...Se pasean por aquí...

Entrada destacada

Cajón DeSastre

“Cajon DeSastre” es un blog construido con retales de sueños e hilvanado con múltiples  ficciones en el cual los personajes, a veces consti...

miércoles, 17 de diciembre de 2014


Desde "Cajón DeSastre", servidora os desea que paséis unas felices fiestas, tengáis un buen año 2015 y, sobre todo, estéis muy, muy, muy sanos para poder disfrutar de lo que la vida os depare...

¡¡¡ UN BESAZO !!!  

lunes, 15 de diciembre de 2014

La lotería

No solía comprar lotería. La primera vez que compró fue porque soñó que le tocaba, soñó un número concreto, el 28045. 
Al principio, le pareció ridículo dejarse llevar por lo soñado. Después pensó que trabajaba al lado de una tienda de apuestas del estado y, si tocaba, se iba a estar arrepintiendo de no haberla comprado. Ella era una persona de esas que prefieren arrepentirse de lo que ha hecho que no de lo que ha dejado de hacer, así que compró y le tocó…
Sí, sí, le tocaron trescientos euros. 

La primera vez que le conoció, ella hablaba con una amiga de esta anécdota. A él se le quedó grabada ella y aquella conversación. 
Cosas de la vida, el camino de él se cruzó con el de ella. 
Ella no solía comprar lotería, pero él tenía el pálpito de que le tocaría. Él la convenció de que compraran un décimo a medias. Ella escogió el número, el 73721.

Aquella tarde con el décimo en la mano, se fueron a una cafetería en la que se pusieron a hablar sobre cómo gastarían el dinero: Comprarían una casa, un coche y montarían una pequeña empresa…Pero, ante todo, se irían de viaje.

Se dieron cuenta de que eran tan felices haciendo planes juntos, que se le olvidó el décimo encima de la mesa.


Aquel décimo nunca lo recobraron, ni si quiera supieron si estaba premiado, pero, a ellos, ya le había tocado la lotería.