...Se pasean por aquí...

Entrada destacada

Cajón DeSastre

“Cajon DeSastre” es un blog construido con retales de sueños e hilvanado con múltiples  ficciones en el cual los personajes, a veces consti...

sábado, 11 de enero de 2014

Si algún día muero...


Las misas no van conmigo: Ahora te santiguas, ahora te levantas, ahora te sientas, ahora daros la paz, ahora rezamos por el alma de la difunta. Aquella tarde tocaba misa por el entierro de mi abuela, mis sentimientos estaba más sosegados. Allí estaba toda la familia y allegados. De repente, vi que mi prima llevaba un chalequito de color violeta.
-         
      - Hola abuela. ¿Cómo estás?- Dije besándola y me senté a su lado, mientras mis padres y Ricardo la saludaban.
-         - Pues aquí haciéndole un chaleco a tu prima, María, que me ha traído la lana de color violeta tan bonita- Tenía un trazo cuadrado tricotado- ¡Aquí me aburro mucho!
 Ricardo cogió el trozo de chaleco observando el trazado de puntos- ¿Cuánto tarda usted en hacer esto?- Le preguntó a mi abuela.  A mí, me hacía mucha gracia lo educado que era, siempre la trataba de usted
-          Pues depende, ahora me cuesta más porque veo menos- le respondió mi abuela.

- Podéis daros la paz- dijo el cura y el recuerdo se desvaneció. Le di la paz a Ricardo y a mi hermano, Adrián,  que eran los que estaban sentados junto a mí. Cuando volví a sentarme recordé lo que me había dejado mi abuela. Recordé lo último, una pequeña brujita que había hecho a mano para mí….pero el cura volvió a sacarme de mis recuerdos: “Porque todos somos hijos de Dios”- Y ahí empezó un monólogo en el que se quejaba de que los padres no bautizaban a sus hijos y que dejaban esa decisión para cuando ellos fueran mayores. En aquel momento, quise levantarme y gritarle al cura: “¿Pero qué coño me importa a mí que las personas no se inscriban en su Iglesia?”…Después pensé en lo ridículo de la situación, mi abuela no era católica, ni iba a misa…y con su carácter seguro que hubiera tenido los ovarios de levantarse y sino gritar, al menos irse. 

-Ricardo- le dije, mientras cenaba con él-  si algún día me muero, por favor, no me hagáis una misa… Vosotros quedáis todos, familiares y amigos, para comer.  

2 comentarios:

  1. Oh, qué emotivo. Es muy graciosa la brujita.

    ResponderEliminar
  2. Hey Paz,

    Gracias por tus palabras. Sí, la verdad es que la brujita tiene su gracia...

    ResponderEliminar