JINETE O AMAZONA


El deseo es un caballo desbocado y si tú no tomas las riendas de tus propias pasiones, otros las tomaran por ti. Querrás tener el control, que las correas no caigan en las manos equivocadas porque, al fin y al cabo, el deseo es poder. 
Así que si deseas algo, debes tomar esa pasión como fuerza para conseguir lo que quieres, aunque tu pasión sea un caballo fiero, salvaje y sin montura al que domar y sepas que te va a hacer morder el polvo, que te tirará en más de una ocasión y que te hará revolcarte por el barro…A pesar de todo, que nada cambie tus ansias de cabalgar. 

Comentarios