...Se pasean por aquí...

Entrada destacada

Cajón DeSastre

“Cajon DeSastre” es un blog construido con retales de sueños e hilvanado con múltiples  ficciones en el cual los personajes, a veces consti...

lunes, 27 de diciembre de 2010

Adivina, Adivinanza

Menudos reyes los magos, menudos magos los reyes, que ni son reyes, ni son magos. ¿Qué son?

Respuesta: Los padres -digo- Los reyes magos

martes, 21 de diciembre de 2010

UN MONÓLOGO NAVIDEÑO

No sé si os habéis dado cuenta, pero ese tal Jesús debe ser alguien importante. Lo digo por que todos los años celebramos su cumpleaños a lo grande: En mi casa, lo decoramos todo, nos vestimos con las mejores ropas y quedamos toda la familia para celebrar una cena en su honor el veinticuatro de Diciembre, a veces vienen familiares a los que no vemos durante todo el año….

-Caramba, tito Andrés, estás muy cambiado.

- Es que yo no soy tu tío.

- Pues más a mi favor.

Mi familia come, pero sobretodo bebe como los peces en el río:

Que beben, y beben, y vuelven a beber.

Y Jesús nunca aparece, aunque una vez tío Andrés bebió tanto que aseguraba haberlo visto en una humedad de la pared del salón. Mi madre intentó convencerlo de que en el único rincón del salón en el que lo encontraría sería en el belén que había recreado con figuritas. Cada vez que mi tío Andrés se asomaba al Belén gimoteaba...

- Ay….

- ¿Qué te ocurre tío Andrés?

- Es que me da mucha pena de Jesús

- ¿Por qué?

- Porque que viene de una familia pobre y desestructurada.

Supongo que lo decía porque nació en un pesebre y su madre, María, se había quedado preñada de otro que no era su esposo, el espíritu santo. En Jerusalén a eso se le llama ser Virgen, aquí, bueno dejémoslo ahí…. Por lo tanto, San José tenía más cornamenta que el buey. De hecho, los podríamos intercambiar y nadie se daría cuenta.

A mi lo que más pena me dio fue que Papa Noel en la noche de su nacimiento no le llevara regalos al niño Jesús. Debe de ser porque no hay chimenea en el Belén y tampoco un arbolito bajo el que colocar los regalos. Creo que su familia es más de Reyes Magos, aunque si Jesús hubiera sabido que los Reyes Magos le llevan-Oro, Incienso y Mirra-, estoy convencida de que le hubiera escrito su carta a Papa Noel o una carta de reclamación...

Queridos Reyes Magos…

¿Qué mierda es esto? Meteros el Oro, el incienso y la Mirra por el…Firmado Jesús

A mi lo que más me gusta de los Reyes Magos son las cabalgatas. Lástima que solo se puedan disfrutar una vez al año. Antes cuando había mucho trabajo y eras un vago, solían decirte: “Trabajas menos que los Reyes Magos que salen un día y, si llueven, no trabajan”. Hoy en día con esto de la crisis, el dicho se debería de reinventar: “Trabajas tanto como los Reyes Magos que salen un día y, si llueven, no trabajan”

En fin, los pocos que tenemos trabajo podemos, no sé cómo decirlo, ¿disfrutar de la cena de empresa?...Este año en mi empresa la cosa está tan chunga que nos han invitado a la cena de empresa con una condición: Que la paguemos nosotros.

Eso sí, ese Jesús tiene que ser alguien importante porque nunca escatimamos en gastos para su cena. Dicen las malas lenguas que su padre es el Jefe de la empresa más grande de todas.



sábado, 11 de diciembre de 2010

Lágrimas desmerecidas

- Tienes que pasar y olvidarte del Cerdo.

“Cerdo” era el apodo que usaba para referirme a su ex el cual no solo le había sido infiel, sino que había mantenido una relación paralela con otra por la cual le había dejado...

- Ya sé que me ha engañado en todos los sentidos y que no se merece nada de mí, pero es que no puedo, no puedo dejar de amarlo de un día para otro- se excusaba mi compañera compungida, hundiéndose cada vez más en el sofá, mientras se limpiaba la comisura de los ojos con un pañuelo de papel…

- ¡Joder! ¿Sabes lo que te digo? ¡¡ Qué tú eres demasiado arroz para tan poco pollo!!…- Exclamé cogiéndola por el brazo, levantándola del sofá y arrastrándola hasta su cuarto- Ahora mismo te vistes que nos vamos.

- ¡¿Pero a dónde?! – dijo con tono de sorpresa.

- A cualquier lugar donde podamos bailar y nos sirvan un par de copas.

- ¡Estás loco!- dijo sonriendo y agitando la cabeza. Era la primera vez que sonreía en mucho tiempo. En silencio disfruté de su sonrisa y deseé que se olvidara de él, que se diera cuenta de que aquellas personas que nos hacen llorar con sus actos, no merecen nuestras lágrimas, no nos merecen.

viernes, 3 de diciembre de 2010

jueves, 2 de diciembre de 2010

EL SUEÑO DE MORFEO

Un matrimonio de nevados cabellos esperaba recibir a Morfeo, Dios del sueño, cuando se percataron de que sus vecinos de tan solo unas cuantas primaveras se hallaban congregados con Apolo, Dios de la música.
Morfeo era conocido por ser un dios solemne al cual le gustaba ser recibido con el más sepulcral silencio. La mujer hallada en el invierno de su vida la cual albergaba una sabiduria forjada por los muchos años vividos, sabía que esta situación acarrearía un conflicto entre ambas deidades, así que para evitarlo decidió mandar a su marido con la esperanza de que convenciera a Apolo para enmudecer su lira. Cuando el anciano llegó a la casa de sus vecinos, los sonidos era tan celestiales que cautivaron su alma y sitiéndose como un brote recien salido se olvidó de dar su mensaje a Apolo.
Morfeo sumamente enfadado por lo acontecido, se dirigió a la casa en donde se encontraba Apolo para reclamar el silencio, pero Apolo no dispuesto a que silenciara su música, tocó la más dulce de las melodías para amansar a aquella fiera.
Así rendido Morfeo cayó en brazos de sí mismo.

viernes, 19 de noviembre de 2010

La araña


Me dedico a analizar a todos los hombres de mediana edad que me parezcan interesantes hasta que me decido por uno en el cual centro la mirada y, cuando el hombre se percata de mi interés, le regalo un guiño y retiro mi ojos de él.

Es la mejor forma de invitar a acercarse a alquien, nunca falla.

Y aquella noche no iba a ser la excepción.

- Hola encanto-Me dijo acercándose- ¿Te apetece una copa?

De primeras, normalmente evito bebidas alcohólicas de manera casi prescriptiva. Así que pido un refresco. Una vez servidas las bebidas, pasamos a una conversación casi mecánica que siempre sé conducir hasta la pregunta deseada.

- ¿Vives solo?

- Por supuesto, tengo un pequeño apartamento cerca de aquí- me responde.

Le miro sutilmente y le sonrío.

- Si quieres podemos continuar allí nuestra conversación- Me dice y me devuelve una amplia sonrisa.

¡¡¡Perfecto!!!- Pienso.

Una vez en su apartamento, le pido una copa, ahora si la necesito. Él abre una botella de vino- la bebida perfecta- con la cual brindamos juntos, yo mojo los labios.

- Me gustaría ir al aseo- le comento.

- Pasa, es la primera puerta a la izquierda- me dice señalando el pasillo.

Sin soltar la copa entro al aseo y me aseguro de echar el pestillo. Una vez dentro, tomo los polvos de mi bolso y los diluyo con el vino de mi copa. El vino es una bebida que me encanta porque camufla bien sabores ajenos.

Cuando salga deberé aprovechar el más mínimo descuido para cambiarle la copa. Es el momento en que más tensión paso.

¿Habéis visto aquellos documentales en los que un insecto cae en las telas tejidas por una araña? Seguramente sabréis que las posibilidades de escapar del insecto son completamente nulas, pues este hombre se acababa de convertir sin ser consciente en el insecto y su casa es la tela, una perfecta red.

- Ya está dormido- le digo por el móvil a mi compañero.

- Bien, abre la puerta del portal en cinco minutos- dicho esto me cuelga. En seis minutos ya está en el apartamento con su maletín y la nevera de gran tamaño

¿Sabes cuánto cuesta un riñón?

Sin escrúpulos y con dinero, nada.

Nosotros somos tan solo la araña.

jueves, 11 de noviembre de 2010

EL LIBRO

Esta mañana robé un libro en el centro comercial..

- ¿Pero qué hace, muchacho?- gritó una anciana dándose cuenta del hurto.

A esas alturas, la atención del vigilante ya había recaído sobre mí. Así que para intentar esquivarlo, salí huyendo y salté dentro de un gran armario cuyas puertas se abrieron ante mí como las puertas del cielo.

Dentro, en el hueco más profundo que ese armario de tres puertas ofrecía, una sensación de seguridad recubrió mi alma agitada y, con la mente ya serena, pensé que lo mejor sería esperar el tiempo prudencial para que en el exterior todo se calmara, pero esa sensación fue rota por unos sonidos y movimientos que hacían presagiar que el armario iba a ser trasladado.

Al cabo de un rato, los movimientos fueron sustituidos por una especie de desplazamiento. No había duda de que me encontraba en el interior de un armario que se encontraba en el interior de un camión con dirección totalmente desconocida. Como no sabía que hacer, vislumbré que lo mejor sería no hacer nada.

Pasados como unos treinta minutos que para mí fueron horas, volvieron los movimientos y los ruidos que acabaron cuando una voz femenina desde el exterior dijo algo así como:

- Sí, parece que ha quedado bien colocado.

La inquietud se hacia cada vez más grande en mí, pensar que si me descubrían dentro del armario no podría explicar las razones qué me habían llevado hasta allí, pensar y temer que la mujer muriera de un susto al encontrarse conmigo inesperadamente. Todos esos pensamientos se fraguaban en aquel oscuro rincón en el que me agazapé hasta que, de repente, se abrió la puerta central del armario y la luz me cegó. Cuando mis ojos se adaptaron de nuevo a la luz pude ver cómo una fina mano de dedos largos estaba colocando perchas con ropa femenina dentro del armario. Imploré con todo mi tesón que aquella mujer no abriera la tercera puerta del armario y me encontrara. En medio de mis suplicas, un hombre entró en el cuarto.

- Cariño, ya he llegado de trabajar- dijo una voz ronca, bastante masculina, como de persona corpulenta.

- Acaban de traer el armario y estaba colocando mis vestidos

- ¡ Ajam! Vamos a almorzar y después sigues colocándolos. ¿Te parece?...

- Vale, voy a calentar la comida- dijo la voz femenina mientras cerraba el armario.

El armario se volvió a quedar a oscuras y yo suspiré tranquilo, pero no sería por mucho tiempo, ya que el marido que aún estaba en el cuarto, se había quitado la chaqueta y abrió la puerta del armario en la que yo me encontraba para colocarla…

- ¿Pero qué coño hace usted aquí?…-grito entre asustado y sorprendido

Me quedé petrificado ante un tío que parecía medir dos metros desde el suelo del armario donde me hallaba agazapado. No fui capaz de profesar palabra ninguna lo que hizo que aquel hombre se pensara lo peor.

-Maldito cabrón, yo te MATO…¿Túuu? ¿Mi mujer? ¿En mi propia cama?.

- Nooooo, le juro que no es lo que pareee….-Antes de terminar la frase aquel hombre, tan grande como el armario, me había agarrado por las solapas de la camisa y me sacaba en volandas del armario.

Su mujer asustada por los ruidos regresó a la habitación desde la cual miraba atónita aquella situación, jurando y perjurando no conocerme.

Aquel hombre me dio tal paliza que me dejó hecho un cromo y perdí la consciencia, cuando me desperté estaba ingresado en un hospital desconocido con una pierna rota y varias fracturas, lejos de casa y sin que mis familiares supieran de mi paradero…

MORALEJA DE ESTE CUENTO:

El recuerdo que deja un libro es más importante que el libro mismo.

jueves, 4 de noviembre de 2010

IRONÍAS DE LA VIDA

Aún se siente culpable de cada cigarrillo que compartieron juntos.

La conoció una calurosa tarde de marzo cuando ella le pidió fuego y hoy ella ha muerto de un tumor: ¡el tabaco que les unió, les separa!

Cuando el médico les dijo que era cáncer, que ella debía dejar de fumar y mantenerse alejada del tabaco, él hizó la promesa de que no fumaría más.

Ahora, sin ella, esa promesa ya no tiene sentido.


Así que él vuelve al tabaco para que el tabaco le devuelva con ella
.

sábado, 30 de octubre de 2010

De la casualidad, la causalidad y la suerte


Últimamente estuve leyendo el libro de David Safier llamado “Maldito Karma” y un párrafo me llamo profundamente la atención y me hizo reflexionar. El párrafo dice así:

"Hay distintos tipos de casualidades: casualidades que se presentan como una catástrofe, pero luego se transforman en algo bueno; casualidades que se presentan como algo bueno y luego se convierten en catástrofe, y casualidades ante las que te quedas con la boca abierta durante mucho rato".

¿Pero qué es la casualidad? Para mí, casualidad es toda aquella combinación de circunstancias o situaciones que no se pueden prever ni evitar. Todo aquello que no depende de nosotros, aquello que no podemos controlar. Así la buena suerte dependería de tener casualidades favorables.
Es verdad que existen algunas situaciones que no podemos controlar, pero a todas ellas podemos reaccionar. Creo que es un error vivir esperando a tener “casualidades favorables” o “buena suerte”. Eso significa vivir de una manera pasiva.
Siempre he pensado que no hay nadie mejor que uno mismo para buscar su propia suerte. Con buscar tu propia suerte, me refiero a anticiparse, a colocarse en el sitio idóneo (buscar “estar en el momento y lugar adecuados”) e ir en busca de oportunidades.
¿Para qué vivir esperando casualidades pudiendo vivir buscando causalidades?

sábado, 23 de octubre de 2010

STRIKE NÚMERO UNO

Oliver- ¿Cuál fue el strike uno?
Emily- ¿Qué?
Oliver- Cuando estuvimos en Nueva York: Strike dos era que no tocaba la guitarra, strike tres que no te gustaba mi signo del zodiaco... pero, ¿cuál fue el strike uno?
Emily- El strike uno fue que yo di el primer paso.
Oliver- ¿Había fallado antes de conocerte? No puede haber strikes antes de salir al campo.


Film: A lot like love (El amor es lo que tiene)

viernes, 22 de octubre de 2010

CONDOLENCIO, BUSCADOR DE SILENCIO


Las paredes le hablaban a Condolencio y, a veces, le contaban cosas que no quería saber, como por ejemplo: La fantástica vida sexual de sus vecinos recién casados a los que el matrimonio parecía no haberle afectado en su relación -¡Ya les llegaría la hora!-, o que el hijo adolescente de los vecinos de abajo había adquirido una guitarra eléctrica la cual tocaba día sí y día también. Las pareces eran delgadas, tan finas, que las flatulencias de su vecino de al lado, Don Ventoso, hacían temblar los cimientos del piso y, a veces, Condolencio se despertaba en mitad de la noche al escuchar a la vecina de arriba, Doña Píscala, orinar como si fuera una vaca en mitad de la noche. Al principio pensaba que ese caudal era más propio de su señor marido que al orinar de pie debía hacer más ruido, Condolencio casi se mea encima al descubrir que era viuda.
Y es que Condolencio, gracias a sus vecinos, era como Madrid: ¡No dormía nunca!.
Así su carácter afable se irritó cada vez más por los ladridos de perro, por la tele alta a altas horas de la madrugada, por el batir huevos cada mañana temprano para hacer tortillas, por los despertadores ajenos e, incluso, por el suyo propio.
Empachado de tanto ruido decidió partir a un entorno más rural, una casita en medio del campo- pensaba que en el campo podría disfrutar del más rotundo silencio, pero la triste realidad era que cambiaba unos ruidos o sonidos por otros- Así las paredes de su casa rural le hablaban y le contaban que las termitas hacían crujir la madera por la noche o los pájaros cantaban día sí y día también. Las paredes eran delgadas, tan finas, que los días que silbaba fuerte viento temblaban los cimientos de la casa y, a veces, Condolencio se despertaba en mitad de la noche al escuchar el caudal del arroyo. Al principio pensaba que ese caudal era más propio de Doña Píscala que al orinar como una vaca hacía mucho ruido, Condolencio casi se mea encima al descubrir que ya no estaba en su pisito en la ciudad.
Y es que Condolencio, gracias al campo, seguía siendo como Madrid: ¡No dormía nunca!
Así su carácter afable se irritaba cada vez más por los ladridos de perro, por las ranas croando a altas horas de la madrugada, por el cri-cri de los grillos en la mañana temprano, por el canto de gallos ajenos e, incluso, por el del suyo propio.
Empachado de tanto ruido decidió partir hacia el cementerio, un cómodo ataúd dentro de una tumba con una bonita lápida de mármol- pensaba que muriéndose podría disfrutar del más rotundo silencio, pero la triste realidad era que cambiaba unos ruidos o sonidos por otros.

lunes, 18 de octubre de 2010

El eco de mi carta

Te escribiría un mensaje de amor con caricias envueltas en tinta, miradas escondidas en silencios y un beso tras cada palabra.
Una carta cargada de sentimientos y pasiones que queden anclados para siempre en papel de manera que nunca se los lleve el viento, de tal manera que no los marchite el paso del tiempo.
Escribirte “te quiero” para que el eco resuene a través de los años y nunca sucumba a tu olvido…
Un "te quiero"
que te arrope en las noches de soledad y frío.
Un "te quiero"
que enjugue tus lagrimas,
Un "te quiero"
que le quite un poco de peso a tus cargas,
Un "te quiero"
que cogiéndote de la mano siempre te acompañe
Un "te quiero",
"Te quiero",
"Te quiero"


jueves, 14 de octubre de 2010

Quien se va sin ser echado, vuelve sin ser llamado

Carlo, el que había sido mi novio durante casi tres años, entró en la cafetería acompañado de una joven muchacha de melena corta que dejaba ver su largo y esbelto cuello. Nuestra relación había terminado meses antes, el día en el que, tras una fuerte discusión, él hizo sus maletas y se marchó de mi apartamento. Normalmente era yo quien lo buscaba para hablar y hacer las paces, pero en aquella ocasión me armé de orgullo y no descolgué el teléfono. Así que esa fue la última vez que lo vi.
Desde aquel día había hecho todo lo posible para olvidarlo y había conseguido dejar de amarlo, pero verlo con aquella chica hacía que un extraño sentimiento se paseara por todo mi cuerpo y yo no quería sentir ni un ápice de aquella emoción recorriéndome porque, en el fondo, significaba ser aún vulnerable.
Ambos nos vimos en la cafetería, pero no hubo saludos, ni acercamientos, ni palabras, tan solo una larga mirada fija y sostenida.
Cuando mis amigos y yo terminamos nuestros cafés, nos fuimos.

Días más tarde estando en mi apartamento llamaron a la puerta. Era un inesperado Carlo.

- Necesito hablar contigo- me dijo.

De manera casi automática, sin pensarlo, le dejé pasar. Carlo venia a recobrar nuestra relación porque- según decía- me echaba mucho de menos, no había podido olvidarme y, desde que me había visto en la cafetería, no me podía sacar de la cabeza.
Era absurdo-pensé- porque, aunque estaba escuchando todo lo que había deseado oír desde que se marchó, aquellas palabras de amor no me conmovían, tan solo remarcaban y me hacia recordar fortísimamente su abandono. Era como si con cada palabra que él pronunciaba, se alejara un paso de mí.

Así que le dijé adiós, dejándole que se alejara para siempre.

jueves, 7 de octubre de 2010

CUENTOS PARA VACAS. PACO, EL HUEVO FRITO de TONO

Hoy he encontrado en la biblioteca una antología de Antonio Lara de Gavilán, conocido por el pseudónimo de Tono, que fue un humorista, dibujante y escritor español perteneciente a la generación del 27 o más exactamente a la llamada la “Otra generación del 27”.
Es conocido por su humor gráfico, cuentos, viñetas y como autor teatral. Podemos observar que sus comedias tienen un cierto toque astracanesco, ultraísta y surrealista, con una fuerte tendencia a la subversión lingüística.
De entre todos los cuentos que he leído de este autor, me gustaría compartir con vosotros uno de mis favoritos, un cuento con el que se me saltaron las lágrimas de tal manera que casi tengo que llamar a un fontanero.

(El genial Tono en una de sus autocaricaturas.)
El cuento es el siguiente:

CUENTOS PARA VACAS. PACO, EL HUEVO FRITO

PACO era un huevo frito muy desgraciado. Desde pequeñito la desgracia le había acompañado. Toda su ilusión fue la de llegar algún día a ser huevo “a la emperatriz”, pero las necesidades de la vida le habían obligado a ser huevo frito para poder vivir.
Paco estaba locamente enamorado de un filete con patatas muy guapo que vivía en su misma casa.
-Tú me quieres por las patatas-decía el filete, que era un tío egoísta.
-Aunque no tuvieras ni una sola patata, te querría-decía Paco, el huevo frito, poniéndose triste.
Paco iba todas las tardes al Retiro y se sentaba en un banco a pensar en su filete de su vida. Tenía un retrato del filete dedicado, pero con una dedicatoria muy fría.
En el mismo banco se sentaba muchas tardes un filete con tomate que le hacía cucamonas, pero él le miraba con la misma indiferencia con que se mira a una morcilla.
Un día se enteró de que su filete de su vida se había casado con un lenguado al horno y que los dos juntos se habían ido a vivir a un pisito muy mono de la calle Pardiñas.
Pasó el tiempo.
Más tarde sipo que el lenguado al horno se había gastado todas las patatas con otros filetes de la calle y que después había abandonado a su filete de su vida, dejándole en la miseria y con dos huesecitos, fruto del matrimonio.
El pobre filete tuvo que dedicarse a coser para fuera, para malvivir.
- ¡Ah, tío cochino!-dijo el pobre Paco arrancándose mechones de yema en su desesperación. Y el pobre huevo frito, que había ganado mucho dinero en un negocio de compra y venta de camas usadas, se lo gastó todo en comprar patatas para su querido filete de su vida y el resto lo dedicó a meter a los huesecitos en un colegio para que aprendieran el francés.
Moraleja:
El que a buen árbol se arrima, pierde el pan y pierde el perro.

viernes, 1 de octubre de 2010

El corazón tiene razones que la razón no entiende


¡¡¡ TE ODIO!!! – Le grité como una loca desenfrenada dándole con las puertas en las narices y cerré mis puños con tantas fuerzas que mis uñas se clavaron en las palmas de mis manos. Mis espaldas comenzaron a deslizarse por la puerta de la habitación hasta que mi trasero tocó el suelo donde me desmorone. Mis lágrimas comenzaron a correr con fluidez por mis mejillas porque, en el fondo, sabía que me engañaba a mi misma: No lo odiaba, era amor camuflado bajo el dolor, lágrimas producidas por la impotencia de saber que no se merecía que lo amara y, pese a todo, lo seguía amando.

lunes, 27 de septiembre de 2010

MATERNAL INSTINCT

- Me he mordido las uñas y no he perdido ni un solo gramo durante la semana. Además muchas de mis conocidas van a tener hijos próximamente, mientras yo no tengo ni una relación estable que presentar a la familia, ni un simple rollo que me aporte ilusión, ni tan si quiera un follamigo que me alegre la cama en las frías noches de invierno.
¡¡Estoy jodida!! ¡Me estoy convirtiendo en la perfecta candidata para interpretar a la Bridjet Jones española!. No exagero, te lo digo completamente en serio- le digo por el auricular del teléfono inalámbrico- De hecho, el otro día iba por la calle, vi a un recién nacido en brazos de su madre y me entraron una enormes ganas de llorar...
- ¿Tan feo era el pobre? – Dice la cabrona de Marga que siempre tiene un comentario que me haga soltar una gran risotada en mitad de mi plena paranoia.

- El caso- le digo retomando el tema- es que cuando lo vi me dio el rollo maternal...

- ¿El rollo maternal?- Me interrumpe Marga- Esta explicación no me la pierdo…

- Sí, el rollo maternal. Esa criatura era tan chiquitita, regordeta e indefensa que hizo aflorar mi lado más tierno. Se me caía la baba. Me hizo pensar en querer ser madre. Traer un ser que ha sido concebido en lo más profundo de tus entrañas para mimarlo, criarlo y darle todo el amor del mundo…Tiene que ser tan bonito tener un ser al que enseñarle el mundo desde cero y con el que compartir todas tus experiencias y conocimientos.

Marga comienza a tararear con el ritmo de the Cranberries
y se arranca a cantar:

And the thing that gets to me
Is you'll never really see
And the thing that freaks me out
Is I'll always be in doubt

The maternal, the maternal, the maternal instinct to me.
It's the maternal, the maternal, the maternal instinct to me
It's the maternal, the maternal, the maternal instict to me-

- Puaaaaaaaaaaaaja- Marga y yo soltamos una enorme carcajada.

-Venga Cris- dice intentando dejar de reírse- sabes de sobra que estás idealizando lo que es traer un hijo al mundo. Traer un crío al mundo es una gran responsabilidad. Una vez que nace, ya te puedes olvidar de tu vida tal y como la conocías. A partir de este momento sabes que te tienes que brindar y sacrificar. Ya nada será lo mismo: pensarás, sentirás y vivirás por y para él. Tú vida quedará completamente ligada, vinculada, casi orbitada alrededor de su mundo.

- Ay Marga, pero era tan bonito...

viernes, 17 de septiembre de 2010

UN MOTIVO PARA VIVIR


A veces el reloj avanza lentamente y se llena de solitarias horas cuando mi propia existencia se me muestra vacía, sin sentido y monótona.
A veces comienzo a odiar las tardes de domingo en los que la semana parece agonizar a punto de morirse en mitad de la más tediosa tranquilidad o cuando el principio de semana se me presenta como una gran cuesta arriba.
Odiar aquellos días que se hacen tan iguales los unos a los otros que no pueden ser distinguidos.
Esos días grises que no destacan por grandes alegrías o grandes tristezas.
Odio observar que mi vida de la cual albergaba grande expectativas no es lo que quería que hubiese sido.
Odio cuando mi vida se convierte en una gran rutina y sé que nada, ni nadie va a venir a rescatarme de ella.
A veces odio odiar.

La vida es dura.
La vida es complicada.

A veces paso mucho tiempo enemistada con ella, tanto que ni siquiera soy consciente. Por eso tengo un método para hacer las paces con ella:

Pensar que quizás hoy sea mi último día en ella.

miércoles, 25 de agosto de 2010

Segundas oportunidades

Raúl Di Pathiesi era su actor favorito desde hacía bastante tiempo. Ella había seguido su carrera cinematográfica, conocía todas y cada una de sus entrevistas y todos los fragmentos escritos sobre él, le admiraba y deseaba conocerlo en persona. Así que cuando escuchó que el actor estrenaba una obra teatral de función única y exclusiva en la capital española, decidió comprar una entrada en la primera fila para hacer realidad el sueño de conocerle, tenerlo cerca y verle actuar.
Solo había un inconveniente y es que el pueblo en el que ella vivía se encontraba situado a doscientos kilómetros de la capital. Por ese motivo, había organizado y calculado hasta el más mínimo detalle de aquel viaje. Por ejemplo, planeó que tomaría una carretera secundaria para evitar todo riesgo de atascos y aglomeraciones de tráfico y decidió salir de casa con tiempo más que suficiente para garantizar su llegada.
El gran día llegó, tomó su coche y, cuando había recorrido la mitad de su trayecto, escuchó un sonido procedente del motor, pero ella no le prestó demasiada importancia y prosiguió su camino. Al cabo de un buen rato, una cortina de humo negro comenzó a salir de la parte delantera del vehículo.
- Joder, no puede ser- dijo parando el coche para echar un vistazo. El motor desprendía un fortísimo calor, pero ella que no entendía de mecánica y estaba impaciente, se subió nuevamente en el coche y continuo conduciendo hasta que:
- BOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOM !!! – Se escuchó un gran estallido, el coche comenzó a desacelerar gradualmente hasta que quedó parado por completo.
- ¡¡¡ Maldita chatarra !!!- gritó enfurecida mientras golpeaba la rueda delantera. El coche le había dejado tirada en medio de la cuneta de una carretera secundaria por la cual no pasaba ni un alma.
- No pasa nada, esto tiene solución- se dijó en voz alta y pausada para calmar sus nervios y, sacando los papeles del coche, buscó el número de teléfono de la compañía de seguros.
- Solo basta una llamada para que aparezca la grúa y me traigan el coche de sustitución- pensó tranquilizándose.
- Mierdaaaaaa, no hay cobertura !!!- gritó al observar su móvil. Estaba perdida. La gasolinera más cercana estaba lejos. Así que no le quedaba más opción que esperar a que alguien pasara:

¡ Adiós a su sueño de ver a Raúl de cerca!

Estuvo esperando más de una hora, cuando a lo lejos en el horizonte vió aparecer lo que parecía una moto. Se acercó a la carretera e hizó gestos para llamar la atención del motorista.
- Hola. ¿Le puedo ayudar?- Le dijó el muchacho sin quitarse el casco desde los lomos de su moto.
- Si, vera, el motor se ha estropeado y creo que no tiene solución. He intentado llamar, pero mi móvil no tiene cobertura...
El motorista se sacó su móvil del bolsillo trasero del pantalón, se lo iba a ofrecer, pero desistió al darse cuenta de que su móvil tampoco tenía cobertura- Si quiere, puedo acercarla a la gasolinera más cercana. Súbase- le dijó.
- Si, por favor, le estaría muy agradecida- dijó tomando el casco que le ofreció el motorista.
El camino fue largo y comenzaron a charlar.
- ¿A dónde se dirigía?- Le preguntó el motorista.
-Iba a ver a mi actor favorito, Raúl Di Pathiesi, al Teatro Ateneo en la capital, me hacía mucha ilusión puesto que lo admiro profundamente, pero ya me será imposible cumplir mi sueño- Dijó bastante desanimada.
- No se preocupe seguro que llega otra ocasión en el que le pueda conocer- comentó el motorista intentando consolarla.
-¡¡Que va!!. Estoy totalmente segura de que he perdido la oportunidad. Esta actuación era única, solo se producirá esta noche, es como un tren que solo pasa una vez y yo lo acabo de perder- dijó aún más afligida y entonces apareció a lo lejos la gasolinera cortando la conversación.

Ella no sabía cómo agradecer al motorista que se hubiera desviado tanto de su camino para acercarla a aquel sitio, intento darle algo de dinero, pero él se negó…
- Bueno, entonces déjeme que le invite a cenar en el restaurante de la gasolinera- le dijó.
- Hoy no puedo porque tengo prisa, ya que debo entrar a trabajar dentro de un rato- le comentó el motorista abriendo la visera del casco- Le propongó una cosa: Quedemos para cenar mañana. Yo iré encantado a donde usted me proponga.
- Está bien. Pues entonces queda usted invitado a cenar en mi casa mañana a las nueve- Y sacando un bolígrafo, le apuntó su dirección en una hoja de su agenda y se la dió
- Muchas gracias, entonces mañana nos veremos a esa hora- bajó la visera de su casco, aceleró y se marchó.

Tras llamar por teléfono y averiguar la grúa y como llegar hasta casa, se dió cuenta de que no le había visto la cara al motorista y recordó con tristeza lo que habían hablado observando la entrada de teatro. ¡Qué desilusión! Ojalá pasará pronto aquel dichoso día.

El día siguiente llego y preparó una estupenda cena. A las nueve en punto llamaron a su puerta. Tras ella, estaba el motorista con un gran ramo de rosas que le tapaba su rostro. Cuando bajo el ramo casi le da un patatús. No se lo podía creer, era él:
RAÚL DI PATHIESI, su actor favorito al cual tanto admiraba.
Por un momento le faltó la respiración.
Se acercó a ella para darle dos besos y el ramo y le dijó- Ves, en esta vida siempre hay segundas oportunidades para llevar a cabo lo que soñamos.

martes, 17 de agosto de 2010

Móviles: ¡¡ Que Dios te pille confesao, si caes en la tentación de pasarte a contrato !!


Todos sabemos que el diablo tiene múltiples formas y nombres. En España, se le conoce como:

Movistar, Orange o Vodafone.

Estos hijos de Belcebú, venidos desde los mismísimos infiernos, se te presentan tentándote con móviles de última generación a cambio de que tu alma permanezca con ellos durante 18 meses…
Una se hace la fuerte y resiste agarrándose a su móvil ladrillo de prepago, hasta que el día menos pensado el móvil ladrillo te abandona como el desodorante y pasa a mejor vida tras quedársele la pantalla en blanco…Cuando el móvil ladrillo se va deja un gran vacío en el corazón y, sobre todo, un gran vacío en el bolso o bolsillo. Por ese motivo, en esos momentos de dependencia y desasosiego del alma, una no puede resistirse y cae en la tentación firmando un contrato o pacto para llevarse a casa un nuevo móvil. Una piensa: ¡Joder! Seguro que si el diablo hubiera tentado a Jesús en el desierto con este tipo de tecnologías también habría caído, aunque solo fuera para vacilar a sus doce discípulos de móvil nuevo, porque todos sabemos que tener móvil nuevo significa: VACILAR...
Imagínate a Jesús llegando a la Santa Cena, sacando el móvil del bolsillo de su túnica y colocándolo en lo alto de la mesa a la vista de todos como el que no quiere la cosa…
Y los discípulos exclamando al verlo: ¡¡¡ Diooooooooooooos !!!,¿Este móvil es tuyo?
Y Jesús: Ya lo sabéis, no sé cuantas veces voy a tener que explicároslo: Es mío, de mi padre y del espíritu santo...
Y los discípulos: Vaya pasada de móvil !!!
Y Jesús: SI, ya me conocéis, me gustan las cosas sencillas, es un móvil normalucho: Pantalla táctil, acceso a redes sociales, youtube e internet, bluetooth, cámara de 8 Megapixeles, GPS integrado, 3 GB de memoria interna, 150 canales de televisión-radio y sensor de movimiento.
Y los discípulos: ¡¡ Señor, este móvil es la hostia!! ¿Cómo lo has conseguido?
Y Dios: Hice un pacto de 18 meses de permanencia con el diablo…
Y Judas, muerto de la envidia, diciéndole: Tampoco es para tanto, total si a ti te van a crucificar pasao mañana…como podéis ver hasta Judas vacilaba del móvil, de móvil del crimen de vender a Jesucristo a cambio de 30 monedas de plata...Y es que todos cuando tenemos móvil nuevo vacilamos con él, aunque la novedad se pase pronto y pronto llegue algunos inconvenientes, como por ejemplo:
Incompatibilidad de compañías. Normalmente eso se descubre cuando llega a tu casa la primera factura que es como muy gorda y piensas: Bahh, será publicidad, pero no: Es una factura de 200 eurazos con una lista de teléfonos más larga que la lista de Schindler y los culpable son los móviles de otras compañías. En esos momentos, la única solución es llegar a tu novio y decirle: Cariño, o cambias de compañía telefónica o mejor terminamos la relación porque yo tengo un contrato de permanencia de 18 meses y somos incompatibles. ¡Cuántas relaciones se han roto por esta causa!

Además cuando uno tiene móvil pertenece a un selecto grupo de personas con un lenguaje nuevo: El lenguaje de los mensajes o “sms” en el que uno puede tener tantas faltas de ortografía como sean necesarias y usar las abreviaturas más raras jamás conocidas. Si nosotros un día cualquiera intentáramos hablar como escribimos los sms, las demás personas creerían que hablamos arameo o en cualquier lengua muerta extraña…De hecho, un día hice la prueba y mis padres se creyeron que estaba poseída por el demonio…

En fin, por este tipo de cosas uno percibe como Satanás usa como pseudónimos los nombres de las compañías de telefonía móvil para ganar almas… Así que espero que Dios te pille confesao, si caes en la tentación de pasarte a contrato.

sábado, 7 de agosto de 2010

El amor es un "jodioporculo"


El amor es un “jodioporculo” cuánto más lo buscas menos lo encuentras. Eso sí, solo necesitas no querer encontrártelo para que el muy cabrón vaya a llamar a tu puerta.

lunes, 2 de agosto de 2010

Si Walt Disney levantara la cabeza

Siempre me ha sorprendido la leyenda de Walt Disney, aquella que habla de que el señor Disney está criogenizado esperando la llegada del descubrimiento que le traiga de nuevo a la vida, pero imaginad que ese gran día llega dentro de dos mil o tres mil años y el querido Walt sale de su infinito sueño. ¿Acaso no sería un shock?
Si, a la generación de nuestros abuelos, ya les cuesta adaptarse a las tecnologías (ordenadores, internet, móviles) o programar un simple video, imagínense al pobre Disney asimilando los conocimientos descubiertos durante esos dos mil o tres mil años. Walt Disney se sentiría desfasado, descatalogado como un hombre de otro tiempo. Probablemente los científicos lo usarían para conocer y reconstruir la historia y, pese a todo, ¿alquien lo comprendería?. ¿Acaso nosotros entendemos el derecho de pernada usado en la Edad Media? ¿Podemos asimilar los matrimonios concertados y pactados de otras épocas o las batallas campales cuerpo a cuerpo en las cuales fallecian miles de soldados? ¿Podrá comprendernos a nosotros la gente del futuro? Supongo que no, supongo que Walt Disney sería además un imcomprendido.
Todos sus recuerdos estarían vinculado a un mundo pasado. No cabe duda de que en dos mil o tres mil años el mundo, la sociedad, la mentalidad de sus gentes y tropecientas cosas más habrían cambiado. El mundo, tal y como él lo concebiera, ya no sería el mismo y , lo peor de todo, todas aquellas personas con las cuales lo compartió dejaron de existir quedando atrás en el tiempo y, seguramente, siendo sepultadas por el olvido.
Lo único que habría perdurado sería su obra, sus cuentos, sus historias imaginarias y ficciones animadas. Una obra que habría hecho su nombre inmortal, pero que superaría a su persona física.
Ojalá que Walt Disney goce de un largo y tendido sueño como el de la "bella durmiente" y nunca le den un beso que lo despierte de su letargo a esa cruda realidad porque, pobre de él, si levanta la cabeza.

Un guiño desde Generación.net

Esta noche me han guiñado un ojo. Este blog ha sido referido junto a otros que hablaban sobre el Surrealismo en un artículo en Generación.net en el apartado de Cronicas de Blogs. El título de este artículo se llama "El Sueño Surrealista" (haz click para ver el artículo) y hace referencia a un antiguo post publicado por mí llamado "los surrealistas y sus frases". El Sueño Surrealista de Generación.net dice así:

Con un lápiz surrealista…

… desde un Kush! un sillón a 30.000 metros para ver México Esquizofrénico:

Qué mañana más rara, especialmente la segunda parte que me ha parecido hasta surrealista, claro que quizá para las personas que han coincidido conmigo en esos momentos todo haya sido de lo más normal… ¡En fin!
• Ausencia de sensaciones autorreferenciales.
• Ausencia de ideas preocupantes.
• Estado de ánimo bajo.
• Medicación 12mg invega.

Sueños locos, quemados graciosos, poemas sinceros… deleitarse (en esta palabra está el vínculo a mi blog) casualmente con sus frases. Vivir, vivir la vida con los cincos sentidos.(es una de mis frases usadas en el perfil de bienvenida)

El test de la niña de las naranjas (awixumayita).

Ideales! Clases aplicadas, miradas parecidas, como una carta a un buzón.

Más raro que Russell. Más de vez que de en cuando Murcia (nos) la pone tiesa.
----------------------------------------------------------------------

Muchas gracias a Generación.net por ese guiño. Ha sido como tener un bonito sueño surrealista.

miércoles, 28 de julio de 2010

BULLYING

- Eres un cerdo bastardo y miserable. Grita, grita como un estúpido y gordo cerdo- dice Michael, el cabecilla del grupo, arrinconándole en la esquina del cuarto de baño junto a su pandilla de camaradas que le ríen y siguen las gracias.

Hoy, Oscar, no ha podido escapar de ellos- Oink, oink, oink - chilla aterrorizado sin tener el suficiente valor para hacerles frente.

- Nenaza, eres una tremenda nenaza. Los cerdos van al matadero…

Se resigna esperando los golpes, sabe que hoy toca paliza, no tiene escapatoria.
Al regresa a casa mira su ropa rasgada e intenta esconder los moratones de su brazo, pero lo que más le duele es su ego. Está cansando de que siempre sea la misma historia, de que nunca nadie le ayude a solventarla.
- Les odio, les odio con toda mi alma- Dice soltando con ira la mochila sobre la cama- Ojalá estuvieran todos muertos…
El tiempo antes de ir al colegio siempre se hace insoportable. Se siente indefenso, expectante de la llegada de la hora del recreo en la cual se encuentra con ellos. Hoy se ha despertado solo, sus padres están de viaje. Por eso ha decidido ser valiente y coger el arma que su padre guarda en el armario. Hoy va a demostrar que no es ninguna nenaza.

Toca la alarma que anuncia recreo. Esta nervioso, pero le tranquiliza acariciar el mango de la pistola que sobresale de su pantalón, pero que está bien escondido por la sudadera.
- Ahí está el cerdo- le grita Michael desde el otro lado del pasillo. Vienen tras de él como perros falderos, Henry, Marc y Ben. La persecución siempre termina en el interior del aseo. A Oscar le tiemblan las manos. Michael y su grupo se aseguran de que están solos en los aseos y cierran la puerta.
- ¿No tienes escapatoria cerdo?- Grita Michael.
Oscar saca la pistola y empuñándola se hace el silencio.
- ¿Nenaza?. ¿Ahora quién es la nenaza?- Chilla Oscar lleno de furia- Los cerdos van al matadero- Y apuntando ejecuta un disparo limpio.

Oscar cae al suelo. De su cabeza brota un manantial de sangre.

martes, 27 de julio de 2010

Los surrealistas y sus frases

Esta tarde estaba estudiando en la biblioteca cuando he observado un libro de arte. En su interior, me he podido deleitar con las siguientes frases:

"Cristobal Colon debería haber salido a descubrir América con un barco cargado de locos".
André Breton
"El payaso no soy yo, sino esa sociedad tan monstruosamente cínica e inconscientemente ingenua que interpreta un papel de seria para disfrazar su locura."
Salvador Dalí


"Un pintor se pierde cuando se encuentra a sí mismo"
Max Ernst



"La libertad no se concede, uno tiene que tomársela"

Pinto las cosas
como las pienso,
no como las veo.
Pablo Picasso

"Si solo existiera una verdad sería imposible pintar cien cuadros sobre el mismo tema"
Pablo Picasso


lunes, 26 de julio de 2010

MORDERME LAS UÑAS

Mucha gente cuando voy por la calle me pregunta:
- ¿Has sufrido una amputación?
- No es que me muerdo las uñas...

Sí, tengo la odiosa manía de mordérmelas. De hecho, cuando estoy nerviosa, me posee un ansia viva que me impulsa a morderme tanto las uñas y los padrastros que hay veces en las que me he llegado a los codos.
Y una vida sin uñas se complican. Por ejemplo, cuando tienes que rascar a alguien, la cosa se pone difícil. ¿Por qué? Porque cuando rascas sin uñas, das con las yemas carnosas de los dedos y más que rascar parece que estás frotando la espaldas a ritmo de “dar cera, pulir cera”. De hecho, se han dado casos en los que gente rascada por personas sin uñas brillaban más que un gusiluz colgado de las luces de un prostíbulo de carretera…Y eso no es digno. Una persona que brilla de esa manera no puede vivir tranquila: ¡¡¡ que las adolescentes que siguen Crepúsculo le confunde con un vampiro!!!
Otro claro ejemplo de que vivir sin uñas trae problemas es cuando intentas abrir una lata de refresco y, en esos momentos, se produce una lucha encarnizada entre los dedos y la anilla. Hay gente que ha llegado a morir deshidratada.
Por ese motivo, he intentado todo para dejar de morderme las uñas. Por ejemplo, comprarme un líquido de sabor extraordinariamente amargo que venden en las farmacias para dejar de mordérmelas al notar el sabor….

-¿Y tuvo efecto?- os preguntaréis.
- Sí, si que tuvo: casi muero intoxicada.

En ese momento comprobé que las uñas son pequeñitas, pero matonas. Así que, en mi caso, lo mejor para dejar de mordérmelas será el autocontrol, la fuerza de voluntad y esperar a que los brazos me crezcan de nuevo.

sábado, 24 de julio de 2010

Los jardines cifrados

"Los grandes cuadros siempre lindan con lo siniestro. Nos invintan a su reino atemporal, olímpico, y luego nos escupen como si fueramos bocados amargos, nos devuelven a nuestro mundo miserable"


Aquella mañana el Prado estaba insólitamente desierto. Tal vez fuera eso lo que me decidió a dar una vuelta por las salas de los pintores flamencos. No había vuelto a visitarlas desde aquel día, hacía ya más de cuatro años, en las que las había recorrido lentamente con Nora, saboreando esa tibia sensación de atemporalidad que solo las sala vacía y silenciosa de un museo o una biblioteca puede transmitir.
Tal vez supiera ya, mientras contemplábamos cogidos de la mano las meticulosas alegorías de Bruegel o el Bosco, que estaba a punto de perderla. Pero ante aquellas escenas ensímismadas, aquellas ventanas a una eternidad hecha instantes plenos y autosuficientes, tuve la sensación de que Nora y yo éramos tan inseparables como los amantes que, en el panel central de El Jardin de las Delicias, se abrazaban para siempre dentro de una flor-burbuja que los aísla y los protege del mundo.
Nuestra burbuja, sin embargo, estallaría bien pronto, sin ruído, como una pompa de jabón, dejándonos desnudos y a la intemperie. Por los menos a mí...
Sentí un intenso fogonazo de angustia y frustración. Por un momento me parecio terriblemente injusto que ella no estuviera allí, que aquella confluencia de circunstancias internas y externas no convocara su presencia, que aquel dolor que había sobrevivido tanto tiempo no tuviera ninguna respuesta, ni siquiera en mí mismo. Cerrar los ojos un instante, como un lento parpadeo: esa fue la única consecuencia física, la única manifestación perceptible de un dolor que un día pensé que me había destruido. Y que tal vez lo hubiera hecho, hasta el punto de que ni siquiera me daba cuenta...
Cuando reabrí los ojos me sobresalté al descubrir que había alguien junto a mí, alguien a quien no había oído acercarse. Era un hombre alto y fornido, de unos cincuenta años, de mirada penetrante y facciones afiladas. Me sorprendió su notable parecido con mi amigo F.: el mismo pelo revuelto entre rubio y pelirojo, la misma barba rala, aproximadamente la misma estatura...Llevaba una larga gabardina blanca y una bufanda negra alrededor del cuello, y se apoyaba en un recio bastón.
- A mí me ocurre lo mismo- dijo en voz baja, como si estuviera confiándome un secreto- Hay cuadros que no me dejan mirar fijamente.


Carlo Frabetti, Los jardines cifrados

miércoles, 21 de julio de 2010

Monólogo de las almohadas

Si nos paramos a pensar las almohadas son como amigas suaves, blanditas y cercanas: nos acostamos y levantamos junto a ellas, conocen nuestros sueños más íntimos y cuando algo nos preocupa consultamos nuestros problemas e inquietudes con ellas. Una almohada es de ese tipo de amistades que se adaptan a uno y, con una amiga así, cómo no vas a sentir ganas de abrazarte y pasar largas horas a su lado…Yo creo que ese es uno de los motivos principales por el cual todas las noches nos reunimos junto a ellas.
Y, claro, el roce hace el cariño, ya sabemos que de la amistad al amor hay un camino corto y cuando menos nos queremos dar cuenta nosotros babeamos por ellas y ellas sabiéndose deseadas se humedecen.
Pero en toda relación hay una parte oscura: ¿Os acordáis de cuando eráis niños?
¿Qué pasa con los dientes de leche y las almohadas? Muchos de vosotros habéis vivido engañados durante años, os hicieron creer que cuando se os caían vuestros primeros dientes, al meterlos debajo de las almohadas se transformaba por arte de magia en unas cuantas monedas. ¿Pero que sabemos acerca de esto? Nuestros padres nos dijeron que se trataba de un ratoncito llamado Pérez o del hada de la almohada. Cuando crecí, comencé a atar cabos y lo comprendí: El ratoncito Pérez o el hada de los dientes no existen. Es una mafia, una tapadera para ocultar los oscuros negocios entre las almohadas y nuestros padres. Si amigos, traficaban con nuestros pequeños dientes de marfil a cambio de dinero y nos daban una parte para silenciarnos.
Y, claro, uno crece, se hace grande y fuerte, pero la almohada sigue haciéndote todo tipo de favores. Por ejemplo, siempre mantienen un lado fresquito en verano para que cuando sintamos calor o estemos empapados en sudor le demos la vuelta y gocemos de una cara más agradable o a veces, en invierno, las almohadas de nuestra casa incuban nuestros pijamas para ofrecérnoslos calentitos. Al contrario que las almohadas de los hoteles que nos esperan con una chocolatina sobre ellas para ganarse nuestra confianza o quizá sea para joder nuestra dentadura de adultos con las que ya no pueden hacer negocio y ganarse una pasta gansa en el mercado negro de marfil. Y aunque una chocolatina nunca amarga a nadie, hay que reconocer que es un comportamiento un poquito cabrón poner chocolatinas sobre las almohadas de las habitaciones individuales sabiendo que el chocolate es un gran afrodisiaco, es como incitarte a tener sexo sabiendo que no tienes con quien disfrutarlo.
Por esa regla de tres en las habitaciones doble y compartidas, las almohadas deberían recibirnos con un condón sobre ellas porque no hay mejor afrodisiaco que el sexo y un buen polvo tampoco amarga a nadie.
Lo que ocurre es que las almohadas se sienten celosas y por esa razón no tienen tales recibimientos cuando vamos acompañados, es más a veces a la almohada de algunos hoteles le da por putearnos al máximo cuando queremos compartirla con alguien. ¿Por qué? Porque ellas quieren que nos peleemos, saben que el tamaño sí que importa y lo usan a su favor siendo lo suficientemente grande para dar el pego y aparentar que puede ser cómodamente compartidas, pero teniendo los centímetros necesarios de menos para que te pases toda la maldita noche peleándote con tu pareja por su culpa…Nuestra venganza ha sido crear las peleas de almohadas en las cuales las destripamos, pero eso se debe a que las conocemos y tenemos la seguridad de que sus vísceras son sedosas plumas o, sin son de baja clase, blandas espumas. ¿Os imagináis que estuvieran rellenas de carne picada con tomate? Nadie se atrevería a pelearse con una almohada así, además dormir apoyando la cabeza sobre ellas sería como dormir sobre un inmenso canelón.
Menos mal que, en el fondo, estas peleas son pasajeras y las almohadas son como una madre preocupada por proporcionar confort y descanso. Por eso cuando miréis a una almohada a los ojos, pensad en ella como esas grandes compañeras que, noche tras noche, nos acompañan con gran ternura sosteniendo nuestra cabeza en su regazo.

lunes, 19 de julio de 2010

...Transeúnte...

Estaba en la sala de urgencias de un hospital. Una sala llena de enfermos encamados, enfermeras que cuidaban de ellos, médicos que iban de un lado para otro y todo tipo de materiales, medicamentos y aparatos contenidos en mesas. La sala llena de personas, de movimientos y ruidos me tenía ensimismada hasta que me sobrecogí al sentí como alguien me agarraba fortísimamente la mano. Al girarme comprobé que la persona que me sujetaba era un enfermo de una cama cercana, un completo desconocido el cual tenía una gran herida y cuya pierna se alzaba vendada. Éste me pidió un vaso de agua.
Salí de aquella sala a una habitación contigua donde se hallaba un bidón del cual tomé un vaso de plástico que llené de agua y, cuando regresé a la sala, me la encontré absolutamente vacía. La misma habitación pero sin camas, sin enfermos, sin enfermeras, ni médicos, ni nada. Solo suelo, paredes, techo y ventanas. Un escalofrío recorrió mi cuerpo desde la coronilla hasta el dedo meñique del pie y escapé de allí asustada, sin asimilar como todo aquello había desaparecido ante mis ojos como si se tratara de un espejismo. Apresurándome todo lo posible y aún con el vaso de agua en la mano, salí a la calle tropezándome con un transeúnte que resultó ser el mismo enfermo.

- ¿Cómo es posible?- Le pregunté aún más sorprendida, casi aturdida.
- Todos estamos muertos- me susurró suavemente con una sonrisa maquiavélica dibujada en los labios.

Aterrorizada y sin comprenderlo, lo empujé con todas mis fuerzas mientras el vaso de agua caía de mis manos. Entonces fue cuando abrí los ojos y me contemplé sudorosa, llena de pavor e inmovilizada en medio de mi cama en mitad de la noche.
-Todo ha sido un sueño- dije para calmar a mi corazón que me latía a mil por hora y relajar mi mente que tan solo podía pensar en su última frase.
Qué difícil me fue conciliar de nuevo el sueño con el temor de ser el traseúnte de alguien que te sueña, un fantasma de la realidad.

sábado, 10 de julio de 2010

Tocado y hundido

La noche se presentaba oscura, fría y profunda como el océano y él era como un barco que hacía aguas. Tal vez ese fuera el motivo por el cual cruzó la delgada línea del respeto, lo que había empezado como un diálogo terminó como una discusión acalorada y desbocada. Ante su falta de argumentaciones y razones, la insultó con un rotundo “puta”. ¡Cómo hubiera deseado que le abofeteara, que le hubiera gritado, insultado o montado algún numerito! Pero no, ella se mantuvo en su lugar y mirándole a los ojos con seriedad, seguridad y una confianza plena en sí misma, se marchó sin decir una sola palabra. Aquel silencio fue el mayor golpe asestado.

martes, 6 de julio de 2010

Ser gordito y comprar ropa by Rafachan

Mi amigo Rafachan me mando el siguiente fragmento escrito por él. Es un texto digno de los grandes monólogos al que tengo el placer de hacerle un hueco en este blog. Se títula: "Ser gordito y comprar ropa. Crónica de una odisea"...Sin más palabras os dejo con este texto que no tiene desperdicio y espero que disfrutéis.

"No es casual que el concepto de Mal, se escriba con “M”. “M”c donalls y “M”atutano le han causado más curva a mi barriga que todas las que puedas trazar con un compás. El estar gordo no debería de ser, en teoría, ningún impedimento para llevar una vida feliz y en armonía con la naturaleza y los demás seres vivos. Ahí están la ballena, el elefante o la morsa sin una cuadrilla de animales chistosos recordándoles su sobrepeso. Casos de bulling aparte, cuando uno está entrado en carnes y quiere comprarse ropa empiezan los problemas. He aquí la Crónica de una odisea.

Entro a una tienda “normal” de ¿ropa? ¿O son complementos para modelo? Grave error…

—Buenos días, ¿que quería? —dice la dependienta sonriente.

—No gracias, estaba mirando solamente

Ya sabéis el típico corte que le da a un gordito cuando una dependienta super buenorra está todo el rato detrás tuya diciendo que todo te queda bien y preguntando si te lo vas a llevar...

—¿Buscas algo en concreto?—dice la buenorra dependienta.

No hay manera de escapar, se ve que la tengo encima mía y… Bueno, ahora mismo prefiero no pensar en nada porno.

—Buscaba un pantalón así chulo…

—Ah, pues mira —dice alegremente el bellezón poniendo a la vista todo su muestrario (no penséis mal)—, ¿Qué talla tienes?

— Pues creo que una 44.

(un gordito nunca sabe la talla que tiene, ¿por? Seguid leyendo seguid)

—Ah, pruébate estos a ver que tal.

Llegamos al probador, y claro, la cortina no corre bien. Entras y ves perfectamente como fuera tienes un grupo de tías metiéndose de 3 en tres a los probadores y armando jaleo (¡Las frikis de la ropa!).

—Bueno, al menos voy a darme la vuelta para que “sólo” me vean el culo

No acabo de meter un pinrel en el pantalón cuando la buenorra de la dependienta ya está al otro lado de la cortina preguntando si me queda bien.

—No, todavía no.

—Si quieres te saco otra talla.

—No —digo ruborizado mientras intento meterme el pantalón rápidamente —todavía no me lo he puesto.

Nuestra profunda charla llama la atención de las frikis y en un periquete todas me han visto ya en calzoncillos luchando por enfundarme los estrechos pantalones.

—Joder, y encima no me está bien!

Me cambio de ropa otra vez y empiezo a sudar del bochorno que estoy sintiendo…

—Pues no me queda de una talla más grande. —dice mi gran amiga— pero de estos sí tengo.

Ahora me enseñan unos pantalones horribles, pero no sé si es que tengo el gusto atrofiado o que no entiendo de modas, pero juro que preferiría ir en calzoncillos por la calle.

—No gracias, disculpe las molestias.

Entonces a la tía se le cambia la cara y me regala un bonito desprecio. Con un par.

Moraleja: Comprad por Internet hijos mios, comprad! "

sábado, 26 de junio de 2010

NO ME GUSTAN LAS FLORES


No me gustan las flores. Su marchitar me recuerda la naturaleza efímera de las cosas, la existencia de caducidad en la vida y en el amor. Siempre es triste observar como algo bello, delicado y suave se pasa tan rápidamente porque, en el fondo de nuestro ser, ansiamos la inmortalidad en la vida y la eternidad en el amor.
No me gustan las flores porque, colocadas en el jarrón con agua, me recuerdan que llegará el día en que no estés a mi lado.
No me gustan porque algún día, colocadas sobre mi tumba, serán testigas de que ya no estoy aquí.

viernes, 25 de junio de 2010

Susurros en la noche


Ella dormía cuando escuchó un susurro que le decía:

- Sabes, hay personas que me han cambiado la vida, personas que se han cruzado en mi camino y lo han compartido. Esas personas por las que una se siente afortunada y tiene la certeza de que su vida no hubiera sido la misma de no haberlas encontrado o una no habría sido la misma sin ellas.

La chica suspiro, parecía sumida en un sueño plácido del que disfrutaba.
La voz continuó hablando:

- Gracias a esas personas que me han acompañado viviendo mis alegrías y penas junto a mí como si fuesen suyas, he conocido el significado de la palabra amistad- Tomó su mano que caía por el filo del colchón y la colocó suavemente sobre a la almohada junto a su rostro-Sabes, tú has sido una de esas personas, una de las personas que más me conoce porque has compartido todo mi trayecto vital y tu amor tan desinteresado me ha dilatado el corazón al albergarlo en el pecho y he crecido convirtiéndome en la persona que soy...

Hizo una pausa.

- Nunca olvides que te quiero.

Ella abrió los ojos para buscar el origen de aquella voz, pero no había nadie en la habitación, tan solo observó como la brisa de la noche entraba por la ventana moviendo las cortinas. Se acurrucó buscando la postura y la agradable sensación de bienestar que le recorría el alma con lo soñado y cerró de nuevo los párpados para sumirse en el sueño.

UN HOMENAJE PARA CAJON DESASTRE

Esteban Dublín escribe fantásticos microrelatos en su blog llamado "los cuentitos". Hoy me ha dedicado el siguiente:

Humor femenino

El cajón de Ayahara está lleno de desastres. Por eso –dice ella– es mejor dejarlo cerrado. Y sólo cuando un chico le parte el corazón, decide romper su sentencia. La última vez que lo abrió escuchó que algo había sucedido en un país llamado Haití. Sus padres, con razón, ruegan porque el muchacho con el que sale esta noche sea todo un caballero. (Leído aquí)

Desde Cajón DeSastre quería darle las gracias y recomendaros encarecidamente que visitéis su blog, ya que este autor no deja indiferente con sus relatos.

jueves, 17 de junio de 2010

LA MUJER DE LOS CLAVELES ROJOS

La primera vez que la vió, él fumaba un cigarrillo a las puertas de su casa. En la ventana de enfrente, una mujer de largos cabellos oscuros recogidos en un moño regaba los claveles rojos con un jarro de agua. Su vestido dibujaba su esbelta silueta y se intuían unos prominentes y seductores pechos bajo aquellas telas sedosas.

La mirada de ella permanecía absorta en sus claveles. Él quedó hipnotizado, mirándola fijamente sin poder apartar su mirada de ella. No se sabe el porqué pero una mirada siempre atrae a otra y así sucedió que se encontraron la mirada de ella con la de él.

Ella sonrió y, tomando un clavel, lo besó y se lo lanzó.
Él lo tomó entre sus manos poniéndolo en el bolsillo más cercano a su pecho.

Y así ella se convirtió en su musa.

lunes, 14 de junio de 2010

QUIEN ESPERA, DESESPERA


Acostumbrabas a llegar tarde,
Acostumbraba a esperarte.
Y llegó el día en el que no llegaste,
Llegando el día en el que me enseñaste a no esperar.
Y ahora que ya nada espero,
Eres tú quien me viene a buscar.

viernes, 4 de junio de 2010

MI PRIMERA DEDICATORIA


A veces me viene el recuerdo de uno de los enfermos del centro de salud mental en el que me ingresaron. Era un tipo alto y desgarbado de cabellos largos y morenos que andaba por el pasillo con paso firme, ágil y nervioso con una repetitiva frase en los labios: ¡qué te mato!, ¡qué te mato!.La gente se asustaba y se apartaba del pasillo a su paso. Nadie era capaz de sostenerle la mirada cuando se encontraban con aquellos ojos vidriosos, casi perdidos, que exponía como en un escaparate su locura.
Una noche en la que todos los enfermos esperábamos en fila para recibir nuestra medicación, él se me acercó y me dijo con mucha dulzura que le gustaba mi pelo, le miré a los ojos y le sonreí convencida de que su medicación le estaba ayudando a mejorar.
Al día siguiente, él tuvo una fuerte crisis en la que los enfermeros y celadores tuvieron que reducirle y atarlo a la cama, sus gritos de angustia se oían por toda la planta. Los demás nos estremecíamos preguntándonos si la locura se cebaría algún día con nosotros como aquella noche se cebaba con él. Yo que estaba bastante nerviosa decidí escribí en mi libreta unas palabras para evadirme de los pensamientos que albergaban mi mente y aliviarme de los sentimientos contenidos en el corazón. Al fin y al cabo, mi imaginación ha sido siempre la mejor válvula de escape, pero también la culpable que me había llevado hasta allí.
En la mañana posterior, él apareció totalmente tranquilizado en la sala donde nos servían el desayuno. Tras desayunar, me acerqué para preguntarle cómo estaba. Una mueca de tristeza se dibujo en su cara y con palabras llenas de angustia me comentó que si recaía de nuevo lo llevarían a los Morales, uno de esos manicomios alejados de la ciudad a dónde van los enfermos crónicos e irreversibles, aquellos a los que la locura le ha ganado la batalla. Como no tenía palabras con las que consolarle, tomé de mi libreta el relato que había escrito la noche anterior y se lo ofrecí. Se lo dediqué deseándole su pronta recuperación y dándole fuerzas para salir adelante. El muchacho lo leyó en voz baja y me dio las gracias agarrándome las manos de una forma tan sincera que era sobrecogedora.
Aquella misma tarde volvió a recaer. La última vez que lo vi me hizó un gesto de adiós con la mano, mientras se lo llevaban.

miércoles, 2 de junio de 2010

LAS CAÍDAS

El bebé estaba aprendiendo a dar sus primeros pasos ante los atentos ojos de su madre y de su abuela. Gateando se acercó hasta el sofá en el cual estaban sentadas, se agarró e impulsó hasta levantar su diminuto cuerpecito. Sus piernas se tambaleaban buscando el perfecto equilibrio que le hizo dar dos pasos y caerse. El niño asustado rompió a llorar.
La primera reacción de la madre fue levantarse para ir en su auxilio y la abuela la cogió del hombro y le dijo:
Hija, algún día él también aprenderá que el consuelo durante la caída es saber que hay un suelo bajo sus pies del que no podrá caer más bajo y el dolor de su golpe será mitigado con la esperanza de que lo único que le queda es volver a levantarse. La caída que no le rompa, le hará más fuerte.
Con las que se fracture y haga mil pedazos, con esas tendrá la posibilidad de aprender mucho más.
Y, tras esas palabras, soltó la mano del hombro de su hija.

martes, 1 de junio de 2010

Hasta que Dios quiso

Por aquel entonces él había perdido bastante peso y el poco pelo que le quedaba se le había caído. Mi abuelo vivía con nosotros, con sus hijos y sus nietos. Los meses de verano los pasaba en la casa de campo de mi tía la cual era más fresquita y, con la llegada de Septiembre, regresaba a la nuestra. Acostumbrábamos a recoger su equipaje con antelación para que, antes de que él se mudara, encontrará su habitación más confortable con un armario bien ordenado.
Sentado en una mecedora con unos pantalones azules de rayitas se balanceaba. Permanecí sentada a su lado en silencio, mientras él bebía un vaso de zumo de manzana hasta que llegó la hora de la despedida. Despedirse de él, tenía su punto de gracia porque mi abuelo no era muy besucón y siempre nos decía con un tono irónico que con tanto beso le íbamos a gastar la cara, aunque, en el fondo, yo creo que le gustaban los besos y que protestaba para hacerse el duro. En aquella ocasión, le di cuatro besos y no protesto.

- Abuelo, mañana por la tarde la tita te acercara a casa. Mañana nos vemos.
- Estaremos aquí hasta que Dios quiera- respondió.

Nadie comentó nada, pero creo que todos lo intuimos. Al mediodía siguiente el teléfono sonó.
Él nos había dejado...

sábado, 29 de mayo de 2010

UN ESPONTÁNEO EN LA EUROVISION 2010

Estaba viendo cantar "Algo pequeñito", canción que representa a España en la Eurovisión de este año cuando ha pasado lo siguiente...

La canción es tan surrealista que los guardias de seguridad y el infiltrado parecen parte de ella...uououou!!

viernes, 28 de mayo de 2010

VERMILLON

- No sé qué va a pasar, Jack está frío, reflexivo y distante, ha cambiado su comportamiento conmigo. Prácticamente no hablamos y casi no recuerdo lo que es tener un orgasmo…- Le digo a mi amiga, mientras me tiñe el pelo. Mi amiga toma una revista de las que están apiladas en la mesa y me la pasa:
- Anda busca vuestros horóscopos, vamos a ver qué os dicen.
Nunca he creído mucho en los horóscopos, pero esta incertidumbre de no saber que va a pasar en mi matrimonio me haría agarrarme a un clavo ardiendo- ¡¡ Ya los he encontrado!!- digo mientras rebusco el de mi marido para leerlo en voz alta:

Géminis: Tu carácter dual se potenciara durante esta semana, sufrirás altibajos y tus emociones y pensamientos estarán confusos. Actúa con calma y no te dejes influir por tus impulsos, ya que podrías arrepentirte.

- Ves, ya lo sabía, está confuso. Si es que Jack siempre ha sido muy indeciso. ¡Nunca sabe lo que quiere!…. digo mientras me apresuro a leer el mío:

Acuario: Tu relación de pareja atraviesa un bache y el distanciamiento entre vosotros podría provocar una ruptura brusca. Compartir tiempo juntos ayudaría a aclarar vuestros sentimientos y podría propiciar un acercamiento.

- ¡Ups! Ruptura, chungo, chungo…Pues vaya mierda de horóscopos.
Mi amiga moja el dedo en el tinte bermellón, lo dirige hacia la revista donde haciendo un círculo con el intenso rojo señala un anuncio de Iberia - ¿Un viaje?. No estaría mal- pienso, mientras ella me dice que es la oportunidad perfecta para compartir momentos juntos y restaurar nuestra relación. Me aclara la cabeza y el lavabo se tiñe de rojo.

Con el tinte recién puesto salgo para la agencia de viajes más cercana en la cual reservo una casa rural perdida en la montaña donde pasare el fin de semana, sin duda es el lugar idóneo para el romanticismo.
Mi marido no se ha inmutado de color rojizo de mi cabello y permanece callado durante todo el trayecto, no parece sorprendido, ni emocionado por el viaje. Me estremezco en el asiento pensando que tal vez él ya tiene una amante con la que me engaña. Sin embargo, aún albergo la esperanza de que nuestro matrimonio salga a flote.
Cuando llegamos a la cabaña es media tarde y la noche se presenta muy fría. Dentro de la cabaña, Jack se quita la chaqueta y comenta que va a cortar algo de leña para encender la chimenea, mientras tomaré una copa de vino y preparare la cena. Sé que no debería hacerlo, pero la curiosidad de saber si tiene una amante hace que registre su chaqueta en la cual encuentro su cartera donde hay un folio minuciosamente doblado que parece escrito por ambas caras. Cuidadosamente lo desdoblo, mi corazón se acelera al leer lo que hay escrito con tinta roja
“MÁTALA, MÁTALA, MÁTALA, MÁTALA, MÁTALA, MÁTALA, MÁTALA, MÁTALA, MÁTALA, MÁTALA, MÁTALA, MÁTALA, MÁTALA, MÁTALA, MÁTALA, MÁTALA, MÁTALA, MÁTALA, MÁTALA, MÁTALA, MÁTALA, MÁTALA, MÁTALA, MÁTALA, MÁTALA, MÁTALA, MÁTALA, MÁTALA, MÁTALA,MÁTALA,MÁTALA, MÁTALA, MÁTALA, MÁTALA, MÁTALA, MÁTALA, MÁTALA, MÁTALA, MÁTALA…”

Mis manos temblorosas intentan meter el papel de nuevo en su cartera. Es demasiado tarde, Jack me observa con la mirada perdida desde la puerta. La copa de vino cae de mis manos temblorosas, mientras Jack levanta la brillante hoja del hacha que silbando cae sobre mí.

Un bonito color de pelo-dice secando la sangre que le ha salpicado el rostro.


El relato está fuertemente inspirado en la siguiente escena de la peli "El resplandor" de Stanley Kubrick.

miércoles, 12 de mayo de 2010

LAS MEDIAS NARANJAS: AMOR Y ZUMO

"La naranja nació verde
y el tiempo la maduró;
mi corazón nació libre
y el tuyo lo cautivó"

Esta mañana estaba exprimiéndome un zumo para el desayuno cuando me brotó una pregunta: ¿Cuántas medias naranjas se necesitan para preparar un buen zumo?
Y es que no somos conscientes de cuántas naranjas necesitamos para un zumo hasta que no nos ponemos a exprimirlas y es cuando descubrimos que las naranjas nos mienten porque algunas parecen poseer más jugo del que verdaderamente tienen…

Medias naranjas que nos crean falsas expectativas, pero no son las únicas naranjas que nos timan, las medias naranjas del amor también son bastantes engañosas y sino solo hay que pensar en esos primeros amores en los que uno espera encontrarse con “su otra mitad” y cuando cree haber encontrado a su “media naranja”, ésta se marcha y te deja con una sensación de acidez y de acritud en los labios y en el corazón. Que más que “media naranja”, piensas que te has encontrado con tu “medio limón”.
¡Ay!, ¿cuántos medios limones con apariencia de medias naranjas pasaran por nuestra vida antes de encontrarnos con la media naranja definitiva?- Es lo que me preguntaba, mientras me bebía mi zumo y muchas otras dudas sin respuesta anidaron en mi alma entumenciéndome el espíritu, preguntas tales como:

¿Existe la media naranja?
¿Somos medias naranjas o naranjas enteras?
Suponiendo que seamos la mitad de una naranja: ¿Somos incompletos si no encontramos a nuestra otra mitad?

En fin que creo que para mis próximos desayunos, me prepararé un vaso de leche que seguro que no me traen tantos quebraderos de cabeza como las dichosas naranjas.

sábado, 8 de mayo de 2010

UN SUPERVIVIENTE

Hace un par de semanas estaba disfrutando de mi habitual paseo con mi perra Noa, cuando empezó a olfatear algo. Mi sorpresa fué grande al descubrir que mi perra había encontrado un pollito. Al principio pensé que estaba muerto, pero al acercarme observé que aún seguía con vida. Era muy pequeño y practicamente no tenía plumas, su madre parecía no estar cerca y no veía el nido del cual se había caido, así que supuse que lo más probable es que muriera aquella noche y decidí llevarlo a casa para intentar criarlo.
La verdad no tenía muchas esperanzas en que sobreviviera, pero mi alegría es poder contar que la vida se abrió paso y el polluelo consiguió salir adelante:

¡¡ Esta es la historia de un superviviente foto a foto !!










Una vez criado grande y fuerte, le dimos libertad porque un pájaro no está hecho para una jaula. Los pájaros están hechos para volar y disfrutar de la libertad. Ojalá que esté donde esté le vaya bien a este pequeñin al cual le cogí mucho cariño.

viernes, 7 de mayo de 2010

LA BAJADA DEL INFIERNO.

Pincha aqui y lee el primer capítulo.

CAPÍTULO SEGUNDO

O'Brien llegó al taller. Su propietario, un fornido mecánico, se encontraba echándole un vistazo a los bajos de una vieja furgoneta y , al ver los zapatos del inspector, salió de debajo del vehículo limpiándose las manos grasosas en un sucio trapo.
- Inspector, aquí tiene los resultados- asintió dirigiéndose hacia la oficina. Tomó del escritorio el informe y se lo acercó a O'Brien -Como puede ver, he realizado un exhaustivo análisis del Cadillac. Los frenos y el motor del vehículo están en perfectas condiciones y los únicos daños que presenta el coche están localizados en la carrocería.

James había mentido en sus declaraciones, aquella era una prueba evidente que demostraba que los frenos no habían sido los culpables de aquel accidente. ¿Accidente?. O'Brien tenía el presentimiento de aquello había sido premeditado. Aquella prueba era suficiente para iniciar la investigación.

TO BE CONTINUED...