...Se pasean por aquí...

Entrada destacada

Cajón DeSastre

“Cajon DeSastre” es un blog construido con retales de sueños e hilvanado con múltiples  ficciones en el cual los personajes, a veces consti...

viernes, 19 de abril de 2013

LA LISTA DE LA COMPRA


Las mayoria de mujeres compran de cabeza. Sobretodo, en época de rebajas.    
Sin embargo, un hombre puede ser capaz de memorizar todos los elementos de una tabla periódica con sus respectivas masas atómicas y cuando va a la frutería a por cuatro verduras, necesita una lista.
Muchos hombres no se desenvuelven bien con las compras y necesitan de una guia espiritual que los ilumine: ¡La lista de su mujer!...Allí está su salvación, los productos  y las cantidades con las que necesitan abastecer su hogar, pero no todo es tan fácil:

-          ¿Qué quiere usted, caballero?
-          1 kilo de melocotones- dice el señor leyendo su lista con seguridad.
-          ¿Algo más?
-          Un pimiento rojo…
-          ¿Para  asar o para guisar?
-          ¿Para asar o para guisar?- repite el hombre buscando la información en su lista…
 ¡Y, entonces, se produce el desconcierto al ver que la lista lo ha dejado desamparado!
-          ¡Mmmmmmmm!- Murmura más perdido que un pingüino en el desierto.
La frutera siempre ayuda -¿Cómo lo quiere,  grande o pequeño?. 
Dicen que el tamaño no importa, pero cuando se trata del tamaño de su coche o de su pimiento, todos los hombres los quieren GRANDES.

Hay hombres intrépidos que van a hacer la compra sin las listas de sus mujeres y se encuentra con la lista de la dependienta que le vende lo más caro.

- ¡¡¡MIL  EUROS!!!. Manolo, no puedes haberte gastado mil euros en un kilo de jamón y una botella de vino - 
Grita la mujer al revisar el ticket de compra que le escuece más que si se le hubiera metido un litro de lejía en cada ojo.
¡Pues si, señora! ¡Su marido acaba de tirar la casa por la ventana con ustedes dentro!
Sin lista, los hombres no entiende de cantidades, ni de marcas. Su Manolo no le va a comprar el kilo de jamón en oferta, ni el tetabrick de vino de Don Simón-¡NO!;  sino el mejor jamón de doce kilos de pata negra y la mejor botella de vino de gran reserva de toda España. ¡Así es su Manolo! ¿Por qué? Por que los hombres siempre piensan en GRANDE.

MORALEJA:  ¡Si usted es lista, hágale la lista!   

lunes, 15 de abril de 2013

BUSCO UNA HISTORIA DE AMOR...




Busco una historia de amor...

El dependiente  le señaló la estanteria en la cual se encontraban apilados todos los libros de ese género. Gemán repasó con la mirada todos los tomos, hojeó algún que otro ejemplar, pero ninguno le convenció y, cuando estaba a punto de irse desanimado por el fracaso de su busqueda, un lomo de color granate acaparó poderosamente su atención.
-  “Romeo y Julieta” de William Shakespeare. Una preciosa edición de 1957- pensó y tomando  el libro cuidadosamente, lo abrió encontrando una bonita frase:

 - “El amor siempre encuentra su camino…”- Se podía leer a modo de dedicatoria encabezando  un beso acarmínado, un nombre “Adela Luna de Tena” y una dirección “Calle Arenal, 7”.

 Germán no pudo resistirse a comprar aquel libro. Aquella dedicatoria era como una pista de alguien que setenta años atrás se había interesado por el mismo libro que ahora sostenía él entre sus manos, automáticamente sintió la necesidad de saber más cosas sobre aquella señora. Así que buscó la calle en la que vivía la cual no estaba demasiado lejos de la tienda de libros usados y preguntó al portero.
- ¡Buenos días! ¿Sabe usted si en este bloque vive la señora Adela Luna de Tena?. 
En tono afligido, el portero le respondió- Caballero, lamento informarle de que la señora Luna falleció hace unos pocos meses y fue enterrada en el cementerio de San Vicente del Mar…

Germán se entristeció al conocer la noticia y pensó que su busqueda había dado por concluida, pero antes quisó tener un gesto de ternura con aquella dama desconocida que le había ofrecido tan bonito mensaje. Así que compró una rosa roja en la floristeria más cercana y se dirigió al cementerio.
Adela Luna de Tena (1927- 2012)- Se podía leer en el epitafio de su tumba. Se agachó suavemente para dejarle la rosa, cuando una muchacha se acercó a la lápida.
¡Hola! - dijo la chica en voz bajita.

Sin saber muy bien que hacer, Germán se incorporó a toda prisa-  ¡Hola!...-respondió  sonrojándose.

- ¿De qué conocía usted a mi abuela?- preguntó timidamente la muchacha.

Germán le acercó el libro….

Acurrucado en su cama, el pequeño  miraba a su padre- Romeo y Julieta es la mayor historia de amor jamás contada- dijo Germán  a su hijo- Era, también, la preferida de tu abuela Adela.
El pequeño tomó el libro entre sus manos, lo abrió y unas palabras se escurrieron de entre sus labios:
“El amor siempre encuentra su camino…”