...Se pasean por aquí...

Entrada destacada

Cajón DeSastre

“Cajon DeSastre” es un blog construido con retales de sueños e hilvanado con múltiples  ficciones en el cual los personajes, a veces consti...

domingo, 19 de julio de 2015

MIZARU, KIKAZARU, IWAZARU


  • Hijo mío, compórtate- le decía su madre- “ver, oír y callar”- Esa parecía la clave de la buena  integración
  • Mamá, esa frase es una re-interpretación de los “tres monos”, una escultura del santuario de Toshogu en la cual aparecen tres simios tapándose ojos, oídos y boca- le respondió risueño. 
  • ¿¡Qué monos, ni monas!?- respondió la madre terminando de peinarle el flequillo.
  • Sí…Son los tres monos: Mizaru, Kikazaru, Iwazaru
  • ¿Ves? A esto me refiero…Siempre hablando cosas raras y cuestionándolo todo- dijo la madre suspirando profundamente. 

Su madre estaba orgullosa de tener una hijo de diez años tan inteligente, pero sabía que, de algún modo, esa inteligencia lo separaba y aislaba de los demás.

La madre recorrió el pasillo del colegio camino hacia el despacho del director, preguntándose qué habría hecho esta vez. 

  • ¡Buenos días! ¿Se puede?- dijo la madre.
  • Por supuesto, pasen y siéntense- respondió el director- Sra. Angeles la he citado para hablar de su hijo…

Angeles miró a su hijo con mirada fulminante cuestionándose qué demonios habría hecho esta vez…- ¡Usted dirá!- dijo dirigiendo de nuevo la mirada hacia el director. 

  • Su hijo se distrae en clase frecuentemente, no se integra con el resto de sus compañeros e interrumpe a los profesores para cuestionar y criticar los contenidos de las clases…-dijo el director.
  • Lo siento mucho, Sr. Roberto- asintió Angeles.- No volverá a pasar. 
  • No, no, noooo- dijo el director- No me refiero a eso. Me refiero a que tal vez este colegio no sea el lugar adecuado para su hijo…
  • ¡Ohhhhhh! Por favor, no la vayan a expulsar. Déle otra oportunidad, le garantizo que no lo volverá a hacer…- dijo la Sra. Angeles sofocada. 
  • No, no me está entendiendo. Su hijo tiene una inteligencia prodigiosa. La he citado para que dé autorización a hacerle unos exámenes específicos para comprobarla…-dijo el director. 
La Sra. Angeles sabía que algún día llegaría ese momento- ¿Y después de los exámenes qué?- preguntó al director. 

Es probable que su hijo vaya durante un año a un colegio para superdotados y, posteriormente, entre en la universidad- exclamó con cierto orgullo el director.

¿¡La universidad!?…Ohhh, pequeño mío- pensó Angeles sintiendo como si de un momento a otro su hijo se hubiese hecho mayor.

Bueno, Sra. Angeles…¿Qué opina de todo lo que le acabo de decir?- le dijo el director. 

La Sra Angeles se giró hacia el niño un poco perpleja de todo lo que acababa de escuchar y volvió a girarse hacia el director- Bueno- le dijo- No es mi futuro, ni el suyo. Es el de mi hijo. Así que creo que tenemos que escucharlo. 

-Esta mañana yo intentaba explicarle a mi madre la historia de los “tres monos sabios”: Kikazaru, Mizaru e Iwazaru

Kikazaru era el mono sordo el cual con su sentido de la vista observaba sin perder detalle los hechos, para luego comunicárselo a Mizaru. 
Mizaru era el mono ciego el cual con su sentido auditivo escuchaba atentamente todo lo que Kikazaru había visto y luego se lo transmitía a Iwazaru y éste, que estaba mudo, tomaba las decisiones frente a las observaciones y comentarios de Mizaru y Kikazaru. 

Es curioso, si nos basamos en los dones: Kikazaru puede observar, Mizaru puede escuchar e Iwazaru puede juzgar y actuar; pero si nos basamos en las carencias: Kikazaru no escucha, Mizaru no observa e Iwazaru no puede hablar. 

Usted director, mi madre y yo somos un poco como estos tres monos, en el buen y mal sentido. Cada uno sabe usar y rendir al máximo el don otorgado y tienen la sabiduría de adaptarlo para lograr su cometido en conjunto, pero individualmente ninguno de nosotros podemos resolver la totalidad del problema por separado. Por eso, creo que lo ideal para mi futuro es que los tres reflexionemos y tomemos una decisión conjunta.

Angeles salió del despacho orgullosa de su hijo- ¿Cómo dices que se llamaban esos monos?  

1 comentario:

  1. Un chico inteligente... ¿Está en la escuela especial para super-tratados? ¿o no?

    ResponderEliminar