...Se pasean por aquí...

Entrada destacada

Cajón DeSastre

“Cajon DeSastre” es un blog construido con retales de sueños e hilvanado con múltiples  ficciones en el cual los personajes, a veces consti...

domingo, 15 de diciembre de 2013

GAFAS / CASCO DE REALIDAD VIRTUAL



 
He leído que están creando un casco/gafas de realidad virtual y que, con ellas, podremos vivir toda clase de experiencias desde saltar en paracaídas o bucear por los fondos marinos a ver películas o jugar a videojuegos como si formáramos parte de ellos. Todo el mundo estará maravillado por la gran gama de emociones y sentimientos que nos permitirán experimentar este invento.

Sin embargo, no solo servirá para el mundo del entretenimiento, sino que revolucionará el mundo de la comunicación y podremos realizar llamadas, gestionar nuestras redes sociales, mandar mensajes y tener todos los servicios que ofrece un móvil en unas gafas que nos llevan a otro universo.

Será uno de los inventos del siglo, aunque la idea del casco virtual ya rondaba desde hacía años.
  
Sin embargo, yo me pregunto si no quedará algo de vacío al quitárnoslas y ver que todo fue una ilusión, como un sueño que se esfuma. Al contractar los maravillosos mundos que recrean las gafas y comprobar con nuestro ojos el crudo mundo en el que vivimos.

Tal vez, las gafas sean como la tele, como las consolas, como los móviles, las tablets y los ordenadores y todo depende del uso que le demos. Para algunos serán una válvula de escape, una evasión entretenida y, para otros, también se convertirán en una herramienta de trabajo imprescindible.

Las gafas/casco de realidad virtual ya son una realidad. 

Me gustaría saber qué pensáis vosotros de este nuevo invento, cómo creéis que cambiara al mundo y a las personas y si creéis que calará en la sociedad.       

martes, 10 de diciembre de 2013

NAVIDAD, NAVIDAD, NAVIDAD



 

Voy a ser absolutamente sincera, escribo este post porque la Navidad interesa y mucho. Probablemente, tú estás leyendo esto porque has buscado en Google algo sobre la Navidad y Google que es sabio, te ha mandado a esta página. ¡Viva San Google!...¡Y  bienvenido a este ricón!

Pues, ante todo, quería felicitaros la navidad y  las fiestas a todos los lectores, a los de siempre y a los pasajeros. 

A mí siempre me ha pasado que no sé exactamente cuándo es la época propicia para felicitar la Navidad, si la felicitas en Noviembre eres un adelantado a tu tiempo, pero si la felicitas a mediados de Enero ya se te ha pasado, aunque bueno siempre puedes excusarte y decir que estás felicitando para las siguientes.

La Navidad es una época en la que todo cambia. Para empezar, la tele pone anuncios de turrones, de Loteria, de juguetes y de perfumes que incitan a comprar y a todos nos entra la vena consumista, una vena tan gorda y tan grande como la Gran Vía madrileña.

Después las calles están llenas de luces y colores. Se pueden encontrar árboles y belenes. Y todo lo que sea céntrico está abarrotado, ya sea el centro de la ciudad o los centros comerciales. A veces parece que va a ver una obstrucción en una de las calles y le va a dar un infarto a la ciudad.

Después están las cenas, las de empresa y las familiares.  Aquí  más que comer, bebemos. Qué hablando de bebida creo que los peces del villancico “que bebe y beben, y vuelven a beber” necesitan ir a “alcohólicos anónimos” porque asumámoslo tienen un pequeño problema con la bebida ¡Que no es normal que unos peces beban tanto!
    
Después están las figuras más representativas de la Navidad, Papa Noel y los Reyes Magos. El niño Jesús solo es un protagonista importante en el Belén, pero aquí quienes nos traen los regalos son los que ocupan nuestros pensamientos,  ¿o no?

En fin, que la Navidad es un periodo importante en el que se reencuentra la familia, paseamos por calles llenas de luces y alegría, comemos y bebemos, nos hacemos regalos, cantamos y nos lo pasamos a lo grande. Quería proponeros que si tenéis alguna anécdota navideña que la compartáis en los comentarios. Muchas gracias

viernes, 29 de noviembre de 2013

La voz a tí debida- Vivir en los pronombres.


Para vivir no quiero
islas, palacios, torres.
¡Qué alegría más alta:
vivir en los pronombres!
Quítate ya los trajes,
las señas, los retratos;
yo no te quiero así,
disfrazada de otra,
hija siempre de algo.
Te quiero pura, libre,
irreductible: tú.
Sé que cuando te llame
entre todas las gentes
del mundo,
sólo tú serás tú.
Y cuando me preguntes
quién es el que te llama,
el que te quiere suya,
enterraré los nombres,
los rótulos, la historia.
Iré rompiendo todo
lo que encima me echaron
desde antes de nacer.
Y vuelto ya al anónimo
eterno del desnudo,
de la piedra, del mundo,
te diré:
«Yo te quiero, soy yo».

De Pedro Salinas, 1933.

martes, 26 de noviembre de 2013

CORAZA

Tal vez los erizos tienen púas porque un día los pincharon.
Tal vez las rosas tienen espinas porque un día las estrujaron.
Tal vez las tortugas tienen caparazones porque un día las pisaron.
Púas,
Espinas
Y caparazones.
Y tú, tú tienes una coraza porque un día rompieron tu corazón.

viernes, 8 de noviembre de 2013

Como una SEÑORA



-  Me he acostado con otra- dijo sin gesticular lo más mínimo, ni cambiar la expresión.
-          - ¿Cómo?- le preguntó intentando hacer tiempo para crear una coraza con la que soportar todo lo que se le estaba viniendo encima.
-          -  Lo que oyes- dijo sin mirarla.
 En ese momento, ella no sabía si gritarle, si llorar o si marcharse.  Así que se dedicó a preguntarle:
-         -   ¿Por qué?
Él respondió-  Porque ella era más mujer que tú.

Sintió que le rompían el corazón y se lo pisoteaban, sintió ganas de cruzarle la cara y se detuvo porque ella no sería tan mujer, pero era toda una señora. Y como tal, se dió media vuelta y se marchó dejándolo atrás para siempre.

lunes, 16 de septiembre de 2013

Del amor y la amistad




 “Aquí y Ahora” es un epistolario en el que Paul Auster y J.M. Coetzee sacan a relucir sus plumas y tocan diversos temas como: la confraternidad, experiencias personales, la escritura, el amor o la amistad, entre otros temas.
El otro día leí una de estas cartas y me gustaría compartirla con vosotros porque me pareció muy interesante. Trata sobre la amistad. ¡Espero que os guste!   

14-15 de julio de 2008

Querido Paul:

He estado pensando en las amistades, en cómo surgen, en por qué duran –algunas– tanto tiempo, más tiempo que los compromisos pasionales de los que a veces se considera (erróneamente) que son tibias imitaciones. Estaba a punto de escribirte una carta sobre todo, empezando por la observación de que, teniendo en cuenta lo importantes que son las amistades de la vida social, y lo mucho que significan para nosotros, particularmente durante la infancia, resulta sorprendente lo poco que se ha escrito sobre el tema.
Pero luego me he preguntado a mí mismo si esto es realmente cierto. De manera que antes de sentarme a escribir he ido a la biblioteca a hacer una comprobación rápida. Y, oh maravilla, no me podría haber equivocado más. En el catálogo de la biblioteca había montones de libros sobre el tema, veintenas, muchos de ellos bastante recientes. Cuando fui un poco más allá y les eché un vistazo a aquellos libros, sin embargo, recuperé algo de autoestima. A fin de cuentas yo había tenido razón, o por lo menos la había tenido a medias: la mayor parte de lo que aquellos libros decían de la amistad no tenía demasiado interés. Parece ser que la amistad sigue siendo en cierto modo un enigma: sabemos que es importante, pero no tenemos nada claro por qué la gente traba amistad y la conserva.
(¿Qué quiero decir cuando digo que lo escrito presenta poco interés? Compara la amistad con el amor. Sobre el amor se pueden decir cientos de cosas interesantes. Por ejemplo: los hombres se enamoran de mujeres que les recuerdan a su madre, o mejor dicho, que al mismo tiempo les recuerdan y no les recuerdan a su madre, que al mismo tiempo son y no son su madre. ¿Es cierto? Puede que sí y puede que no. ¿Interesante? Ciertamente. Ahora miremos la amistad. ¿A quiénes eligen los hombres como amigos? A otros hombres más o menos de la misma edad, con intereses parecidos, por ejemplo los libros. ¡Es cierto? Tal vez. ¡Interesante? Para nada.)
Déjame que te haga una lista de las pocas observaciones sobre la amistad que recogí durante mis visitas a la biblioteca y que me parecieron realmente interesantes.
Una. Dice Aristóteles que no se puede ser amigo de un objeto inanimado) Ética, capítulo 8). ¡Pues claro que no! ¿Quién ha dicho alguna vez que sí? Pese a todo, es interesante: de repente uno ve de dónde sacó su inspiración la filosofía lingüística moderna. Hace dos mil cuatrocientos años Aristóteles ya estaba demostrando que algo que parecían postulados filosóficos no podían ser más que reglas de la gramática. En la frase Soy amigo de X nos dice, X tiene que ser el nombre de algo animado.
Dos. Se puede tener amigos y no querer verlos, dice Charles Lamb. Cierto, y también interesante: es otro sentido en el que los sentimientos de amistad se distinguen de los apegos eróticos.
Tres. Los amigos, o por lo menos las amistades masculinas en Occidente, no hablan de lo que sienten entre ellos. Compárese este fenómeno con la verborrea de los amantes. De momento, no muy interesante. Pero cuando el amigo se muere, sale la pena a raudales: ¡Ay, demasiado tarde! (dice Montaigne de La Boetie, dice Milton de Edward King). (Pregunta: ¿acaso el amor es locuaz porque el deseo es por naturaleza ambivalente –Shakespeare, Sonetos–, mientras que la amistad es taciturna porque es algo sencillo y sin ambivalencias?)
Por fin, un comentario que hace Christopher Tietjens en El fin del desfile, de Ford Madox Ford: uno se acuesta con una mujer para estar en condiciones de hablar con ella. En otras palabras, hacer de una mujer tu amante no es más que un primer paso; el segundo, hacer de ella tu amiga, es el que importa; sin embargo, en la práctica hacerse amigo de una mujer con la que no te has acostado es imposible porque quedan en el aire demasiadas cosas sin decir.
Si realmente cuesta tanto decir algo interesante sobre la amistad, entonces se materializa otra idea: que a diferencia del amor o de la política, que no son nunca lo que parecen, la amistad sí es lo que parece. La amistad es transparente.
Las reflexiones más interesantes sobre la amistad vienen del mundo antiguo. ¿Y por qué? Pues porque en la Antigüedad la gente no consideraba la actitud filosófica como una actitud inherentemente escéptica, y por consiguiente no daban por sentado que la amistad tenía que ser algo distinto a lo que parecía ser; o bien, al revés, llegaron a la conclusión de que si la amistad era lo que parecía y nada más, entonces no podía ser tema para la filosofía.
Cordialmente,
John.
Brooklyn, 29 de julio de 2008

COETZEE.

sábado, 13 de julio de 2013

¡¡¡ Apocalipsis informativo !!!


En el 2006, en un estadio de su adolescencia, algunas personas se metieron por curiosidad y por primera vez en internet y empezaron a vivir una realidad virtual alternativa desde la cual localizaban las informaciones de interés básicas de “la realidad real” y ,en este primer contacto, percibieron por medio de la comparacion que, en la realidad real, muchas de las informaciones estaban adulteradas o manipuladas. ¿Por qué? Porque la información y el conociento son poder. Las informaciones estaban siendo usadas con diferentes fines de enriquecimiento, poder y control.
Estos pobres, sintiéndose marionetas esclavas de esas informaciones adulteradas de la realidad real, se obsesionaron y empezaron a reunir informaciones por medio de “la realidad virtual” y descubrieron un foro en el que se informaba que algunas de las centrales nucleares de la costa este de Estados Unidos estaban siendo desmantelandas porque, según los datos colgados en la red del instituto internacional de geología, se esperaba que un gran terremoto o maremoto, similar al de Fukushima, arrasara con San Francisco. Al informarse sobre las centrales, descubrieron que una central tarda en desmantelarse seis años de promedio y que la catástrofe estaba prevista dentro de un periodo más corto de tiempo a ese desmantelamiento.
¡¡¡ La Tierra estaba expuesta a un apocalipsis nuclear !!!
Aquellos pobres idiotas obsesionados con “refrescar informaciones” se dieron cuenta de que debían construir un bunker antes de que fuera demasiado tarde, pero estaban tranquilos porque sabían que tantas horas sin ver la luz solar los había adaptado psicológicamente para no volverse locos en su búnker.
Así cavaron y construyeron su propio búnker al cual se fueron a vivir antes de que llegará el apocalipsis nuclear…
Cien años después, cuando las familias compraban las casas, no era extraño encontrar los cadáveres de aquellos frikis en un búnker debajo del jardin. Evidentemente, el apocalipsis nunca llegaría a la Tierra porque todo había sido la obra de un trol cabrón que rondaba malversando las informaciones por los foros de internet.

martes, 9 de julio de 2013

EQUILIBRIO



- Noelia, mantente- Dijo la profesora de yoga susurrándole por la espalda.


Buscar el equilibrio perfecto no era fácil. Intentaba sostenerse sobre un pie colocando el otro en el lateral de la rodilla para formar un cuatro perfecto con las manos estiradas sobre la cabeza y unidas por las palmas de las manos como si estuviera rezando a alguna de las muchas deidades existentes, pero mantenerse no es tarea fácil. Sobre todo si el resto de los alumnos se mantienen erguidos como cines en un estanque de quietud y sosiego, mientras tú pareces un pato mareado meneándose al ritmo del baile del San Vito…

- Destrozo la armonía de la clase- pensó Noelia al verse vacilar en el espejo.
Desanimada, agotada y avergonzada, tomó su toalla y su botella de agua para salir de la clase de yoga

- Noelia, espérame a la salida, me gustaría hablar contigo cuando termine la clase- Le dijo la profesora.

Al terminar la clase, la profesora la invitó a entrar de nuevo en la sala.
 -  ¿Qué te ha ocurrido?- Le preguntó. 
  -  No podía encontrar mi equilibrio, me puse muy nerviosa al ver en el espejo que todos lo conseguían, mientras yo daba zancadas y pasos en falso.
  - Toma de nuevo la postura- le sugirió la monitora, mientras la agarraba por la cintura. Noelia lo intentaba, pero volvía a caerse una y otra vez.
 - No te preocupes, lo conseguirás. Solo es cuestión de tiempo- dijo la profesora despidiéndose.

Una vez sola en la sala, Noelia volvió a intentarlo. Esta vez, le dió la espalda al espejo. Se relajó y mantuvo la mirada firme en un punto delante de ella. En la soledad y con la mirada fija en el horizonte, Noelia consiguió encontrar su equilibrio.

miércoles, 3 de julio de 2013

Charlas con la psicóloga



 
Cuando la psicóloga me preguntó por mis aficiones, no supuse que si le decía el nombre de mi blog iba a hacerme una visita para releer mis historias.  Me di cuenta demasiado tarde, cuando acudí a la consulta y descubrí que había entrado en mi espacio y había releído mis comentarios sarcásticamente negativos sobre ella y su terapia. Normalmente, los psicólogos permanecen callados o eso es lo que nos hacen creer en las películas, pero en mi caso la terapeuta resentida no tardo en preguntarme en plan “Un, Dos, Tres…responda otra vez”
-          No tengo nada en contra de usted, ni de la terapia. Es ficción, es mentira. Enmascaro lo que me ocurre en mi vida diaria y lo transformo en relatos- le dije excusándome.
-          Las ficciones como los sueños siempre están basadas en realidades, tienen como trasfondo un pensamiento o idea a la que tú le das forma. ¿Por qué le das una forma tan negativa a la terapia psicológica en tus relatos?- Me preguntó.
Con el tiempo, uno descubre que la mayoría de las preguntas de un psicoanalista son para llevarte a responder cosas sobre tí mismo. Así que me quedé pensativa. Pensé un rato y, tras un buen periodo, le dije:
-          ¡Me dan grima los hospitales! Todos los recuerdos que tengo sobre ellos son penosos, exceptuando algún que otro nacimiento. 
-          ¿Por qué no te gustan los hospitales?- Me preguntó.
-          Supongo que mi disgusto empezó en la infancia, cuando mi madre me llevó por tercera vez al médico tras ponerme alguna que otra inyección y me encaramaba de pies-manos al marco de la puerta para no pasar a la sala…Tenía cuatro años, lloraba, berreaba  y me enganchaba como una lapa a todo lo que encontraba a mi paso con fin de esquivar la cita médica. Mi padre tenía que agarrarme por la cintura para meterme a la fuerza  y a volandas como un pequeño superman  lloroso y sin capa que sobrevolaba la consulta hasta llegar al doctor- Callé un momento y continué- Supongo que asocio el dolor, el sufrimiento y la muerte a ellos.
-          Pero los hospitales están para sanar y curar- dijo la médica.
-          Lo sé, pero no puedo evitar ponerme nerviosa.  Me inquieta esa sensación de espera antes de una prueba o analítica de un ser querido o propia, mientras operan a alguien o cuando arreglan los papeles tras una defunción en esas especies de salas.
 ¡Esas salas tan frías e impersonales!-exclamé.
La psicóloga anotó algo en su libreta, mientras se mantenía en silencio.
Así es como llegué yo misma a responderme el porqué escribo tan sarcásticamente sobre las terapias psicológicas. Tal vez, era un mecanismo de defensa ante el mal rollo que me daban las salas y lo que ello significaba.
-          ¡Soy imbécil!- Le dije a la psicóloga- ¿Sabe una cosa? Puede que haya escrito mil y una chorrada sobre los psicólogos y las terapias, pero hay una cosa bonita en su profesión al igual que en las espantosas salas de espera de los hospitales, siempre hay alguien para estar a tu lado y escucharte…
-          Hemos terminado el tiempo por hoy- dijo la psicóloga.
Sonreí, le di los buenos días, me levanté y me despedí con un “gracias” en los labios.