...Se pasean por aquí...

Entrada destacada

Cajón DeSastre

“Cajon DeSastre” es un blog construido con retales de sueños e hilvanado con múltiples  ficciones en el cual los personajes, a veces consti...

miércoles, 27 de febrero de 2013

UNA BONITA HISTORIA

Esta mañana me crucé con esta preciosa historia. No sé ni su título, ni el nombre de su autor. Sin embargo, quería compartirla aquí en mi blog con todos vosotros:   

Una mañana agitada, a las 8:30, un señor mayor de unos ochenta años llega al hospital para que le retiren unos puntos de su pulgar.
El señor le dice al doctor que va apurado porque tiene una importante cita a las 9:00 a.m. El doctor le pide que tome asiento, sabiendo que quizás tardará más de una hora.
El anciano preocupado, no deja de mirar su reloj y el doctor decide examinar su herida. Le ve tan apurado, mientras le cura, que le pregunta si tiene otra importante cita con algún otro médico esa misma mañana.
El anciano le responde que no, que necesita ir al geríatrico para desayunar con su esposa. 
El médico le pregunta sobre la salud de ella. El señor responde que ella hace tiempo que está allí debido a que padece de Alzheimer. El doctor le vuelve a preguntar si ella se enfadará si llega un poco tarde. Él le responde que hace tiempo que ella no sabe ya quien es, que hace cinco años que ella no puede reconocerlo.
Entonces, el doctor sorprendido le dice: “Y usted sigue acudiendo cada mañana, aún cuando ella no sabe quien es usted.”.
El anciano sonriendo le responde: “Ella no sabe quien soy yo, pero yo aún sé quien es ella y la amo…”
Al doctor se le erizó la piel, y tuvo que contener las lágrimas mientras él señor se iba, y pensó: 
“Ese es el tipo de amor que quiero en mi vida”. 

El amor verdadero no es físico, ni romántico. Es la aceptación de todo lo que es, ha sido, será y no serás en la vida. La gente más feliz no es necesariamente la que tiene lo mejor de todo; sino los que hacen todo lo mejor que pueden.  

lunes, 18 de febrero de 2013

LA PANTERA



Las rejas de las jaulas del zoo han dado lugar a urnas de cristal en las que los animales quedan expuestos como en escaparates al disparo de las cámaras, prisioneros de las miradas. A veces si uno se acerca lo suficiente al cristal queda preso junto a la pantera, reflejado como en un espejo, dentro de su jaula.
Entonces nace la inquietante duda:
¿Me devoraría? ¿Le devorará el deseo de libertad a esa pantera que nació en cautividad?
Tal vez sienta el rugido del instinto salvaje.
Tal vez fuera como el pájaro liberado de su jaula que vuelve a ella porque no conoce otra realidad más allá de la existente.

Tal vez sea, como esa pantera, devorador y devorado.

sábado, 16 de febrero de 2013

Como sueño en la noche




Cuando mi piel albergue millares de soles,  
Cuando los últimos granos del reloj se precipiten,
Cuando haya más pasado en mi presente que futuro,
Desvaneceré como huella en la arena.

Cuando el tiempo pese sobre mi espalda,
Cuando la muerte me haya robado amores,
Cuando el bastón ya no aguante mi hastío,
Me evaporaré como gota de rocío.

Cuando mi juventud se haya derretido como una vela,
Cuando el recuerdo cubra de nostalgia mi alma,
Cuando la memoria dé paso al olvido,
Desapareceré como suspiro en el silencio.
como sueño en la noche. 


lunes, 11 de febrero de 2013

CHARLA MATUTINA



-         ¿Qué haces?- Me saludó.
-         Aquí ando, tomándome un café y peleándome con el periódico- le respondí desde la mesa.
-         ¿Cómo tienes ánimo de leerlo?...Con todo lo que está cayendo es mejor vivir en la ignorancia…-me dijo.
-         Estoy leyendo la sección de contactos- bromeé- A ver si me sale un multimillonario que quiera unas clases de inglés.
-         ¿Aún no has encontrado trabajo?- me preguntó.  
-         Estoy en ello. Llevo toda la mañana echando curriculums y he estado hablando con la orientadora laboral en la oficina del paro.
-         ¿No sé cómo aún no te has ido fuera con tus estudios?- sentenció.
-         Por principios- dije sonriéndole-.Es muy triste que después de habernos formado tanto, tengamos que abandonar el país porque aquí no se pueda ni si quiera subsistir. Además ya he estado una buena racha viviendo y trabajando en el extranjero. Al final, es lo comido por lo servido entre la vivienda, los gastos, los desplazamientos, etc...
-          ¡Es una pena!
-         ¿Y a ti, cómo te va?- le dije interesándome por él.
-         Pues no sé si te enteraste, pero María y yo lo dejamos.
-         ¿No me digas?..Pero si os habíais ido a vivir juntos, ¿no?
-         Si, sí…Compramos un piso que nos costó 37 kilos.
-         ¡SANTO DIOS! ¿treinta y siete millones?
-         Sí, como lo oyes. Cuando fuimos a pedir el préstamo, nos dijeron lo típico: “que si los pisos nunca bajarían, que comprar un piso era una inversión, que nunca se le pierde dinero a una vivienda, que si patatín, que si patatán”...Y nos hipotecamos hasta las trancas. Cuando terminamos la relación, el piso ya no valía ni veinte millones. Si lo vendíamos, no zanjábamos nuestra deuda. Así que la única solución que hemos encontrado ha sido ponerlo en alquiler para que se vaya pagando solo…Por lo que María y yo aún tenemos trato. ¡Lo que ha unido un banco, no lo separa ni Dios!
-         ¡Madre mía!- le dije con los ojos como platos.
-         ¡Para que veas como están las cosas!. Así que nunca, nunca, nunca... pero NUNCA hagas tratos con el banco. ¡La banca siempre gana!- dijo con una sonrisa y se despidió de mí, alejándose calle abajo.   

sábado, 9 de febrero de 2013

APETENCIA


Cuando me abraza, siento su aroma afrutado que me recuerda al olor que desprende las mandarinas. Eso me embriaga, me hace sentir el fuerte deseo de darle un bocado, de comérmelo, de saborearlo como se saborea la fruta entre los labios…
Suavemente, muy suavemente, libándolo a pequeños sorbos.

Cuando me mira, siento como me muerde con su mirada.

Esta noche le esperaré desnuda sobre la cama para ganar por la vista lo que él conquistó por el olfato.  

miércoles, 6 de febrero de 2013

Viejo rebelde

La otra tarde un amigo me comentaba que si llegara a los ochenta años conservando su cabeza y salud física, actuaría como más le placiera. Las cosas que mi amigo enumeraba por hacer iban desde pasearse desnudo por el centro de la ciudad y lanzar los piropos más groseros a las señoritas más bellas hasta robar en grandes supermercados y pintar letreros en las calles.
Al principio, su pensamiento me sorprendió procediendo de él que es un chico educado, afable, correcto y noble. Después, me paré a reflexionar sobre el hecho de que muchas personas cuando se van haciendo mayores comienzan a ver la muerte más cercana y se apresuran por llegar a ser mejor personas de lo que han sido. Quizás, acechados por el miedo de que, al otro lado de esta vida, alguien o algo les esté esperando para juzgarlos y así ocurre que verdaderos lobos comienzan a comportarse como corderos.   
Sin embargo, el comportamiento de mi amigo era justamente el contrario. Él reaccionaba con rebeldía ante la muerte. Sus pequeñas fechorías eran su pequeña venganza personal hacia una muerte que no le causaba temor, sino tristeza y dolor.
Y es que la muerte se presenta injusta para quienes viven desde la bondad, la nobleza y el amor.   

domingo, 3 de febrero de 2013

LA CESTA



Me regalaste una cesta de mimbre. Le imaginé un futuro lleno de picnic al aire libre contemplando el cielo, con nubes de día a las que dar nombre y estrellas de noche con las que soñar.
Hoy la cesta corona mi armario cubierta por el polvo. Cartas de amor amarillean marchitándose con el paso del tiempo en su interior y, reposan como en un ataúd, los  recuerdos de un amor que pudo haber sido y no fue.