...Se pasean por aquí...

Entrada destacada

Cajón DeSastre

“Cajon DeSastre” es un blog construido con retales de sueños e hilvanado con múltiples  ficciones en el cual los personajes, a veces consti...

lunes, 23 de julio de 2012

DECLARACIONES AMOROSAS


 Siempre he creído que las declaraciones amorosas están sobrevaloradas. A mí, me aburre mucho que un hombre me diga susurrante: "Después cuando estemos a solas, tengo algo que decirte"...
Con ese preludio, se masca la tragedia.

¡Vamos a ver! ¿Para qué coño me tienes que declarar el amor que me profesas? ¿No ves que si no nos hemos comido ya la boca en plan apasionado, tu declaración amorosa no vale una mierda? Es como perder la dignidad y venir arrastrándote, en plan:
¡Sal conmigo…Te lo suplico!

Además la otra persona no tendrá más remedio que fingir empatía, responderte de la manera más diplomática posible para no hacerte daño. Cuando en realidad no le importa, quiere salir corriendo y no piensa salir contigo ni a la vuelta de la esquina.

Sé que puede sonar cruel los últimos párrafos, pero solo reflexiona sobre si la crueldad no es directamente proporcional a las veces que te has declarado y te han dado calabazas, calabacines, pimientos y el resto de la frutería…Eso sí, sin probar un gramos de melones.

Pero mi objetivo con este post no es hundirte, es alentarte y darte consejo para que puedas sacar provecho y cópula de la situación de estar enamorado y querer que la otra persona te corresponda. Cómo dice el refrán: “Por la boca muere el pez”. Así que si vas a usar la boca que sea solo para un ataque rápido y directo en todos sus morros. Un besazo a bocajarro, así ni muere el “besugo” por la declaración y tal vez matas de un beso a la “bonita” que tienes delante.

Si no eres tan atrevido, al menos se original. Nada de declaraciones de amor, una irónica declaración de odio:

-Sabes, tengo algo que decirte, no me hubiera importado decírtelo delante de todos:
¡Te odio con toda mi alma! Cada vez que te veo, me revuelves el estómago y siento nauseas. Te odio tanto que solo espero verte cada día para imaginar y planear cómo voy a apuñalarte como si fueras una sardina a la cual se destripa, abriéndote en canal de arriba-abajo. Cuánto más tiempo paso a tu lado, más te odio. Sólo sé que te odio más que ayer, pero menos que mañana. Así que la única solución que le veo factible para no terminar asesinándote es que salgas conmigo e intentes agradarme y demostrar alguna de tus cualidades, si es que tienes para que normalicemos nuestra relación.


Así no te aseguro que caiga rendida a tus brazos, pero por lo menos seguro que no caerá desfallecida a ellos…

… ¡Suerte con el amor!
- porque si te piensas declarar, la necesitarás-.          

No hay comentarios:

Publicar un comentario