...Se pasean por aquí...

Entrada destacada

Cajón DeSastre

“Cajon DeSastre” es un blog construido con retales de sueños e hilvanado con múltiples  ficciones en el cual los personajes, a veces consti...

jueves, 19 de julio de 2012

Polvo de estrellas


Cuando despegó mi nave, tenía una sensación a medio camino entre placer y miedo, a pesar del entrenamiento físico y mental al que me había sometido para salir al espacio exterior. Ser astronauta conlleva años de dura preparación para controlar y adaptarse a los pesados equipos con los cuales trabajamos durante años en el fondo de piscinas que simulaban la falta de Gravedad a la que íbamos a ser expuestos…Y, sin embargo, las mayores pruebas eran las psicológicas en las cuales pretendían adecuar tu mente para el cambio que supone dejar a tu familia, tu hogar, tu entorno, tu planeta para hacer un viaje espacial en el que arriesgas tu vida tanto a la salida como a la entrada.

¡Una preparación para el viaje estupenda! Nada falló, despegamos y aterrizamos, salimos y llegamos. Todo estaba milimétricamente planeado.

Allí arriba, en el más sepulcral de los silencios donde los movimientos parecen adormecidos, miraba expectante a la oscura inmensidad de ese océano espacial. ¡Meras hormigas somos!- Gritaba mi mente y resonaba con eco- ¡…y la Tierra  nada más que un insignificante grano de arena en medio del desierto!
La inquietante soledad de ese mar diluyó la insignificante levedad de mi ser. En ese allí y en aquel ahora, se disolvió mi alma tras los cristales.

Cuando aterrizó mi nave, tuve sensación más de miedo que de placer. La Tierra nos aplaudía como si fuéramos héroes, todo el mundo hablaba de aquel viaje.

Ya sabía yo lo que iba a pasarme,  me adecuaron para el viaje, pero nunca para el regreso

Aquí os dejo una nota de humor, de la ardilla que vivía debajo de la plataforma espacial desde el que fue lanzado el cohete de mi relato.

No hay comentarios:

Publicar un comentario