...Se pasean por aquí...

Entrada destacada

Cajón DeSastre

“Cajon DeSastre” es un blog construido con retales de sueños e hilvanado con múltiples  ficciones en el cual los personajes, a veces consti...

lunes, 27 de septiembre de 2010

MATERNAL INSTINCT

- Me he mordido las uñas y no he perdido ni un solo gramo durante la semana. Además muchas de mis conocidas van a tener hijos próximamente, mientras yo no tengo ni una relación estable que presentar a la familia, ni un simple rollo que me aporte ilusión, ni tan si quiera un follamigo que me alegre la cama en las frías noches de invierno.
¡¡Estoy jodida!! ¡Me estoy convirtiendo en la perfecta candidata para interpretar a la Bridjet Jones española!. No exagero, te lo digo completamente en serio- le digo por el auricular del teléfono inalámbrico- De hecho, el otro día iba por la calle, vi a un recién nacido en brazos de su madre y me entraron una enormes ganas de llorar...
- ¿Tan feo era el pobre? – Dice la cabrona de Marga que siempre tiene un comentario que me haga soltar una gran risotada en mitad de mi plena paranoia.

- El caso- le digo retomando el tema- es que cuando lo vi me dio el rollo maternal...

- ¿El rollo maternal?- Me interrumpe Marga- Esta explicación no me la pierdo…

- Sí, el rollo maternal. Esa criatura era tan chiquitita, regordeta e indefensa que hizo aflorar mi lado más tierno. Se me caía la baba. Me hizo pensar en querer ser madre. Traer un ser que ha sido concebido en lo más profundo de tus entrañas para mimarlo, criarlo y darle todo el amor del mundo…Tiene que ser tan bonito tener un ser al que enseñarle el mundo desde cero y con el que compartir todas tus experiencias y conocimientos.

Marga comienza a tararear con el ritmo de the Cranberries
y se arranca a cantar:

And the thing that gets to me
Is you'll never really see
And the thing that freaks me out
Is I'll always be in doubt

The maternal, the maternal, the maternal instinct to me.
It's the maternal, the maternal, the maternal instinct to me
It's the maternal, the maternal, the maternal instict to me-

- Puaaaaaaaaaaaaja- Marga y yo soltamos una enorme carcajada.

-Venga Cris- dice intentando dejar de reírse- sabes de sobra que estás idealizando lo que es traer un hijo al mundo. Traer un crío al mundo es una gran responsabilidad. Una vez que nace, ya te puedes olvidar de tu vida tal y como la conocías. A partir de este momento sabes que te tienes que brindar y sacrificar. Ya nada será lo mismo: pensarás, sentirás y vivirás por y para él. Tú vida quedará completamente ligada, vinculada, casi orbitada alrededor de su mundo.

- Ay Marga, pero era tan bonito...

viernes, 17 de septiembre de 2010

UN MOTIVO PARA VIVIR


A veces el reloj avanza lentamente y se llena de solitarias horas cuando mi propia existencia se me muestra vacía, sin sentido y monótona.
A veces comienzo a odiar las tardes de domingo en los que la semana parece agonizar a punto de morirse en mitad de la más tediosa tranquilidad o cuando el principio de semana se me presenta como una gran cuesta arriba.
Odiar aquellos días que se hacen tan iguales los unos a los otros que no pueden ser distinguidos.
Esos días grises que no destacan por grandes alegrías o grandes tristezas.
Odio observar que mi vida de la cual albergaba grande expectativas no es lo que quería que hubiese sido.
Odio cuando mi vida se convierte en una gran rutina y sé que nada, ni nadie va a venir a rescatarme de ella.
A veces odio odiar.

La vida es dura.
La vida es complicada.

A veces paso mucho tiempo enemistada con ella, tanto que ni siquiera soy consciente. Por eso tengo un método para hacer las paces con ella:

Pensar que quizás hoy sea mi último día en ella.