Entradas

Mostrando entradas de septiembre, 2014

EL CAFÉ DE MI FACULTAD

Imagen
Siempre me gustó el café de mi facultad. De vez en cuando, paso por allí para evocar viejos tiempos: ¡Entonces te vi!.   
Ambos nos reconocimos, pero nos cruzamos como se cruzan dos desconocidos, pasando el uno del otro.  Entonces recordé, diez años antes, aquella bonita carta de amor que me escribiste, pensé en que todo sentimiento se había esfumado de tu corazón y, aunque ya no nos saludábamos, me alegré de verte.
Compré el café, me senté en un banco fuera de la cafetería, cuando levanté la vista, te vi a lo lejos observándome.
Tal vez, también se alegra de verme- Pensé mientras sorbía mi café- Puede que la facultad y nosotros hayamos cambiado, pero el café de la facultad que es el más malo sobre la faz de la tierra y resucitaría a un muerto, ese horroroso elixir siempre seguirá siendo el mismo.

EL HOMBRE IMAGINARIO (NICANOR PARRA)

Imagen
El hombre imaginario vive en una mansión imaginaria
rodeada de árboles imaginarios
a la orilla de un río imaginario

De los muros que son imaginarios
penden antiguos cuadros imaginarios
irreparables grietas imaginarias
que representan hechos imaginarios
ocurridos en mundos imaginarios
en lugares y tiempos imaginarios

Todas las tardes tardes imaginarias
sube las escaleras imaginarias
y se asoma al balcón imaginario
a mirar el paisaje imaginario
que consiste en un valle imaginario
circundado de cerros imaginarios

Sombras imaginarias
vienen por el camino imaginario
entonando canciones imaginarias
a la muerte del sol imaginario

Y en las noches de luna imaginaria
sueña con la mujer imaginaria
que le brindó su amor imaginario
vuelve a sentir ese mismo dolor
ese mismo placer imaginario
y vuelve a palpitar
el corazón del hombre imaginario.

TONTEANDO

Imagen
No me vas a dar dos besos…También me los podrías dar tu a mí- dijo él con media sonrisilla. ¡Qué chulo eres!- exclamó ella.Venga, si te mueres de ganas de besarme…- Dijo poniendo la mejilla. Ella le pega un manotazo- ¿Te vale con eso?.  Oye, eso me ha hecho mucho daño…Me lo vas a tener que recompensar. ¿Ves? ¿Ves lo que consigues? Anda que no te gusta nada que te suplique- dijo en tono de pena y volvió a poner la mejilla.Bueno, te voy a dar un beso porque si no no me vas a dejar tranquila. Que si no…
Se acerca para besarlo y él gira la cara ofreciéndole los labios. Se dan un pico en consecuencia.
¿Ves? En cuanto me descuido, te lanzas a mi boca - dice guiñándole un ojo. Eso es lo que tú más quisieras…- responde ofuscada ella. Yo solo digo que si te enfadas será por algo…Me enfado porque eres “tonto de remate”- dice cabreándose aún más. ¿”Tonto de remate”? ¿Por qué?- pregunta él lleno de curiosidad por saber la respuesta. Vamos a ver…¿Para qué tantos tonteos? ¿Para qué tanto pincharme? E…