...Se pasean por aquí...

Entrada destacada

Cajón DeSastre

“Cajon DeSastre” es un blog construido con retales de sueños e hilvanado con múltiples  ficciones en el cual los personajes, a veces consti...

domingo, 22 de julio de 2012

La esperanza de vivir


Era un hombre bastante mayor, sus cabellos blancos contrastaban con una calvicie galopante, de ojos saltones situados en unas cuencas resaltadas por unos pómulos remarcados por la extrema delgadez de esa edad en la que de la vejez al lecho hay paso y medio, siendo demasiado bondadoso. Aquel señor se llamaba Medare y tenía mucho parecido físico con “Renfield” del Nosferatu de Murnau, un ser entre lo adorable y lo siniestro el cual levantaba sentimientos de los más dispares, entre los que destacaban: la extrañeza, la ternura o el horror, según el juicio de los ojos que lo miraran.
Este señor que se encontraba en la última fase de su vida, se deleitaba grabándose mientras escuchaba la música que mejor le hacía sentirse. Le gustaba colgar los videos en Internet porque le hacía sentir más vivo el hecho de poder compartir con muchas personas la afición que aún le mantenía una ilusión tan intensa como cuando era niño. Como todas las cosas que se hacen inspiradas por la pasión, la vocación o la ilusión, estos videos auspiciados por estos inmensos sentimientos tocaron el alma humana y corrieron de mirada en mirada llegando a millones de personas en todo el mundo y nuestro amigo Medare, casi a sus ochenta años de edad, se hizo un hueco en este inmenso océano que es Internet y en el corazón humano.
Sin embargo, la gran fama que alcanzó con estos videos le repercutiría desfavorablemente, ya que la Policía comenzó a investigarlo por un antiguo delito sexual con menores el cual le había incapacitado de usar ordenador de por vida, por una restricción legal de su uso. Cuando los agentes se percataron que este señor se dedicaba a grabarse en videos los cuales colgaba en la red, comenzaron una investigación la cual terminó con el encarcelamiento del pobre ancianito que gozaba más de la música, que de los menores.  
Sus fans de noventa años unieron todas sus fuerzas y pidieron firmas para liberarlo, motivadas por el deseo de que Medare cometiera esos delitos sexuales con ellas. Desgraciadamente, el hombre fallecería de tristeza por haberle quitado su libertad por compartir con los demás una afición que le daba la vida y que terminó por quitársela entre las cuatro paredes de aquella prisión.

Las abuelitas y muchos de los fans que seguían a Medare tuvieron que reponerse de tan duro golpe. Muchas ancianitas se dedicaron a bordar el nombre de Medare en los pañuelos, tapices y toda clase de cosas con cualidad de ser bordadas. Medare era el puro ejemplo de que en esta vida, mientras uno mantiene una esperanza viva, mantiene el deseo de vivir.   

2 comentarios:

  1. linda idea, algo parecido nos inspira a los blogueros poéticos, pintores, musicales, teatrales…

    ResponderEliminar
  2. Hola Moonligth...

    Desde luego, la pasión y vocaciones artísticas son fuentes de las que emanan las ganas de vivir para algunos. Algunos artistas ven el arte como un perdurar en el mundo por medio de su obra. Es hermoso pensar que muchas de las grandes obras literarias fueron escritas hace siglos y que las historias/ideas de aquellos escritores aún se mantienen vivas entre nosotros xD Besorrios lindos!

    ResponderEliminar