Entradas

Mostrando entradas de junio, 2011

Unos cimientos sólidos

Imagen
Acababa de llegar de estar a su lado, me había dado un masaje que me había dejado en las nubes, nos habíamos despedido cariñosamente en el portal de mi casa. Una noche maravillosa, sino fuera porque cuando él se marchó y comencé a subir los escalones camino hacia casa, unas de sus frases me bombardearon la cabeza: - He quedado con Carlos para ir a la piscina este domingo-Ese domingo no podía ir, me era imposible. El sábado por la noche tenía el cumpleaños de una de mis mejores amigas y no cabía duda de que acabaríamos viendo cantar al gallo…-No pasa nada, si no puedes venir avisaré al resto- dijo. ¿El resto?- pensé mientras habría la puerta de mi casa. Por el resto, empecé a imaginar que se refería a sus amigos y a aquella amiga de mi amiga que había llevado varios días seguidos a la cual no conocía mucho, ni con la cual tenía demasiada confianza. Aquella chica que no podía ser más de su gusto, ni más atractiva: blanquita, rubita, delgada y de ojos claros. Y, lo peor de tod…

Carretera y Manta

Imagen
Necesitaba aflojar el nudo en la garganta producido por una semana llena de intensos quebraderos de cabeza y múltiples entresijos en mi rutina diaria. El miércoles ya iba con la lengua fuera y tuve el impulso de mandar un sms de auxilio a los amigos:

“Ste sábado x la noche: escapada al campo para ver las estrellas. Kien acuda, avise”

¿Quién iba a rechazar semejante propuesta? Respuesta afirmativa de todos. Ya nos imaginaba invadiendo el campo como “las tropas de Mordor”.
Para mi pesar, al llegar la tarde del sábado, comprobé que éramos tres soldados en primera fila de combate, el resto unos auténticos desertores. Así nuestro pequeño escuadrón comenzó la caminata hasta llegar al punto estratégico, una loma situada en lo alto de un cerro, un espléndido lugar desde el cual podíamos visualizar la ciudad a lo lejos y desde el cual también gozaríamos de un precioso cielo estrellado.

-¡Hora de desplegar la manta! Nos atrincheramos aquí, chicos- dije decidida.

Acostarse en el suelo del campo en pl…