...Se pasean por aquí...

Entrada destacada

Cajón DeSastre

“Cajon DeSastre” es un blog construido con retales de sueños e hilvanado con múltiples  ficciones en el cual los personajes, a veces consti...

domingo, 7 de marzo de 2010

EL ESCALOFRÍO

Había enloquecido al verla con ese tipejo en Plaza de España. Miles de agujas se clavaron en mi mente y los celos, que son un veneno amargo, se agarraban a mi garganta a la altura del pecho. Sorbo a sorbo, saboreándolos, me fui hacia nuestro apartamento donde la esperé recostado sobre la cama.

Ella entró en el cuarto que estaba en penumbras, se recostó y se quedó dormida.
Aprovechando el momento, me dirigí a la cocina y cogí del cajón de los cubiertos un gran cuchillo. Me acerqué y le susurré al oído- Eres mía - mientras tapándole la boca, hendí el cuchillo más de veinte veces en su vientre.

Sus ojos brillaban en la oscuridad, la sangre impregnaba las sábanas blancas de un rojo carmín.
Fuí al baño y, con la mirada puesta sobre el lavabo, limpié frenéticamente mis manos con una pastilla de jabón. Alcé la vista y la ví en el reflejo del espejo, allí estaba ella con su faz blanca y sus ojos fijos clavados en mí.

Un escalofrío recorrió mi cuerpo.

Me giré lentamente y, abriendo los ojos, comprobé que aún estaba recostado en la cama esperando su llegada.

(Idea de relato ocurrida tras ver "Mulholland Drive" de David Lynch)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada