Entradas

Mostrando entradas de junio, 2012

EL SALTO DEL TIGRE

Imagen
- Tú ya sabes que soy bastante exigente- Me decía Erika- Pero es que últimamente no ligo nada de nada…- Me comunicaba mi querida amiga agitando nerviosamente el recién vertido azucarillo en su café- He probado todo, he bajado el listón, ya sabes que siempre me han gustado los demasiadamente guapos, pero la necesidad sexual es la necesidad…  
Le observo aguantándome las ganas locas de reír- Tampoco será pa’ tanto, mujer- Le digo intentando animarla.
¡Claro! Y lo dice la que tiene “coitus segurus” con su novio día si y día también- Me dice- De verdad, el otro día estaba tan desesperada que le tiré la caña a Gonzalo- me dice en voz bajita, tan bajita que parece susurrarme, como si estuviera contándome su mayor secreto inconfesable.
¿Gonzalo? ¿Qué Gonzalo?- Intento hacer memoria.
¿Quién va a ser? Gonzalo, mi amigo de la infancia- Responde.
¿¿¿¿ El informático???? – Digo ya sin poder contenerme…- ¿Pero ese muchacho sabe lo qué es la libido? - Le pico irónicamente, mientras mis carcaja…

MAGO OGAM

Imagen
Voy andando calle abajo, cuando presencio lo que parece un antiguo teatro. En la fachada principal del edificio, observo unas carteleras de espectáculos carcomidas por el paso del tiempo; una de ellas, acapara mi atención. En ella, se anuncia la función del MAGO OGAM, cuya intensa mirada penetrante parece sugerirme hipnóticamente a entrar.
Miro en ambos sentidos, la calle está desierta. Uno de los tablones que tapian el portón del teatro está suelto dejando un hueco suficientemente grande para poder ser atravesado por mi menudo cuerpo, entro pisando un cristal que cruje al romperse alertando a un par de palomas que echan a volar, elevando su vuelo hasta una gran viga en el techo que queda bastante elevado.
Llego a una sala de prominentes colores rojizos, casi diría que de tacto amelocotonado. Sacudo el polvo de una de las butacas centrales de la primera fila y tomo cómodamente asiento. El telón parecen algo raído lo cual provoca una extraña sensación de nostalgia en mí. Miro el relo…

CREA Y ABRE TUS PROPIAS PUERTAS

Imagen
Hace unos años soñaba con comenzar mi vida adulta. Se camuflaba en mí el sueño de todo joven, el anhelo de libertad y el espíritu de echar a volar  fuera de la protección del nido. Aún estaba estudiando, así que como era favorable para mis estudios, decidí llevar a cabo esa ilusión por medio de una plaza de Erasmus para estudiar en una universidad extranjera. Sorprendentemente, descubrí como entre mis mismos compañeros luchaban competitivamente con uñas y dientes por las mismas plazas: Londrés.   Había un total de seis plazas para Londrés y éramos una treintena de alumnos con notas similares. Aquello parecía una jauría de hienas luchando por conseguir llevarse el trozo de carne más codiciado de la presa. Así que acojonada, casi muerta del miedo, por ver a aquellas bestias pardas, tomé mi folio de solicitud y me fui a la secretaría de mi facultad para pedir un extracto informativo con la lista de los destinos ofertados en Inglaterra. Había que rellenar la solicitud con el nombre de…

PSICOANÁLISIS "A TAPA LEVANTADA"

¿Tienes alguna manía? Cuéntame- Me preguntó la psicóloga.
Mmmmmm…Déjame pensar, a ver…Mmmm, siempre he odiado bañarme con la tapa del váter levantada- Le respondí
Profundicemos- dijo suavemente- Háblame sobre esa manía y las sensaciones que te suscita el váter.
Profundizar en el retrete no es un tema que me guste- Le dije siendo consciente de lo ridícula que sonaba mi frase- Básicamente, lo odio. Odio el váter, cuando estoy en la bañera: ¡No soporto ver su tapa levantada!...Ya sé lo que pensará, las relaciones mentales que usted puede estar haciéndose: “El váter como símbolo de los bajos instintos”, etcétera, etcétera...  -¡Ajam!- musitó la psicóloga- Continue...
...Cuando estoy relajada, bañándome y, de repente, veo en frente la figura triunfal de váter con su tapa abierta, siento su mirada fría, yo lo miró y pienso: “Sé lo que estás pensando, canalla”.
-¿En qué cree qué piensa un váter?- pregunta la psicóloga mirándome por lo alto de sus gafas. -Piensa: ¡Ahora es el momento!. S…

Entre hojas sueña Ofelia, sueña el poeta

Imagen
El sauce llora sus hojas sobre el río. A los pies, en la sombra, el tronco acuna a Ofelia que entona canciones de antaño envuelta entre sus ramas.
El viento le susurra el nombre de su amado, despeinando los mechones de unos cabellos rizados que esconde la belleza de su juventud.     
Perdidos sus ojos buscan en el río, el  fiel reflejo de sí misma que al intentar asir con sus manos, ella rompe. Cae, sucumbe en la superficie rota del frío río para encontrarse bajo las gélidas aguas de su locura.  Una muerte expectante en un altar de nenúfares donde la novia deposita su ramo. De todas las flores, la flor más hermosa se le escurre entre los dedos...Allá, corriente abajo, Ofelia se desliza dormida en un lecho de helecho, mientras el poeta como sauce ahoga entre sus hojas esta pérdida en las aguas.
"Ofelia de Dinamarca"  de Miguel de Unamuno.
Rosa de nube de carne
Ofelia de Dinamarca,
tu mirada, sueñe o duerma,
es de Esfinge la mirada.
En el azul del abismo
de tus niñas -…