LA SOMBRA


Amiga, siento tu siniestra belleza cuando los focos apuntan para resaltar,

Y allí permaneces servicial a los pies y en segundo plano,

sin ser esclava de la virtud,

ni de la perfección como el superficial reflejo que el espejo devuelve.


Acompasando cada uno de mis movimientos y gestos,

silenciosa danzante,

Que todos los vaivenes de mi vida conmigo bailas.


Aliada oscura,

Que no sucumbe al reloj,

Ni envejece al paso del tiempo.

El día que deje de brillar que sea en tu imperecedera compañía,

no osciles ante las frías profundidades de la oscuridad.

y entrégame de tu fría mano a la de la muerte

Comentarios

  1. Me encanta, tu sagaz postura y descripcion de la sombra.fantastico!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario