...Se pasean por aquí...

Entrada destacada

Cajón DeSastre

“Cajon DeSastre” es un blog construido con retales de sueños e hilvanado con múltiples  ficciones en el cual los personajes, a veces consti...

viernes, 31 de mayo de 2013

El cuadro que nunca vendió

Deslizó suavemente su mano hasta tomar un largo mechón de su rubio y rizado cabello el cual entrelazó entre sus dedos.  Mientras jugueteaba con su pelo, me sonreía con una amplia sonrisa que hacia brillar sus ojos acaramelados. Era de una belleza conmovedora, una excitante belleza. Ella estaba acostumbrada a posar, pero yo nunca antes había pintado a una mujer completamente desnuda.

Llevaba una bata de seda que se amoldaba a sus formas de mujer.  Era de color granate el cual resaltaba el blanco de su piel. De repente, deslizó suavemente su mano hasta tomar el lazo que ataba por la cintura aquella bata y, como si de un regalo se tratara, tiró deshaciendo el nudo hasta que la bata se abrió mostrándome sus prominentes senos, mi corazón empezó a latir vigorosamente.
Tomando la bata, ella la dejó deslizarse por sus hombros hasta que cayó al suelo. Mis ojos recorrieron todo su cuerpo, sus caderas, su vientre, su pubis, sus largas piernas…Sentí un calor recorriéndome, un calor que me quemaba. Entonces tomé el pincel firmemente y dejé fluir ese calor de mi mano al lienzo en blanco, trazo a trazo la fui dibujando hasta plasmarla.  
El pintor nunca fue capaz de vender ese cuadro.

domingo, 26 de mayo de 2013

LOS PARCHES

En un blog llamado “Cajón DeSastre” no podíamos seguir evitando un tema tan importante:

¡Los parches!

El parche es una solución provisional que damos a algún problema o agujero. Por lo tanto, los parches son indicadores de la cantidad de problemas o agujeros existentes.
Son una solución mala y fea; pero sencillamente una de las más baratas y humildes.
   
Hay parches de todos los colores, de todas las formas y para todos los gustos. Si no has sufrido de un parche, has sufrido de otro, pero todos hemos experimentado algún tipo de parche en nuestras vidas.
 
¿Os acordáis la primera vez que de niños llegasteis a casa con un agujero del tamaño de un “Seat Panda” en las rodillas de unos pantalones recién estrenados?
¡Vaya disgusto se cogió vuestra madre cuando vio que no podía arreglarlo con un simple zurcido!  ¿Verdad?...

Y tú pensaste, aquí no ha pasado nada, seguro que me compran otros pantalones nuevos…

¡JA! ¡Bendita ignorancia infantil!

La solución materna era mucho más fácil y barata- ¡Un parche! Porque, en aquellos tiempos, las cosas no estaban para comprar otros pantalones nuevos…Así que, más de uno, tuvimos que soportar lucir rodilleras de color más oscuro que los pantalones.

Las familias más pudientes a lo mejor se libraron de las rodilleras, pero si la caída había sido considerable,  la herida en la rodilla era inevitable tanto para unos como para otros. Para eso, también tenía nuestras madres un buen parche: ¡La tirita!

El dolor y el parche están intrínsecamente relacionados: Uno se compra una bici y todo va sobre ruedas hasta que se te pincha. Donde hay un pinchazo, siempre hay parche.
Otro ejemplo es cuando te ponen una inyección, detrás siempre va el parche en forma de algodón.     

Aunque los parches no siempre tapan cosas dolorosas o malas. Hay parches que también tapan cosas buenas, como  cuando eres niño, te llevan al oftalmólogo y te pone un parche en el ojo, ese parche va sobre el ojo bueno para que el malo trabaje por los dos…Hay parches que proporciona placer, como el parche anticonceptivo que te lo pones y puedes tapar otro agujero todas las veces que quieras.

Detrás del parche, puede existir desde la solidaridad extrema hasta el egoísmo absoluto, habiendo personas que contribuyen con sus parches para tapar agujeros ajenos y personas que contribuyen creando agujeros ajenos para vender sus propios parches. 
   
Y hasta aquí, todo lo que tenía que decir sobre nuestro querido amigo ¡El PARCHE!
Os propongo que comentéis acerca de vuestros parches. ¿Cuáles recordáis? ¿A cuáles le cogisteis más cariño? ¿Cuáles odiabais a muerte? ¿Qué parches regalaríais y a quien? 
 

LA BELLA DESPIERTA


    - No puedo…Cuando la tengo enfrente me quedo en blanco, me sudan las manos, se me coge un nudo en la garganta- Replicaba.

  -    -  ¡Venga, inténtalo conmigo! Imagina que soy esa tía que te gusta- Decía sacando morros y poniendo pose sexy, mientras le cantaba: “Ven y atrévete, sedúceme…”
-          - ¡Ya tengo bastante, así que no me toques los huevos!- Dijo enfurruñándose.
-          - Estoy en serio, relájate y practica la conversación conmigo…- Dije apretándole un moflete.
-          - No creo que haya que practicar, nunca he creído en las declaraciones amorosas. Cuando llegas a cierta edad, lo ideal es tener un grado de atracción y compenetración que te lleven a ese primer beso, sin necesidad de declaraciones…- Dijo echándose las manos a la cara- ¡Que no! ¡Que no le gusto!  Si le gustara ya habría surgido…
-          - Anda, no seas tan duro contigo… ¡Siempre hay esperanzas!- Dije echándole un brazo por lo alto del hombro.
Entonces Pedro quitó las manos de sus ojos y me miró- ¡Tienes un pestaña en el párpado!-Me dijo..
Yo llevé mi mano para quitarla.
-  No espera ya te la quito yo- Dijo él y, al cerrar los ojos, me besó.

 Recordé a la bella durmiente que tras el primer beso se despertaba.
Abrí los ojos, lo tenía enfrente, me quedé en blanco, me sudaron las manos, se me cogió un nudo en la garganta

- ¡No puedo!- Le dije.

Me llevé las manos a la cara, cerré mis ojos. Sin decir nada, él se marchó y así caímos sumidos en un profundo sueño llamado olvido.
 

martes, 14 de mayo de 2013

JAQUE-MATE

En sus ojos había una mezcla rara entre sorpresa, envidia y miedo- ¡Lo has vuelto a hacer! ¡Me has vuelto a ganar! ¡Podríamos jugar cien veces y me ganarías ciento una!- exclamaba.
Intenté excusarme-No es para tanto, todo depende del juego al que juguemos…
-         - Sabes perfectamente a qué tipos de juegos me refiero…¡Eres muy inteligente!...
      - O tú muy tonto…- se me escapó y respondí en voz alta.

Se hizo el silencio.

La había cagado. Él sabía que mi comentario había sido desde la más absoluta sinceridad por lo cual la rectificación con un “lo siento” era tan absurda que rayaba lo ridículo, era como decirle a la cara: ¡Siento que seas tan tonto!
-       - ¡Siento ser tan idiota!- le dije.
Él sonrió- ¿Sientes ser tan inteligente?
-          - Siento miedo de intimidarte.
-          - ¿Tienes miedo a perderme?
-          - A que huyas de mí...
-          - ¿Sabes lo que significa “jaque mate”?
-          - “El rey ha muerto”- respondí dudosa.
-          - ¡Noooo!- dijo agitando la cabeza-  Significa “el rey no tiene escapatoria” o “el rey está atrapado”.
-           - ¡Vaya!
-           - ¡No tengas miedo!...Estoy en ¡JAQUE- MATE!

jueves, 2 de mayo de 2013

Mi primer amor




 - Hemos hablado de tus padres, pero ahora quiero que me hables de tus relaciones amorosas- Dijo la psicóloga.
- He amado y no siempre me han correspondido...Y he tenido dos relaciones largas, contando la actual- respondí.
- Cuéntame cómo fue tu primer amor- Puntuó la terapeuta.
Se hizo el silencio en la sala y vino a mi cabeza el recuerdo absurdo de que de niña, con seis o siete años, me enamoré de un dibujo animado, un pequeño ratón vestido de rojo.

- ¡UN RATÓN! ¡UN RATÓN! ¡UN RATÓN!- resonaba en mi cabeza- ¡No, no, no! Un amor platónico hacia un dibujo animado y, encima, de apariencia animal no era buena respuesta. ¡No podía decirle eso a la psicóloga!

Empecé a reflexionar sobre el concepto por el cual me preguntaba la psicóloga.
A-M-A-R - ¿Cómo cuatro letras pueden albergar tantos significados, tantos tipos de amores y tan diferentes?- Le dije.

La psicóloga puso cara de estreñida y metiéndome presión volvió a preguntar- ¿Cuál fue tu primer amor?

Enfadada le respondí- He tenido muchos primeros amores y cada uno tiene algo de nuevo, pero la primera vez que me enamoré fue de un ratón vestido de rojo.