La piscina

  • A veces tienes que tirarte a la piscina para comprobar si está llena o, por el contrario, se encuentra vacía. 
  • …Pero yo solo sé que no sé nadar- me dijo dando por sentado que mi piscina estaba llena. 
  • ¡Pues no me salpiques!- le respondí sardónicamente. Me enfadaba que diera por hecho que él me gustaba sin ni si quiera hacer un mínimo esfuerzo para conquistarme…Me enfadaba mucho porque él me gustaba tal y como era sin esfuerzos por y para agradarme…
  • ¿Tienes una piscina olímpica para mí? ¿Puedo hacer largos en ella?- dijo en tono burlón.
  • ¡Ten cuidado! ¡No te vayas a ahogar!
  • ¿En serio? ¿Dejarías que me ahogara en tu piscina?- dijo mirándome seriamente y con voz profunda, sobreactuando…
  • Me mantuve en silencio.
  • Sabes, no soy mal nadador, pero me haría el ahogado con tal de que me hicieras el boca a boca…
Siempre me llevaba con el sentido del humor al punto donde quería llevarme. Sentía ganas de ahogarlo con mis propias manos y, sin embargo, lo besé. 

Comentarios

  1. Así es la naturaleza humana... conforme al momento y discrepante en el tiempo...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario