...Se pasean por aquí...

Entrada destacada

Cajón DeSastre

“Cajon DeSastre” es un blog construido con retales de sueños e hilvanado con múltiples  ficciones en el cual los personajes, a veces consti...

jueves, 3 de marzo de 2011

EL ASESINATO DEL SEÑOR VILLENA


Estaba sentado, esperándola cuando apareció: cabellos oscuros lisos algo desbaratados, piel pálida y una mirada como perdida.
-Confiéseme porque he pecado…dijo dirigiéndose hacia mí.
-¿Cuál ha sido ese pecado?- Le pregunté.
-Me he casado con mi padre por venganza, para deshonrarlo y hacer justicia.

Me quedé callado como intentando descifrar el significado que aquellas palabras encerraban. Tras un largo silencio le dije:

-Explíqueme lo que sucedió.

Ella tomó aire como quien se prepara para sumergirse en las profundidades de un océano y prosiguió:

-Vera, es una larga historia…
-Tenemos tiempo de sobra- le dije alentándola a que comenzara su narración…
-¿Sabe quién es el señor Villena?- Me pregunto con unos ojos tan fijos que parecían que se fueran a clavar en mi alma.
Asentí. Desde luego que conocía aquel nombre.
-Pues bien- prosiguió su historia- El Señor Villena recogió a mi madre en su casa como aprendiz de cocinera cuando ella era una adolescente de rasgos sensuales que evocaban la deseada mujer en la que se convertiría.
-Ajam- Afirme sin gesticular.
-Por aquella época, el famoso y poderoso señor Villena aún estaba casado con la duquesa de Montblanc. El muy cabrón embaucó a mi madre prometiéndole que se separaría de su señora duquesita para casarse con ella. Mi madre estaba prendada de él, tanto que le creía cada palabra que salía de aquella boca. ¡Tonta de ella! Puesto que un día se quedó embarazada, el señor Villena puso el grito en el cielo, la despidió y la echo de la casa…
Hizo una pausa como esperando algún gesto o unas palabras de aprobación por mi parte. Carraspee y tomé del bolsillo un caramelo mentolado. Ella prosiguió: Mi madre sin tener a donde ir, ni recursos y sin trabajo fue a hablar con la duquesa para contarle lo sucedido y con la esperanza de que ella le brindara ayuda, pero la duquesa despechada por la infidelidad de su marido y sintiendo su orgullo malherido se rió e insulto a mi madre antes de arrogarla de patitas a la calle.
Mi madre se marcho, me tuvo y crió sin el apoyo de nadie. El señor Villena, mi padre, nunca me reconoció, ni tan si quiera se digno a conocerme. Así que cuando crecí, hice la promesa de que me vengaría del Señor Villena tras la muerte de mi madre.
-¿Cuál fué tu venganza?- Le pregunté saboreando lentamente el caramelo.
-Hace unos meses cuando cumplí los dieciocho años fui a la casa del Señor Villena con la excusa de encontrar trabajo. Fue fácil pasar desapercibida puesto que para él era una completa desconocida. El señor Villena al verme se le hizo la boca agua y me dio un trabajo de asistente en su casa. Con veinte años menos que él, fue fácil seducirlo. Al cabo de unos meses como el señor Villena era viudo y un viejo verde lo convencí de que me llevara al altar…Dada su fama, la boda fue sonada, sobre todo, cuando filtré a los medios que “yo”, su reciente esposa, era también su hija bastarda. ¡¡Fue un escándalo!!- Grito entre carcajadas.
Aquellas carcajadas me ponían los vellos de punta- ¿Entonces cree que todos lo medios de comunicación se hicieron eco de este suceso?- indagué.
Por supuesto, la tele, la radio, la prensa, Internet. En todos lados se podía ver y oir aquel mensaje...No me extraña que el señor Villena se quitará la vida.

Saqué el Boli del bolsillo de mi bata blanca, tomé la libreta y apunté: “Paciente psicótica con alucinaciones y delirios”. Tratar a la paciente con diez miligramos de risperidona. Era verdaderamente espeluznante no llegar a saber si el asesinato del Señor Villena era la obra de una mujer que estaba loca de remate o si aquella era la historia de una mujer inteligente para zafarse de la cárcel. Con aquella duda acariciándome el alma, me levanté y me fui.

6 comentarios:

  1. A cada cuento, escrito, pasión...en cada término en que me detengo, a cada oración leída; a cada instante, leyendo tus post, me encuentro con momentos divinos, sorpresas maravillosas, ratos inolvidables...¡¡GRACIAS!!

    Un besote.

    ResponderEliminar
  2. Hola Treasure,
    Es un placer escribir para personas como tú. Es lo que me inspira. Un besote

    ResponderEliminar
  3. weeee (OO) como siempre ...me dejas con los ojos como platitos , sin poder pestañear hasta que acabo de leer ;) BUENÍSIMO.

    ResponderEliminar
  4. Hola Rata,
    Estoy maquinando la idea para hacerle un relato al dibujo que me mandaste, a ver si se me ocurre algo chulo...Un besote

    ResponderEliminar
  5. Ay, qué buen final!! cómo me gusta que me sorprendan! un besito,loca!

    ResponderEliminar