Un charco inmenso

El mayor charco en el que columpiar el alma es el mar,
una inmensidad que si no es hogar, ahoga
.

Comentarios