...Se pasean por aquí...

Entrada destacada

Cajón DeSastre

“Cajon DeSastre” es un blog construido con retales de sueños e hilvanado con múltiples  ficciones en el cual los personajes, a veces consti...

lunes, 26 de noviembre de 2012

I WANT TO BELIEVE



"Algunas cosas tienen que ser creidas para ser vistas"

La primera vez que lo ví, pensé que me había quedado dormida al volante. Estaba sola, esperando a que el semáforo se pusiera en verde, no había ni un solo vehiculo en la carretera, ni un peatón por las calles- ¡Lo normal para ser las tres y media de la madrugada de un miércoles!- Le comentaba, mientras me zampaba la porción correspondiente a la primavera de mi pizza cuatro estaciones. .
Él me escuchaba. Era uno de esos frikis que disfrutan con las historias de Cuarto Milenio, así que prestaba muchísima atención a la historia, mientras asentía- ¿Estabas totalmente sola?.

-         Sí, sí, como te cuento- dije tapándome los labios con la mano, mientras terminaba de tragar- Ya sabes que soy bastante incrédula, pero vi un objeto triangular enorme que volaba bajito y muy lento, no emitía ningún sonido- hice una pausa dramática para dar un sorbo a mi Cocacola- ¡Mmmm! recuerdo que tenía tres luces en cada uno de sus vértices…Me froté los ojos, pero el objeto no desapareció,  aún continuaba sobrevolando hacia mí. Así que me acojoné al sentirme sola y aceleré, saltándome el semáforo en rojo para salir de allí pintando leches. 
-         ¡Madre mia! Viste un ovni.
-         ¡Tampoco te emociones tanto!. Ya sabes que soy muy dada a la imaginación, puede ser que me quedará dormida.
-          Sí, sí…pues para ser producto de tu imaginación, no fuiste muy valiente ¿No crees?
-         Bueno, no solo hay que ver para creer, hay que compartir lo visto. ¿Sino cómo puedes saber que no lo has soñado? Le pregunté.
-         Se llama fé en uno mismo- respondió.

¿Cómo no me iba a costar creer en la existencia de un ovni cuando no creía ni en mi misma?  Mi asignatura pendiente había sido siempre la fe en mi misma, había tenido problemas para aprobarla y cuando la pasaba era por los pelos. Sentí una punzada en mi corazón, cambié de tema y cuando terminamos de comer, pagamos las pizzas y regresamos a casa.  

domingo, 18 de noviembre de 2012

LA CHICA DE LA LINEA 5



 
Él se encontraba en el andén, esperando el metro que le llevara de vuelta a su hogar como cada noche.

Tomó asiento y se puso los cascos para aislarse en la música de su MP3, pero cinco paradas después al abrirse la puerta el chico sufrió lo que comúnmente se conoce como un flechazo: Bajita, delgada y morena, la joven que le acababa de robar el corazón, vestía unos pantalones cortos azules sobre unas medias dos o tres tonos azulados más oscuros, una flor anaranjada remarcaba sus sonrosadas mejillas y adornaba su pelo el cual estaba semi-recogido en una especie de coleta que dejaba algunos mechones desperdigados dando un aspecto informal, a la vez que moderno.
El chico no pudo apartar los ojos de aquella joven que sintiendo su intensidad le devolvió la mirada y alguna que otra sonrisa.

El joven intentó armarse de valor para acercarse a conocer a la joven, pero su timidez hizo que se decidiera demasiado tarde: ¡La chica ya se había bajado del vagón!.
El muchacho sabía que aquella era la  chica de sus sueños y no se resignaba a haberla dejado escapar, así que ni corto ni perezoso la dibujó incluyendo todos los datos y lanzó el mensaje a ese océano que es Internet. El chico recibió más de mil mensajes de chicas que creyeron ser la joven de la linea 5.

Pasados dos días, localizó a su amada. Un compañero de trabajo había reconocido a la joven por la descripción del dibujo y se puso en contacto con el chico al cual le mando una foto de la chica para asegurarse que era ella.

Una semana más tarde ambos jóvenes quedaron para reencontrarse y aquello fue el principio de una amistad. 

lunes, 22 de octubre de 2012

EL LECTOR



-         Me has comentado que tienes un blog, pero nunca me has hablado sobre a quién o quienes te diriges- Me preguntó desde la intimidad que aportaba la sala. Ella se encontraba situada en su silla junto al diván en el que me encontraba recostada:
-         De manera general, escribo para todo aquel que quiera leerme…
-         ¿Existe algún lector concreto en el que pienses cuando escribes?- Acentuó la psicóloga- Siempre me dejaba descuadrada, después de más de cincuenta visitas a su consulta, aquella psicoterapeuta me conocía a la perfección y dirigía su pregunta hacia donde le interesaba.
-         Bueno… Pienso en Brad Pitt- Bromeé. La psicóloga anotó algo en su libretita, siempre lo hacía cuando tras preguntarme algo, le salía por peteneras o con una broma. Me mantuve un buen rato en silencio, cogiendo impulso para superar la vergüenza que me daba decirle que soñaba con que él me leyera.
-         Hay un lector en concreto- Susurré bajito.
-         Háblame de él- dijo la psicóloga- Háblame de la persona en la que piensas cuando escribes.
-         Es una persona a la cual admiro, siempre imaginé cómo reaccionaria ante lo que escribo. Pienso en él, en si le gustaría, si le haría sonreír o, tal vez, si se emocionaría entre mis líneas…A veces me acaricia la idea de imaginarlo releyendo el blog tras la pantalla de su ordenador con una buena taza de café o recostado en su cama en pijama antes de dormir.
-         ¿Escribes por él?- Me preguntó.
-         Escribo para ellos, para ese lector en concreto que, al fin y al cabo, son todos los demás, escribo para enamorarlo, para enamorarles; pero escribo por mí, por expresar y exteriorizar todo lo que siento y, sobretodo, escribo por y para contar.

La psicóloga se quedó en silencio y descuadrada con la respuesta, después de las más de cincuenta visitas se daba cuenta de que aún no conocía tan bien como pensaba a su paciente.    

domingo, 23 de septiembre de 2012

El porqué esta vida debería ser al revés

En esta vida hay pocas ideas ingeniosas que hagan reír y, a la vez, estremezcan o emocionen. Este texto me ha producido ese sentimiento. Por ese motivo, quería compartirlo con vosotros.
¡Espero que lo disfrutéis!


miércoles, 19 de septiembre de 2012

El disparo



“La cámara funciona como una barrera que lo protege a uno del miedo y del horror, e incluso de la compasión”. 

 Foto premio Pulitzer del 94 tomada por Kevin Carter.

-   ¿Qué hizo usted para ayudar a la niña después de tomar la foto?- Le preguntó el periodista en mitad de la rueda de prensa.



Kevin se quedó sin palabras frente a los focos. La respuesta era NADA. Un “nada” que resonaba en su mente como el eco de un tiro. Recordó como acechaba en silencio a aquella niña hambrienta y moribunda, mientras el buitre esperaba el fatal desenlace. Sabía perfectamente que aquella imagen le iba a proporcionar ganar un gran premio. Disparó más de cien veces capturando aquella silenciosa escena durante veinte minutos y cuando obtuvo el disparo perfecto, tan solo recogió sus instrumentos y se marchó.


-       ¿Se encuentra bien?- Dijo el periodista retomando la entrevista.  

Kevin había empalidecido- No, no me encuentro demasiado bien- le respondió- ¿Le importa si damos por finalizada esta entrevista?- Sentenció cabizbajo el fotógrafo.

Aquella pregunta era siempre una bala directa a su conciencia, meses después Kevin se suicido.

jueves, 30 de agosto de 2012

MUJER DIEZ

Metí los pies en el agua la cual estaba demasiado fría como para acoger todo mi cuerpo, mi figura se reflejaba en el agua junto a los últimos rayos de sol de Agosto. El verano estaba casi a punto de acabar, pronto habría un cambio estacional en el que el calor daría paso al frío y los árboles verdes quedarían pelados con la llegada del otoño.   
  
Siempre he sido muy perfeccionista y, por lo tanto, siempre he odiado el verano, esa época en la que mucha ropa desaparece de nuestro cuerpo

- Me sobra chicha de aquí. Si tuviera más allí y menos de allá. Si fuera así, si fuera de esa otra manera- Pienso descontenta la mayoría de las veces que miro mi reflejo.

Hoy, mientras observaba mi reflejo en el agua en el ocaso del verano, me preguntaba con quién nos comparamos las mujeres en esta búsqueda de la perfección…¿Con alguien sumamente guapa, altísima y muy delgada (por no decir, escuálida)? ¿Es ese el ideal físico de “mujer perfecta” para la sociedad?... Por lo menos, es el ideal con el que nos bombardean día si y día también en la televisión y en todo tipo de anuncios- Por un instante, dejé de mirar mi reflejo en el agua y mis ojos se dedicaron a observar de manera disimulada a las mujeres de la piscina. De la gran mayoría, ni un tercio de ellas acariciaban ese ideal de perfección deseado socialmente…¿Qué pasa? ¿Ninguna de estas mujeres gozan de belleza?- refunfuñé.
- Tal vez- malpensé- Intentan crearnos un ideal corporal irreal al que casi nadie puede aspirar...-¿Por qué? Porque quieren vendernos los putos cereales especial K de los cuales estoy completamente segura que ninguna de las modelos que lo anuncian los han probado.

-¡PUTA MIERDA COMERCIAL! Siempre creando necesidades innecesarias que nos lleven al consumo.- Mis ojos se posaron de nuevo en el reflejo de mi figura el cual ya no veía con tan malos ojos. Entonces:

-   ¡ZAS!-

Rafa me tiró a la piscina y mi reflejo se rompió en mil pedazos y fue entonces cuando lo comprendí:

La mujer diez va más allá de su propio reflejo, es ella misma.

sábado, 25 de agosto de 2012

DÍA Y NOCHE (O cómo haría desaparecer dos cartas y un pañuelo)



Te veo más como amigo que como amante.  
Y, sin embargo, nada tiene que envidiar este amor diurno al nocturno.
Amor extendido como cartas encima de una mesa.
Amor de sobremesa.- Digo extendiendo el rey y la reina de corazones sobre la mesa.  

Te veo más como amante que como amigo
Y, sin embargo, nada tiene que envidiar este amor nocturno al diurno.
Amor cubierto bajo las sábanas.
Amor de cama.- Exclamo mientras extiendo un pañuelo sobre ambas cartas.

Amor diurno, amor extendido. Amor, te veo como amigo- Levanto las sábanas:

Las cartas ya se han desvanecido.

Amor nocturno, amor cubierto. Amor, te veo amante- Cierro el puño, meto el pañuelo, soplo y abro la mano:

El pañuelo desaparece. 



Mensaje de la radio en el corto: "Están llenos de prejuicios, no se basan en la realidad, sino en la idea de que si algo es nuevo debe ser rechazado porque nos da miedo. Esos les obliga a todos a quedarse con lo que ya conocen y, para mí, las cosas más bellas del universo son las cosas más misteriosas"

martes, 21 de agosto de 2012

EL COLUMPIO


Cuando tenía siete años mi madre me llevaba casi todos los días a un parque infantil cerca a los Jardines de Rosalía. Había un gran tobogán, un par de columpios, varios balancines y un habitáculo de arena. Allí siempre coincidíamos el temerario cuarteto infantil formado: Julian, Guillermo, Lucas y yo. A mí, me apodaron “Javito: el temible”  porque a pesar de ser el más pequeño, era el más temerario de los cuatro. Entre las hazañas que me dieron este apodo, despuntaban el ser capaz de montarme de pie en los balancines, balancearme mirando hacia atrás en los columpios hasta alcanzar las más considerables alturas, tirarme de boca por el tobogán, hacer bolas de barro con la arena para tirárselas a ancianos, perros y palomas que encontraban a mi paso y levantarle las faldas a las niñas que jugaban allí. Yo era lo que se suele conocer por las madres como: ¡Todo un ELEMENTO!. Que nunca dejaba títere con cabeza y persuadía a los demás de cometer las más perversas travesuras. .
Por ese motivo, me apodaron el temible porque no me estaba quieto, era un manojo de nervios que siempre le sacaba los colores a mí madre la cual recibía todo tipo de quejas:

-         Señora, póngale bozal y correa al nene antes del paseo. ¡Qué menudo bicho está hecho! - Gritaba Agustín, un viejo gruñón que siempre era el blanco perfecto de nuestras travesuras y que pese a las muchas fechorías regresaba cada tarde al parque. Con la edad, comprendí que, aunque siempre refunfuñaba, en el fondo nuestras trastadas le mantenían lleno de ilusión de sentirse parte de nuestra pequeña sociedad de malhechores. La madre de Lucas siempre nos echaban un capote para defendernos. Presumiendo de nuestra inocencia infantil, nos disculpaba con un- “Son cosa de la edad: ¡Son niños!”-  La verdad es que nuestras madres nos dejaban libres en el parque porque nuestra libertad suponía también la suya para hablar de todo tipo de cotilleos. Su falta de atención en nuestras fechorías disminuía considerablemente nuestros castigos lo cual siempre era un aliciente para probar los límites de hasta donde podían llegar nuestras trastadas.
La mayoría de las niñas no nos querían ver ni en pintura. Mi relación con ellas estaba basada en gritos, burlas y todo tipo de pequeños agravios.
Sin embargo, un día mientras estaba quemando hormigas con mis amigos con una lupa, la ví llegar. Era una niña nueva, de pelo liso y ojos almendrados. En ese momento, todo se detuvo y sentí como mi pequeño corazón se paraba y, de repente, un calor subió por todo mi cuerpo hasta altura del pecho y fue entonces cuando mis latidos se dispararon pasando de cero a mil.
Cada día, intenté mostrarle mis más heroicas hazañas para llamar su atención sin éxito.Hasta que un día en que la niña se quedo sola balanceándose en  su columpio, me armé de valor y me acerqué al columpio vacío de al lado…

-         ¡Hola!-dijé dándole una rosa que yo mismo había arrancado de un jardín cercano- La niña avergonzada no era capaz de mirarme lo cual me ofenció, así que comencé a hacer de las mías-  Mira lo que soy capaz de hacer- dijé mientras me incorporaba en el asiento del columpio de pie y comenzaba a balancearme frenéticamente cada vez con más fuerza- ¡Mira!, ¡mira!, ¡mira!…
La niña asustada me gritaba: ¡Para! ¡Para! ¡Paraaaaaaaaa!

En ese momento, Javito sintiendo la atención de la niña captada continuó:- ¿Sabes? Soy capaz de dar un tripe salto mortal- le gritaba el niño impulsándose cada vez más fuerte.
-         ¡Por favor, no lo hagas!. Vas a hacerte daño- Gritaba la niña aterrorizada.

Javito abrió los brazos subido sobre el columpio como un funambulita que camina sobre la cuerda floja  y, con todo el impulso de su cuerpo, se lanzó. 
  

El niño cayó fortísimamente al suelo y se quedó allí inmóvil sin rasgos de consciencia.
La niña asustada salió corriendo con la rosa en la mano- Por favor, abre los ojos, abre los ojos- dijo tomándole de las manos. Ninguna de las madres se habia percatado del suceso.
-         Por favor, no te mueras, no te puedes morir ahora- le dijo la niña llorando. La niña dejó la rosa y tomó su cara, mientras se arrodillaba para darle un tímido beso en los labios.

Javito abrió los ojos, tomó la rosa y ofreciéndosela de nuevo exclamó: ¡Ja, lo sabía! Sabía que tú también me querías…Y levándose, se marchó guiñándole un ojo.

viernes, 10 de agosto de 2012

¿Qué...te pongo?


-         .Estoy enamorada del carnicero- Me dijo.
-         ¿Cuál de ellos?- le comenté.
-         Cristina, en la carnicería, hay un hombre de sesenta años viudo con cinco hijos que tienen ya más cuerpo que él y, un apuesto ayudante, un joven de treinta y pocos que es soltero y acaba de entrar…¡Piensa un poco!
-          Pues no sé, no me mires así…Yo es que es entrar en la carnicería y no tengo ojos nada más que para el solomillo ibérico.
-         Debe de ser que aún no has sido atendida por él porque te aseguro que si lo hubieses conocido, te acordarías…Es el Brad Pitt de la carne, de pectorales forjados, ojillos azules brillantes, carita de niño travieso y más labia que…
-         …que lengua tiene una vaca?- digo, mientras sorbo mi granizada de limón.
-         Ya te estás pasando con la mofa…
-         No, no me mofo…Solo completaba tu descripción física del producto...Digo del chaval- me rio- ¿Lo conoces? ¿Has entablado conversación con él?- Me apresuro a preguntarle.
-         El otro día fui a comprar dos kilos de pollo y me quedé petrificada delante de la vitrina cuando me preguntó- ¿Qué te pongo?
-         Haberle dicho: "Me pones a míl…"
-         ¡Qué cosas tienes! Siempre con la guasa. Sí, tú ríete, pero quien ríe el último....
-         No mujer no me rió de ti, solo digo que deberías lanzarte…No puedes tener la boca hecha aguas por esos lomos y no probar suerte.
-         No me gusta lanzarme, no me gusta ir detrás de ningún chico…¡Ya sabes cómo soy!.
-         No digo que vayas detrás, digo que le sueltes algo ingenioso…No sé: ¡Qué buenas carnes tienes! ¡Vaya rabo de toro! ¡Me gustan tus salchichas frescas!
-         ¡Menuda sinvergüenza estás hecha!- Me dice.
-         ¡Gracias! Yo también te amo…
-         Ya sabes, los hombres no entienden de indirectas

Me despido de ella guiñándole un ojo y cuando nos perdemos de vista, echó a andar para la carnicería. En ella, el apuesto chico está colocando las pechugas perfectamente en el mostrador…

-         ¡Buenos días!- Me saluda nada más entrar. 
-     ¡Buenas! ¡Qué pechugas más sugerentes tienes!- Le digo con la sinvergonzoneria propia y la parte ajena correspondiente que le falta a mí amiga.
-         ¿Qué quieres?- Me pregunta sonriéndose.
-         Quiero un kilo de alitas- le digo mirando a la carne con ojos golosos.
-         ¿Algo más?- Me dice el muchacho terminando de envolverme las alitas tras haberlas troceado…
-         Pues verás: Sí, tengo algo más que decirte…- Le digo mientras me mira con sus ojos atentos- Tengo una amiga que el otro día se pasó por aquí a por un par de kilos de pollo, es guapísima, así rubiaza, con unas pechugas mejor puestas que las que tiene ese pavo- le digo señalándoselo- está de muy buen ver, tiene los ojillos verdes brillantes y carilla de niña traviesa, pero la pobre es un poco cortada…Suele pasarse mucho por aquí. Yo sé que eres carnicero, pero si te gusta y no estás comprometido, tírale la caña que ella está soltera. ¡Y es un buen partido, una buena muchacha!
      ...¡¡¡Ahhhh!! Y por cierto, ni se te ocurra decirle que te he dicho nada que me mata- le digo mientras sacó el monedero- ¿Cuánto te debo?
-         Invita la casa- dice el carnicero, mientras yo me alejo eufórica por mi amiga y con un kilo de alitas gratis.

martes, 7 de agosto de 2012

EL AIRE ACONDICIONADO


La vida no es fácil porque está llena de condiciones: Si bebes, no conduzca; Si estudias duro, pasarás el examen;  Si bebes y estudias duro, no sabemos qué puñetas pasará en el examen de conducir…
Por ese motivo, las condicionales son importantes en la vida, sobre todo en la de los presos. 
Los seres humanos nos pasamos nuestra existencia intentando acondicionarla con productos que no acondicionan como acondicionadores para el cabello y aires acondicionados.

Un día me puse delante del aparato acondicionado y le pregunte:
- ¿Por qué no acondicionas?- Y su respuesta me dejó helada. De hecho, hay gente que para responderse esa pregunta le ha plantado cara al aire acondicionado durante la hora de la siesta y ha entrado en un estado de criogenización superior al de Walt Disney. Después las familias de estas personas las tienen que descongelar, sacándolas a la terraza para que le dé el sol en plan lagarta como a mi vecina. 
Por cierto, hablando de animales, creo que hay aparatos del aire que podrían aclimatar a un pingüino en plena Andalucía. (SPOILER: En la serie "Lost" se les fue el aire acondicionado de las manos. De ahí la explicación del oso polar en mitad de una isla caribeña).

Los aires acondicionados son seres vengativos, no les basta con dejarnos helados…Además se te mean encima, que tú vas buscando sombra por la calle con una calor de 50º grados a la sombra y, de repente, notas que te empiezan a caer gotas y cuando miras hacia arriba, ves cómo del edificio sale un tubo en plan pene salidero de una portañuela que te esturrea un chorrazo de agua calentorra.  A mí, siempre me ha dado particularmente asco el meado de aire acondicionado porque un ser que mea tanto bebiendo tan poco: ¿De dónde saca tanta agua?... A lo mejor es que retienen más líquidos que las compresas de Concha Velazco.

En fin, mejor no indagar sobre su alcoholismo y su braguetazo fácil, pero de lo que no cabe duda es de que los aires acondicionados son el vivo ejemplo de que "sí siembras vientos, recogerás tempestades".

lunes, 6 de agosto de 2012

ALTER EGO



- Tengo algo que decirte, antes de que nos acostemos juntos- le comenté con cara de palo.
- Déjate de bromas y…¡No me jodas!- Respondió él aún más asustado al ver la expresión seria de mi rostro.
-         Mmmmm…No sé como decirlo, pero antes me llamaba Manolo y tenía diecisiete centímetros de más en mi cuerpo por esta zona- Hice gesticulando groseramente y riéndome para quitarle un poco de hierro al asunto.
-         ¡¡Anda y vete un poquito a la mierda!!- dijo enfadándose.
-         Ya, en serio- le dije abrazándole y besándole el cuello, mientras él ceñía el entrecejo- Anda, ven que tengo un secreto que te va a interesar…
-         No me toques los huevos- refunfuñó…
-         Anoche no parecía digustarte que lo hiciera…-le respondí.
-    ¡Toca pelotas!- exclamó.
-     Veras. Mi gran secreto: ¡Soy sonámbula!…¡Ta-chán! - Exclamé abriendo las manos
-         ¿Ese era el gran secreto?- dijo gruñiendo…
-         Anda, no pongas morritos…De verdad que soy muy peligrosa. Tengo un alter ego que se despierta por las noches para joderme y dejarme en ridículo.
-         ¿Un alter qué?- Dijo mirándome con incredulidad.
-         Es como “un otro yo”…Si, no me mires con esa cara que sabes perfectamente lo que es un alter ego. Un alter ego como el de los personajillos de esos comic que sueles leer: El de Wayne es Batman y Parker sería Spiderman  
-         Sí, si...O el increíble Hulk- dijo sacando musculitos y metiéndose conmigo
-          ¡¡¡ Exacto!!!. Hulk está basado en Mr Hyde que es el otro yo de Dr Jekyll, pero no tengo tan mala leche…-hice una interrupción y me mordí el labio- Bueno, algunas veces sí- y proseguí- sí que la tengo.
-         ¿Y qué se dedica hacer tu otra personalidad psicópata mientras estás dormida?- Me preguntó con los ojos inyectados en curiosidad.
-         Pues de todo en general y nada bueno- dije un poco avergonzada- Suele hacer trastadas: amenazar de muerte, insultar y pegar a quienes me intentan sacar del “plácido sueño”, manda email o responder a llamadas telefónicas, salir a la calle en pijama, arrancarle las flores al vecino, tirar tazas de agua desde el balcón en mitad de la noche…
-         ...¡Joder! ¿Y también tiras a curas por la ventana en mitad de la noche cuando acuden a exorcizarte?
-         Por supuesto…Y aso a  bebes y gatitos para comérmelos a la parrilla....-le dije acechándolo- …y lo peor de todo, violo a los pobres e indefensos hombres que duermen a mi lado.            

lunes, 30 de julio de 2012

El olvido de Eva


- ¡Adán! ¡Adán!- Me desperté sobresaltada gritando. Él me cogió por la cintura, más abarcándome para que no me cayera de la cama que abrazándome.

- ¿Has tenido un pesadilla?- Me preguntó lleno de curiosidad.

- He tenido un sueño, uno que es recurrente- Le dije- Secándome las lágrimas que resbalaban por mis mejillas.

-         ¿Has gritado un nombre?…¡Y curiosamente no era el mío!- dijo en tono de guasa.
-         ¿¡Sí…!?- suelo hablar en sueños.
-         Gritabas Adán. Sonabas muy triste...  
-         Soñé que era Eva y que el castigo divino iba más allá de los dolores de parto y las reglas con sufrimientos ováricos.
-         Madre mía con Dios, no tiene suficiente con joderte la vida que ahora le da por joderte los sueños- dijo regalándome una media sonrisa- ¿Me quieres contar que te hizo el Dios de tus sueños?
-         Básicamente lo que hace siempre, enseñarme el caramelo y no dejarme que me lo coma.
-         Jajajajaja, veo que tienes antojo de dulce…-Dijo achuchándome un arrumaco.

No tenía muchas ganas de hacerlo, pero hice el amor toda la noche con él, mientras mi corazón rebozaba aún de melancolía. Había soñado con una voz en “off” que me decía que mi amor platónico y yo éramos la reencarnación de Adán y Eva. Vida tras vida nos reencarnábamos y nos encontrábamos, pero era como cuando dos líneas perpendiculares se cortan en un punto de su trayectoria, un cruce más que un reencuentro. Él, Adán, no era consciente de que era Eva, pero yo reconocía a Adán de un simple vistazo. En una mirada, todas las imágenes de vidas anteriores confluían aglomerándose en forma de recuerdos y sentimientos pasados- Aquel sueño siempre se alojaba un buen rato entre mis pensamientos y anidaba en mi corazón en forma de tristeza: ¿Por qué  siempre tenía que echar la vista atrás, mientras Adán inmerso en el olvido seguía su camino?

jueves, 26 de julio de 2012

EL GATO NEGRO



En  aquel poblado la figura del gato era mal considerada y asociada a las antiguas brujas. Los gatos en aquella pequeña aldea eran considerados como el símbolo de mala suerte. Para colmo aquel minino era negro, tan negro cómo el agujero de un desagüe.
Al principio nadie le tenía tirria, pero todo comenzó el día que Justino se puso enfermo y el gato se paseó por el umbral de su casa el día antes de la misma noche en la cual falleció. Los vecinos empezaron a observar que el gato cada vez que rozaba sus lomos por alguno de los umbrales de alguna casa, la familia de aquel hogar caía en desgracia de alguna enfermedad o muerte.

Así los vecinos entre el miedo y la desesperación se reunieron en asamblea para ver que puñetas iban a hacer con aquel maldito gato.

-         Matémoslo- Dijo uno de los aldeanos llevado por el odio.
-         Yo no pienso ponerle una mano encima a ese gato endemoniado. Vete a saber si no caes en la desgracia. Si solo con rozar sus lomos, trae la peste a la casa…¿Imagina que no traerá si lo matas?- exclamó otro.

Al final acordaron meterlo en una cesta y llevarlo a cientos de kilómetros de distancia y eso hicieron, pero el gato siempre regresaba. Regresó exactamente diecisiete veces y cada vez que regresó, alguien murió.

Un día el gato pasó sus lomos por la casa de una familia la cual tenía una pequeña niña con una dolencia respiratoria. Al verlo el padre de la niña salió corriendo a por su escopeta para matarlo- ¡DICHOSO GATO!... Esta vez no te saldrás con la tuya. No te llevarás a nuestra pequeña Esperanza- gritó el buen hombre el cual cargó su escopeta, pero cuando fue a empuñarla a medio camino entre ella y el gato, se encontraba la pequeña niña con su camisón- Papá, por favor, no lo mates…¡Es tan bonito!- dijo entre lágrimas la niña, albergándolo entre sus brazos. El padre con el corazón roto no fue capaz de arrebatárselo.

Aquella noche la niña se fue a dormir con el gato. Ningún miembro de la familia pudo pegar ojo esperando el fatidico desenlace. En la habitación de al lado, Esperanza tosía y medio se ahogaba.
Al amanecer, el padre entró en la alcoba. Allí encontró el pequeño cuerpo, rígido con los ojos abiertos del felino- ¡No soportó la noche!- exclamó la niña.

Aquella mañana todos lloraron de felicidad, excepto la niña a la cual se le había muerto el felino entre sus brazos.

Esperanza alcanzó la edad de 97 años, siempre nos contaba esta historia antes de dormir. Durante toda su vida se acompañó de preciosos gatos negros, más negros que la muerte, que rememoraban al gato que falleció aquella noche entre sus dedos. Parecía regalarnos con esta historia una preciosa moraleja: 

"La muerte siempre muere en manos de la esperanza"

lunes, 23 de julio de 2012

DECLARACIONES AMOROSAS


 Siempre he creído que las declaraciones amorosas están sobrevaloradas. A mí, me aburre mucho que un hombre me diga susurrante: "Después cuando estemos a solas, tengo algo que decirte"...
Con ese preludio, se masca la tragedia.

¡Vamos a ver! ¿Para qué coño me tienes que declarar el amor que me profesas? ¿No ves que si no nos hemos comido ya la boca en plan apasionado, tu declaración amorosa no vale una mierda? Es como perder la dignidad y venir arrastrándote, en plan:
¡Sal conmigo…Te lo suplico!

Además la otra persona no tendrá más remedio que fingir empatía, responderte de la manera más diplomática posible para no hacerte daño. Cuando en realidad no le importa, quiere salir corriendo y no piensa salir contigo ni a la vuelta de la esquina.

Sé que puede sonar cruel los últimos párrafos, pero solo reflexiona sobre si la crueldad no es directamente proporcional a las veces que te has declarado y te han dado calabazas, calabacines, pimientos y el resto de la frutería…Eso sí, sin probar un gramos de melones.

Pero mi objetivo con este post no es hundirte, es alentarte y darte consejo para que puedas sacar provecho y cópula de la situación de estar enamorado y querer que la otra persona te corresponda. Cómo dice el refrán: “Por la boca muere el pez”. Así que si vas a usar la boca que sea solo para un ataque rápido y directo en todos sus morros. Un besazo a bocajarro, así ni muere el “besugo” por la declaración y tal vez matas de un beso a la “bonita” que tienes delante.

Si no eres tan atrevido, al menos se original. Nada de declaraciones de amor, una irónica declaración de odio:

-Sabes, tengo algo que decirte, no me hubiera importado decírtelo delante de todos:
¡Te odio con toda mi alma! Cada vez que te veo, me revuelves el estómago y siento nauseas. Te odio tanto que solo espero verte cada día para imaginar y planear cómo voy a apuñalarte como si fueras una sardina a la cual se destripa, abriéndote en canal de arriba-abajo. Cuánto más tiempo paso a tu lado, más te odio. Sólo sé que te odio más que ayer, pero menos que mañana. Así que la única solución que le veo factible para no terminar asesinándote es que salgas conmigo e intentes agradarme y demostrar alguna de tus cualidades, si es que tienes para que normalicemos nuestra relación.


Así no te aseguro que caiga rendida a tus brazos, pero por lo menos seguro que no caerá desfallecida a ellos…

… ¡Suerte con el amor!
- porque si te piensas declarar, la necesitarás-.          

domingo, 22 de julio de 2012

La esperanza de vivir


Era un hombre bastante mayor, sus cabellos blancos contrastaban con una calvicie galopante, de ojos saltones situados en unas cuencas resaltadas por unos pómulos remarcados por la extrema delgadez de esa edad en la que de la vejez al lecho hay paso y medio, siendo demasiado bondadoso. Aquel señor se llamaba Medare y tenía mucho parecido físico con “Renfield” del Nosferatu de Murnau, un ser entre lo adorable y lo siniestro el cual levantaba sentimientos de los más dispares, entre los que destacaban: la extrañeza, la ternura o el horror, según el juicio de los ojos que lo miraran.
Este señor que se encontraba en la última fase de su vida, se deleitaba grabándose mientras escuchaba la música que mejor le hacía sentirse. Le gustaba colgar los videos en Internet porque le hacía sentir más vivo el hecho de poder compartir con muchas personas la afición que aún le mantenía una ilusión tan intensa como cuando era niño. Como todas las cosas que se hacen inspiradas por la pasión, la vocación o la ilusión, estos videos auspiciados por estos inmensos sentimientos tocaron el alma humana y corrieron de mirada en mirada llegando a millones de personas en todo el mundo y nuestro amigo Medare, casi a sus ochenta años de edad, se hizo un hueco en este inmenso océano que es Internet y en el corazón humano.
Sin embargo, la gran fama que alcanzó con estos videos le repercutiría desfavorablemente, ya que la Policía comenzó a investigarlo por un antiguo delito sexual con menores el cual le había incapacitado de usar ordenador de por vida, por una restricción legal de su uso. Cuando los agentes se percataron que este señor se dedicaba a grabarse en videos los cuales colgaba en la red, comenzaron una investigación la cual terminó con el encarcelamiento del pobre ancianito que gozaba más de la música, que de los menores.  
Sus fans de noventa años unieron todas sus fuerzas y pidieron firmas para liberarlo, motivadas por el deseo de que Medare cometiera esos delitos sexuales con ellas. Desgraciadamente, el hombre fallecería de tristeza por haberle quitado su libertad por compartir con los demás una afición que le daba la vida y que terminó por quitársela entre las cuatro paredes de aquella prisión.

Las abuelitas y muchos de los fans que seguían a Medare tuvieron que reponerse de tan duro golpe. Muchas ancianitas se dedicaron a bordar el nombre de Medare en los pañuelos, tapices y toda clase de cosas con cualidad de ser bordadas. Medare era el puro ejemplo de que en esta vida, mientras uno mantiene una esperanza viva, mantiene el deseo de vivir.   

sábado, 21 de julio de 2012

LOS BAJOS DE NUESTRA CAMA

El otro día estaba recostada con mi novio en su cama de noventa y me cogió la mano estrechándola a la suya, mi otra mano se quedó suelta, así que la dejé caer por el lado de mi cama y comencé a tocar el suelo con los dedos. Empecé a reflexionar sobre si, al otro lado de la cama, la otra palma de mi novio, la que no estaba abrazada, también estaría haciendo lo mismo por su lado correspondiente: Tocar el suelo y corretear formando un andante con dos dedos.
Después eché a volar mi imaginación, imaginé que la cama era una litera y, que en la parte de abajo, había una replica exacta de nosotros mismos en la misma posición y con dos palmas restantes necesitadas de mimos. Por un momento, visualicé estrechando nuestras manos libres con nuestros nosotros de la cama de abajo: Mi novio estrechaba su mano con la palma libre de novio clónico de abajo, mientras que mi yo superior abrazaba sus dedos con mi yo inferior. Mi novio y yo, los dobles de mi novio y mío quedábamos enlazados en una perfecta comunión total de manos amorosamente entrelazadas. Me sentía plena con aquella imagen acariciándome la mente, aquel pensamiento estaba haciendo rozar el sueño, entoncés fue cuando mi novio agarró mi brazo restante para abrazar la palma de mi mano que quedaba libre...
...Y ya no hubo manos faltas, ni sueltas, ni sobrantes, ni libres de abrazos…
…Y nuestros dobles imaginarios de la parte baja de nuestra cama, se esfumaron..

jueves, 19 de julio de 2012

Polvo de estrellas


Cuando despegó mi nave, tenía una sensación a medio camino entre placer y miedo, a pesar del entrenamiento físico y mental al que me había sometido para salir al espacio exterior. Ser astronauta conlleva años de dura preparación para controlar y adaptarse a los pesados equipos con los cuales trabajamos durante años en el fondo de piscinas que simulaban la falta de Gravedad a la que íbamos a ser expuestos…Y, sin embargo, las mayores pruebas eran las psicológicas en las cuales pretendían adecuar tu mente para el cambio que supone dejar a tu familia, tu hogar, tu entorno, tu planeta para hacer un viaje espacial en el que arriesgas tu vida tanto a la salida como a la entrada.

¡Una preparación para el viaje estupenda! Nada falló, despegamos y aterrizamos, salimos y llegamos. Todo estaba milimétricamente planeado.

Allí arriba, en el más sepulcral de los silencios donde los movimientos parecen adormecidos, miraba expectante a la oscura inmensidad de ese océano espacial. ¡Meras hormigas somos!- Gritaba mi mente y resonaba con eco- ¡…y la Tierra  nada más que un insignificante grano de arena en medio del desierto!
La inquietante soledad de ese mar diluyó la insignificante levedad de mi ser. En ese allí y en aquel ahora, se disolvió mi alma tras los cristales.

Cuando aterrizó mi nave, tuve sensación más de miedo que de placer. La Tierra nos aplaudía como si fuéramos héroes, todo el mundo hablaba de aquel viaje.

Ya sabía yo lo que iba a pasarme,  me adecuaron para el viaje, pero nunca para el regreso

Aquí os dejo una nota de humor, de la ardilla que vivía debajo de la plataforma espacial desde el que fue lanzado el cohete de mi relato.

sábado, 14 de julio de 2012

Envoltura gaseosa



Sueña despierta en esta vigilia adormecida,
las alas de una mariposa que imaginan volar, 
aleteo sin cesar.
Subir,
Bajar
Planear.
Envueltas en aire...
...el cielo quieren rozar para escapar,
más sólo posándose en la tierra consiguen descansar. 


martes, 10 de julio de 2012

Reflexiones de una profesora particular


- Hoy , vamos a ver el futuro- Les dije a mis alumnos.
- ¡Profe! No puedo verlo, no soy vidente-Respondió uno.
Era evidente que yo tampoco- ¡Hagamos el esfuerzo de imaginar juntos un destino al que queremos ir!- les dije con cariño, sonriéndoles.

Los niños son seres inquietos y curiosos. Sin embargo, muchos de ellos tienen problemas con el inglés. :
Problemas con una lengua ajena y desconocida a la cual no le ven un sentido y que crea demasiadas incógnitas a la lengua materna.
- ¡Mamáaaaaaaaa! ¿Por qué tengo que hablar en inglés si estoy en España?- le pregunta el niño a sus padres- ¡Qué hablen los ingleses en español!.  

- ¿Por qué? ¿Por qué? ¿Por qué?- Después de veinte mil porques, los padres descuelgan el teléfono para que les eche una mano. Al entrar, normalmente, me encuentro niños a la defensiva, cuya primera expresión corporal es la de un jugador de Rugby Américano o Balotelli. ¡No es de extrañar! Para ellos, soy la encarnación infernal de la persona que le imparte la asignatura de la cual se tienen que examinar más como un juicio de aprobación que de valoración de sus capacidades.

Siendo profesora de inglés, os diré que la primera hora de clase es una espectacular lección de ciencias en las que el padre me pide que le eche una mano con sus hijos y encantada se las echo al cuello, la altura a la cual queda atravesada la asignatura:

-         ¿Te voy a enseñar el funcionamiento del aparato respiratorio?- digo sacándome unos guantes de látex que coloco en mis manos, mientras pienso:- Espero no ponerlo todo perdido para conseguir desatascarte el inglés.

Una vez tuve un alumno que se puso tan azul durante la extracción, que tuve que cogerlo por los pies y sacudirlo con la cabeza hacia abajo en mitad del salón con sus padres delante.
-         ¡I , I, I, I!- gritaba dolorido, mientras le salían miles de palabras inglesas de entre sus labios. Más me dolía a mí que a él, pero escupió lo que le oprimía la garganta al final. Él respiró tranquilo, yo necesité más de cuatro botellas de oxígeno para recuperarme.

El inglés, como todas las cosas en esta vida, se puede llegar a convertir en un desierto. La labor de un buen profesor es conocer y acompañar a cada uno de sus alumnos para encontrar en las pupilas de sus pupilos buenos oasis en los cuales chapotear, sin juicio de aprobación. El objetivo siempre es la admiración y la valoración de un profesor que aprende con la mirada de los tempranos infantes a enseñar un inglés en el que uno recuerda que si el pasado fue mejor, el pasado del pasado es "Perfecto" y, sin embargo, la vida se nos presenta en  un “Presente Continuo" con la esperanza constante de imaginar mejor juntos el "Futuro".

viernes, 6 de julio de 2012

DESERT SNOW


Acababa de leer el prólogo de “Los hombres que no amaban a las mujeres” en el que se narraba como una persona desconocida había enviado, durante cuarenta y tres años, cuarenta y tres flores a una persona, ya bastante mayor, que rompía a llorar con la llegada de la última lámina que albergaba una flor excepcional australiana llamada “Desert Snow”.

Me detuve en el punto final del prólogo con un extraño sabor amargo en los labios.
En el prólogo ya se daba a entender que la persona que enviaba esas flores enmaquetadas era una especie de psicópata obsesivo, pero yo que siempre he tenido un carácter bastante nostálgico sentía una extraña sensación a medio camino entre la empatía y la tristeza hacia ese personaje.
Normalmente, enviamos flores a los muertos. Me paré a reflexionar sobre todas las personas a las que amo y con las que compartí vida las cuales fallecieron. Nunca he enviado flores a ninguna. Supongo que el hecho de que haya sido la muerte la causante de la separación albergaba en mi alma una cierta sensación de alivio y paz.
Sin embargo, luego pensé en aquellas personas a las cuales amo y que están vivas, aquellas que simplemente escogieron caminos diferentes o aquellas a las que conocí, pero con las cuales no he tenido la opción de continuar en contacto…Entoncés si que me embargo una sensación de distancia, de frío, la desolación por el paso del tiempo en mí, pero, sobretodo, en ellas. 
Visto de ese modo, ese hábito de mandar flores tampoco era tan raro-reflexionaba- A veces puede que sea hasta comprensible que haya una proyección de ese sentimiento de vacío y se sienta la necesidad de mandar flores a un vivo al que amamos que ya no está con nosotros.

- “Desert Snow”- Susurraron mis labios- Bello nombre para una flor tan excepcional.

martes, 3 de julio de 2012

EL SUEÑO DE UNA NOCHE DE VERANO...


…Creía que nadie podía competir con esta obra de Shakespeare, pero me equivocaba:


Mañana reunidos en Sevilla, tres grandes prodigios de la magia: “Juan Luis Rubiales”, “Miguel Ángel Gea” y “Javi Benítez (Chango)”, genios y figuras del arte mágico internacional,  se reúnen en un entorno espectácular, entre tejas cercanas a la Giralda...

¡Suban!  

...Déjense seducir por el encanto de su magia que nos invita a soñar bajo el embrujo de la Luna Sevillana.

SUPERFICIE

Aquel psicópata me había atado a la fuerza a una silla de esas que tienen ruedas y había prendido frente a mí un fuego.Intenté gritar, pero mis gritos quedaban camuflados entre sus carcajadas que sonaban con un gran efecto resonante y difuminador de eco.

-¿Sabes lo qué es el miedo?- Me preguntaba, mientras acercaba mi silla a la hoguera.
Mentalemente, no era capaz de responderle, pero los latidos frenéticos de mi corazón aterrado intuían la respuesta a su pregunta: TOC-TOC-TOC-TOC-TOC-TOC-TOC...latía cada vez más rápido y más rápido-¿Qué quieres de mí?...Por favor, déjeme en paz.- Le suplicaba, mientras apuntillaba mis pies al suelo con la máxima resistencia y me agitaba tan frenéticamente como me era posible con la esperanza de escapar o, al menos, volcar la silla.

El hombre me mostró dos objetos tapados. Con una mano, descubrió un bidón de gasolina, Con la otra, una cubeta de agua helada. Con un gesto de sastisfacción volvió a preguntar- ¿Lo sientes?, ¿Sientes el miedo?

-¡Ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh! Por favor, libérame de este sufrimiento- Gritaba, mientras sentía como el calor de la candela cercana golpeaba mi cuerpo haciéndolo sudar, pero aún más axfixiante que el calor era el humo que tenía a mis pulmones al límite de una hiperventilación.

Aquel sádico tomó el cubo de agua helada y me lo arrojó con desprecio a la cara- ¿Sabes?- exclamó-Eres mi esclava porque yo controlo tu miedo - Sentenció. 

- ¡NO!....Se equivoca- Grité-Podrás controlar mis miedos, pero nunca podrás controlar mis sueños- Le dijé y cerrando mis ojos, comencé a sentir cada gota helada de esa cubeta sobre mi piel y mi cabello empapado por el agua.Así visualicé mi cuerpo completamente desnudo, sin ataduras y manteniendo mi respiración, me imaginé sumergida para bucear a través de unas claras y transparentes aguas cristalinas formadas por una gran cascada.
 
Saqué la cabeza del agua para coger aire, pero al abrír los ojos, no había ni fuego, ni agua.
Solo yo, envuelta por sedosas sábanas blancas.  

lunes, 18 de junio de 2012

EL SALTO DEL TIGRE



- Tú ya sabes que soy bastante exigente- Me decía Erika- Pero es que últimamente no ligo nada de nada…- Me comunicaba mi querida amiga agitando nerviosamente el recién vertido azucarillo en su café- He probado todo, he bajado el listón, ya sabes que siempre me han gustado los demasiadamente guapos, pero la necesidad sexual es la necesidad…  

Le observo aguantándome las ganas locas de reír- Tampoco será pa’ tanto, mujer- Le digo intentando animarla.

¡Claro! Y lo dice la que tiene “coitus segurus” con su novio día si y día también- Me dice- De verdad, el otro día estaba tan desesperada que le tiré la caña a Gonzalo- me dice en voz bajita, tan bajita que parece susurrarme, como si estuviera contándome su mayor secreto inconfesable.

¿Gonzalo? ¿Qué Gonzalo?- Intento hacer memoria.

¿Quién va a ser? Gonzalo, mi amigo de la infancia- Responde.

¿¿¿¿ El informático???? – Digo ya sin poder contenerme…- ¿Pero ese muchacho sabe lo qué es la libido? - Le pico irónicamente, mientras mis carcajadas suenan ya por todo el bar.

-         ¡Qué mal rato! Si te contara…- Dice echándose ambas manos abiertas a la cara y cerrándolas para presionar su boca.
-         Cuenta, cuenta…No te vayas a hacer ahora la interesante. No me puedes dejar así, que una necesitada sexual como tú ya sabe lo que jode que la dejen a medias- digo mojando mis labios en el capuchino.

- Pues verás, siempre he tenido sospechas de que le gustaba a Gonzalo, así que como estaba desesperada, lo llamé diciéndole que se me había roto el ordenador…Ya sabes cómo es, siempre tan servicial.    

- ¡Ajam!- La miro con los ojos abiertos como platos.

-         Pues vino, yo le estaba esperando envuelta en una toalla con la excusa de que iba a tomar una ducha, mientras él encendía la torre de mi ordenador para echarle un vistazo. Así que me metí en el baño para tomar consciencia de cómo iba a atacarle estratégicamente...

-         ¡Esto se pone interesante!- Digo apartando mi capuchino.

-         Salgo en bolas…Prométeme que esto no se lo vas a contar a nadie- Hace una pausa en su historia- Prométemelo por tu cómico favorito- Dice mirándome fijamente.

-         Te lo juro por Gila.

-         ¡Serás pánfila!. Por uno que no esté muerto…- Se ríe.

-         Te lo juro por Piedrahita.

-         ¿¡Qué piensas que hizo!?- Dice poniéndose más roja que un tomate.

-         No sé…¿Alabar al cielo en el nombre de Jehova por verte desnuda?.

-         Se tiró desde la ventana…-Dice cambiando totalmente la expresión de su cara.

-         ¡Venga ya! ¿Te estás quedando conmigo? No seas petarda- Le replico.

-         Como lo oyes, estoy completamente en serio. No bromeo, cayó al patio desde mi primer piso.

-         ¡Ostras! ¡Pues si que le gustabas! ¿no?...- Me cachondeo.

-         No seas cabrona que se rompió un pie, tuvimos que dar parte de cómo se había accidentado y llamar a una ambulancia.

-         ¡Madre mía! La próxima vez que tengas ganas de…bueno, necesidades sexuales. Apúntate  a mi gimnasio, tiene baño turco que es una habitación húmedamente caliente, la gente ya va caldeadita de por sí y casi desnuda…pero lo mejor es que, si atacas en plan tigresa, no tienen ventanas por donde huir- Le digo riéndome- Además si se te escapa la presa, siempre puedes darte un baño en el SPA que eso siempre relaja las necesidades sex-afectivas. Por cierto, tampoco creo que pase nada si lo cuento, ¿no?...

-         Como lo largues, vete buscando un nicho cercano al de tu cómico favorito.

-         JA-JA-JA, Con ese genio, no me extraña que saltara.