...Se pasean por aquí...

Entrada destacada

Cajón DeSastre

“Cajon DeSastre” es un blog construido con retales de sueños e hilvanado con múltiples  ficciones en el cual los personajes, a veces consti...

miércoles, 10 de febrero de 2010

LA ESPIRAL

Esta es la continuación de un cuento que comencé hace un par de meses y dejé aparcado. Aquí os dejó el capítulo uno y el capítulo dos de esta historia que se titula "La espiral".

Capítulo tres:
La Cueva

El corazón les latía desbocado. Aquel pacífico acompañante y ella habían recorrido un par de kilómetros hasta llegar a las profundidades de una cueva para resguardase del torbellino de arena. Minerva estaba agitada.

- Mi nombre es Elkin-le dijó casi susurrante- y no solo nos escondemos aquí de la tormenta de arena. También huímos de mi hermano Calvin. Él y yo somos coprincipes. El principe heredero al trono de este mundo nace acompañado de un hermano gemelo, en verdad, es mi otro yo: Un clon. Idéntico fisicamente, pero cuya personalidad es totalmente opuesta a la del otro. Cuando ambos hermanos cumplen la edad de ocho mil treinta y dos lunas, el rey muere y el alma de uno de sus hijos abandona su cuerpo para ser absorbida por su hermano y así formar un solo ser, el sucesor idóneo- Tras una pausa, Elkin continuó diciéndo- Para que el rey idóneo renazca, ambos hermanos tienen que estar de acuerdo en la unión de sus almas en uno de los cuerpos, pero el corazón de Calvin ha sido cegado por los deseos de individualidad, ambición y poder.
Mi padre, el rey, murió hace dos noches y nosotros, sus hijos, no nos hemos fundido en un solo ser-Elkin tomó la mano de Minerva-Por ese motivo caíste a este mundo, para decidir cuál de los dos debe reinar y Calvin sabe que su puesto como sucesor corre peligro y, por ello, quiere darnos muerte a espada.

Minerva se acurrucó, estaba algo aturdida. Las palabras de Elkin le inquietaban. No sabía cómo había llegado a ese mundo, ni el motivo por el cual era ella la escogida para tal fin.

-No debes sentir miedo, yo nunca dejaré que Calvin te haga daño- le dijo Elkin pasando su brazo en los hombros de la muchacha- Ahora descansa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario