Entradas

Mostrando entradas de enero, 2013

EL GRAN DESPISTE

Imagen
El niño lloraba desconsolado y solo en medio del pasillo del supermercado.
-¿Dónde está tu mamá?- le pregunté mientras la buscaba con la mirada, pero no había signos de madre. El niño dejó por un momento de llorar ante la pregunta y empezó a hacer pucheros- No llores guapo, que ya verás como la encontramos- dije apartando mi carrito y ofreciéndole la mano. -¿Cómo te llamas? -David.
Cuando llegué a la parte de seguridad, me encontré con un guarda del supermercado calvo y del tamaño de un armario empotrado con un walkie-talkie. - Señor, he encontrado a esta criatura perdida. - ¡Estupendo!- dijo el segurata con pocas ganas de trabajar. - ¿Dónde lo has encontrado? ¿En qué parte?- Me preguntó. - En la sección de calzado femenino- respondí. El guardia pulsó el walkie con desgana- Macho, hemos encontrado a un niño en la sección de calzado. A los cinco minutos se dirigieron a él para decirle que diera el anuncio por megafonía.. Diez minutos después, seguía sin aparecer nadie. -¡De puta madr…

¡¡¡ MANDA HUEVOS !!!

Imagen
Estar “hasta los huevos” ha empezado a cobrar un nuevo significado para mí.
Todo empezó cuando mi novio le dio por decir que quería huevos de gallina de granja porque le parecía demasiado cruel que las ponedoras estuvieran encerradas en jaulas. Le expliqué la tortura gallinazi de las granjas de concentración en las que hay veinte millones de gallinas por metro cuadrado. Al final, mi novio encontró una tienda ecológica y fuimos: Seis huevos de gallina de crianza ecológica, tres euros. En el paquete había dibujada una gallina feliz, a mí casi me tienen que poner un tratamiento antidepresivo cuando me enteré de que piensa comprar los huevos allí a partir de ahora.

CUESTIONES DE AZAR

Imagen
La suerte existe, es tener la capacidad de saber estar en el sitio y momentos adecuados.
El problema es que normalmente abunda más la falta de suerte.
Alguien te manda un mensaje de WhatsApp que no te llega por un problema de conexión. De repente, se conecta el móvil a las cuatro de la madrugada y llega el mensaje que lees soñolienta. Al día siguiente, tu novio observa que tu última conexión fue de madrugada y te pregunta por tus conversaciones nocturnas de las que evidentemente no te acuerdas. Él piensa que no quieres contarle con quien estuviste hablando a tales horas y da por hecho que le estás engañando.
En estas situaciones en las que la casualidad golpea, siempre hay una victima que observa impotente cómo se le viene encima un malentendido del que no es capaz de defenderse.
Una chica queda con sus amigas para salir de fiesta, el novio se ofrece a recogerlas en el coche y, en un descuido al abrir el bolso, a una de las amigas se le cae una barra de labios. Días después, el chi…

PIEL

Imagen
Centímetro a centímetro, Te extraño Y aún no te has ido. Te echo de menos Y aún no faltas. Cobíjame en tu cuerpo, Arrópame en tu alma, De esta fría vida, De sus escarchas.