...Se pasean por aquí...

Entrada destacada

Cajón DeSastre

“Cajon DeSastre” es un blog construido con retales de sueños e hilvanado con múltiples  ficciones en el cual los personajes, a veces consti...

jueves, 15 de marzo de 2012

Amor, desilusión y...¡MAGIA!

Había quedado con una amiga, ella estaba bastante triste. Estuvo contándome su último gran desengaño amoroso. Un chico con el que había estado realmente ilusionada semanas anteriores, le había hecho muchísimo daño- Cristina, estoy harta de amar y de llevarme estos chascos, estos sufrimientos, estas desilusiones- tras una pausa dramática, me pregunto: ¿Por qué?, ¿Por qué siempre termino desilusionada?

No sabía muy bien qué responderle, nunca he sido experta en el amor. Así que tomé de mi bolsillo tres monedas, una de oro, otra de plata y otra de bronce y una pequeña cajita vacía y le dije: ¿Ves está cajita?.

¿Sabes? Hay amores que duran toda la vida, significativos y especiales para cada uno de nosotros, ellos valen su peso en oro y tomando la moneda de oro se la mostré lentamente, mientras delicadamente la posaba el fondo de la caja como acariciándola.

Por otra parte, también existen amores que están de paso como estrellas fugaces, una moneda de plata correteó entre mis dedos desde el pulgar al meñique y del meñique al pulgar y, tan ágilmente como había correteado por mi mano, fue a parar a la caja junto a su compañera, la moneda de oro.

Pero, a veces, también hay amores que nos traen los mayores sufrimientos y daños. Tomé la moneda de bronce, se la enseñé detenidamente y la puse en el centro de la palma de su mano presionándola por mi dedo índice.
- ¿Ves?- Le dije- Tienes un amor que te hace sufrir sobre la palma de tu mano- ¿Qué vas a hacer con él?- le pregunté- ¿Tal vez tengas ganas de estrujarlo?- Exclamé en tono dubitativo, presionando la moneda como si la estuviera señalando con mi dedo índice en su palma.

- ¡Vamos! Desahógate, estrújalo con todas tus fuerzas. ¡Venga!

Ella sonrió, le costaba tomar represalias.

- Anda, cierra tu mano con fuerza…¿Probemos a observar qué pasa con esta señora de bronce?- dije en un tono más dulce. Entonces ella cerró su mano con fuerza, mientras yo retiraba mi dedo

- La tienes bien agarrada ¿No?...-Ella asintió con la cabeza.- ¿Tienes ganas de seguir estrujándola?- Su mirada cayó hacia el suelo con un gesto que denotaba más pena, que odio- ¡Anda! Abre ese puño, vamos a comprobar si esta moneda ha aprendido la lección.

Al abrir lentamente la mano, sus ojos reflejaron incredulidad- Pero…¿Dónde está la moneda?- Me preguntó con curiosidad.

- ¡Uffffffff! ¡Dios mío! Has apretado tan fuertemente que la has desintegrado.

- Pues...- dijo ella mirando su palma y el dorso de la mano como intentando reponerse y comprender lo que había pasado.

- ¿Dónde habrá huido? …¡Espera! Es probable que se haya asustado y esté con las demás- Tomé la caja que aún expectante estaba sobre la mesa, la volqué y las monedas corretearon por encima de la mesa: oro, plata y…¡¡¡ COBRE !!!.

- ¡¡ Aquí está !! - dije tomando las tres monedas entre mis dedos y mostrándoselas como se enseñan un abanico de naipes- Tal vez-le dije- todos los amores que pasan por nuestrsa vidas están sobre la palma de nuestra mano- dije mientras colocaba las tres monedas: ORO-PLATA-COBRE, sobre mi palma- Quizás, nosotros decidamos a quienes amamos y, lo más importante, en la mano de quien depositamos nuestro corazón. Tú apoyaste tu corazón sobre la palma de la persona que te trajo el sufrimiento del mismo modo que sostuviste el suyo como la moneda de bronce, pero un día él lo estrujó hasta que te malhirió…

…Pero, ¿Sabes? El mejor lugar para posicionar a alguien nunca es sobre la palma de tu mano- Cerré mi mano, albergando en su interior las tres monedas y soplé. Al abrirla, las monedas ya no estaban en ella.

Ella sonrió- ¡¡¡¿Han desaparecido?!!!- Exclamó.

- El mejor lugar para albergar a alguien es en tu corazón- afirme.

Ella no lo sabía porque no se lo dije, pero mi monedas habían huido de mi puño cerrado al bolsillo de su camiseta, el más cercano a su pecho.
...........................................................................................

Didicado a las monedas de oro, las de plata y las de bronce que se han cruzado en mi vida.
¡ Gracias !

No hay comentarios:

Publicar un comentario