mi operación puedo sacar un juego de sartenes del hospital?, ¿Si se me salta un punto es un “punto y aparte”?…

Al final, aunque todo haya salido bien y el tumor fuera benigno, me he dado cuenta de que soy una esperocondríaca…porque como dice el refrán: 

¡Quien espera desespera!  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada