...Se pasean por aquí...

Entrada destacada

Cajón DeSastre

“Cajon DeSastre” es un blog construido con retales de sueños e hilvanado con múltiples  ficciones en el cual los personajes, a veces consti...

miércoles, 28 de abril de 2010

EL PELIRROJO


El pueblo donde Elisa vivía era demasiado pequeño, tan pequeño que todos conocían a todos. La ventaja de aquel lugar era la familiaridad y la confianza de sus gentes que formaban una gran comunidad, pero como dice el refrán:
¡A veces la confianza da asco!...
... y aquel era un pueblo tan diminuto que cada persona que en él habitaba tenía su apodo y la historia de cada familia era conocida por todos. De manera que el más mínimo detalle que se saliera fuera de lo común o tradicional era considerado como raro, diferente y distintivo. Por desgracia, allí ser diferente era símbolo de exclusión, pero no era de extrañar puesto que la mayoría de sus gentes nacían, vivían y morían en aquel lugar, un lugar tan apartado que jamás había pasado por allí extranjero alguno.
Tal vez ese fuera el motivo por el cual los padres de Elisa pusieron el grito en el cielo cuando se enteraron de que su hija decidió marcharse a vivir a Escocia durante año y medio: ¿Qué se le habría perdido allí a una de las chicas más queridas y respetadas del pueblo?
Al final los padres cedieron y Elisa consiguió realizar su sueño de vivir en Escocia. El problema fue que regresó embarazada junto a un novio escocés llamado Marc. Si se hubiera quedado embarazada de un chico del pueblo, el problema hubiera sido grave, pero hubiera tenido fácil solución:
¡Una boda exprés y asunto resuelto!.
Pero aquel escocés, un chico alto, delgado, paliducho como si nunca le hubiese dado la luz del sol, pelirrojo con largas greñas y de ojos verdes tan claros que te reflejabas al mirarte en ellos, sumamente destartalado…¿Cómo se había podido enamorar Elisa de un chico así?. Además hablaba el español de una manera rara, palabras sueltas que chapurreaba como si se tratara de un bebe que está aprendiendo a hablar y, la mayor parte del tiempo, hablaba un idioma extraño, el inglés, que nadie salvo Elisa entendía, sus costumbres y manera de vestir eran raras. No sabía lo que era el jamón, ni la siesta, ni un botijo, ni la vendimia:
¡ Aquel chico era un extraterrestre en aquel pueblo!

TO BE CONTINUED...

No hay comentarios:

Publicar un comentario