...Se pasean por aquí...

Entrada destacada

Cajón DeSastre

“Cajon DeSastre” es un blog construido con retales de sueños e hilvanado con múltiples  ficciones en el cual los personajes, a veces consti...

miércoles, 22 de febrero de 2012

- La chica de la Torre más alta del reino -

Ella era consciente de que no era una princesa, pero cuando su novio le salió rana, decidió buscar el torreón más alto, el que estuviera mejor protegido y aislado del Reino, el que poseía los más profundos fosos plagados de cocodrilos y estaba rodeado de los bosques más frondosos habitados por las más oscuras alimañas. Nada, ni nadie le retenían allí, ella misma se había encargado de comprar los mejores candados y cerrojos para secuestrarse allí dentro. La única salida al exterior era un ventanal en la cumbre de la Torre desde dónde, cada mañana, ella se sentaba a tomar el sol, acicalarse y cantar.


Suele pasar en esta vida que cuando algo está protegido sobremanera, no muy al alcance de todos, se convierta en algo ambicionado, no por el hecho de la cosa o de la persona en sí misma sino por el valor añadido que nos supone el esfuerzo de conseguirlo.

De esta manera, aunque ellos tampoco eran príncipes, empezaron a sentirse como tales al codiciar a aquella chica tan mona de aquella torre tan alta y aquellos hombres empezaron a enfrentarse a todos los peligros para llegar hasta ella, para demostrar ser los más valientes, los más fuertes, los más poderosos, los más ideales...

Desde el Torreón, ella observaba sorprendida, perpleja y bastante confusa tales hazañas las cuales le parecían más ridículas que románticas porque: ¿Cómo iba a ser alguien rescatado de su propio encierro?, qué querían: ¿Salvarla de sí misma?...

Por ese motivo, cuando algunos de ellos, tras haber pasado todos y cada uno de los obstáculos, llegaron hasta ella en vez de un codiciado beso inaugurador de un: “Y fueron felices y comieron perdices”, se encontraban con una chica que no los tomaba como pretendientes serios, puesto que no se puede creer ser lo que no se es sin esperar no causar algún tipo de desconcierto o agravio.

De esta manera, la chica comenzó a sentir vértigo cuando comprobó que la altura de su Torre marcaba una distancia suficientemente grande para que, en el trayecto de subida, aquellos chicos dejaran de ser quienes eran para llegar hasta ella.

Así que un día, harta de estar tan alta, simplemente se bajó.

2 comentarios:

  1. me gusta! un cuento diferente de los tipicos de princesas y caballeros. y me ha gustao mxo la parte en.la q dice q no es q la chica fuera la mas wapa ni la mejor..sino x el hecho de ser inaccesible es lo.q la hacia tan codiciada y deseada y eso es lo k nos pasa en la.vida real....k lo prohibido es lo que mas se anhela.

    ResponderEliminar
  2. Bueno lo prohibido se anhela mucho, pero no me metó en dirección prohibida ni de coña!

    ResponderEliminar