...Se pasean por aquí...

Entrada destacada

Cajón DeSastre

“Cajon DeSastre” es un blog construido con retales de sueños e hilvanado con múltiples  ficciones en el cual los personajes, a veces consti...

viernes, 17 de octubre de 2014

SÍMBOLOS AMOROSOS...

(El amor es la llave maestra que abre las puertas de la felicidad)

Traía una pequeña cajita, muy bien envuelta. Por un momento, casi me da un vuelco el corazón pensando que se iba a declarar, pero, al notar el peso de la caja, expulsé el aire de mis pulmones con cierto alivio.
  • ¿A qué esperas?  ¡A-bre-la!- exclamó. 
  • No tenías que molestarte- le dije con una sonrisa de oreja a oreja, pues a nadie le amarga un regalo. Tomé la caja y la desenvolví cuidadosamente, quitándole el lazo y el papel (El cual siempre guardo de manera ahorrativa para otra futura ocasión…¿Qué le voy a hacer? ¡Soy de ese tipo de personas!. Probablemente, herencia de madre). Allí estaba frente a una caja que pesaba bastante para ser así de pequeña. Por mi mente, pasaron algunos regalos que podía contener aquella cajita: Unas joyas, un reloj, un móvil de última generación…
  • ¡Es para hoy!- Dijo irónicamente.
  • Ya voy, ya voy…-dije mientras abría la caja:
  • ¡¿UN CANDADO?! - Grite estupefacta observando el candado con su llave.
Mi chico me explico que era “romántico” escribir nuestros nombres en el candado, anclarlo en un puente y tirar la llave en el río.  
  • ¿Por qué?- pregunté. 
  • ¿Por qué?…¿qué?- respondió él sin saber qué parte de su explicación no había entendido. 
  • ¿Por qué te parece romántico anclar un candado con nuestros nombres a un puente?
  • Porque el candado es símbolo de amor, de que siempre vamos a estar unidos. 
  • ¡Ajam!- exclame dubitativa manteniéndome callada y pensativa.
  • ¿En qué piensas?
  • Sabes, creo que el candado al igual que las cadenas no son un buen símbolo de amor…Me recuerda a la esclavitud, a la falta de libertad. 
  • ¡Tengo una idea!- exclamó. 
Caminamos hacia una ferretería.
  • Espérame aquí- dijo en la puerta. 
Cuando salió, depositó dos llaves en mi mano.

  • ¿Ves?- aquí tienes las dos llaves del candado que son iguales y ambas lo abren. Tú firmarás una y yo firmaré la otra, ambas nos las intercambiaremos. 
  • ¿Y que haremos con el candado?- pregunté con expectación.
  • El candado lo tiraremos al río. La llave será solo un recuerdo y símbolo de que un día nos desprendimos de los amores insanos y esclavos.    



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada