...Se pasean por aquí...

Entrada destacada

Cajón DeSastre

“Cajon DeSastre” es un blog construido con retales de sueños e hilvanado con múltiples  ficciones en el cual los personajes, a veces consti...

jueves, 29 de octubre de 2009

LA CASA DE LAS ALMAS

Nosotros los jóvenes, nunca creemos las historias de nuestros ancianos, las dábamos por meras supersticiones, locuras y leyendas en las que proyectar los propios miedos, situaciones que solo pasan en las películas. Era verdad que en mi pueblo, como en tantos otros, existía la típica casa abandonada en la cima de una colina, por “la casa de las almas” era conocida. Pensábamos que era una forma de generar ese turismo rural preñado de morbo que se acerca a los pueblos buscando experiencias extrañas, así que no le dimos la mayor importancia.
La noche de los difuntos, ávidos de fiesta y ganas de pasarlo bien, nos enfundamos nuestros disfraces y cargados de alcohol decidimos ir a la aventura para descubrir por nosotros mismos la maldición que albergaba aquel viejo caserón.
El gran portón de la entrada dejó a la vista ventanas altas de cristales oscuros, muchos de ellos rotos por el paso del tiempo, que escondían techos llenos de humedad y suelos cubiertos de polvo y de excrementos de pequeños animales que habían hecho de aquel lugar su cobijo. El interior estaba amueblado con muebles que tendrían más de setenta años por su apariencia. Los cuadros, lámparas y espejos permanecían inmutables como si el tiempo no hubiera hecho mella en ellos.

Éramos un grupo pequeño de unos diez amigos y, las primeras horas de la noche, las pasamos embriagándonos y contando historias. Poco después empezamos a escuchar ruidos. Los chicos envalentonados decidieron subir a la planta de arriba, mientras yo me quedaba acompañando a las asustadas chicas abajo. Nada más supimos de ellos.
Las chicas y yo comenzamos a percibir extrañas presencias en los espejos y en los cuadros como si alguien nos observara desde diversos puntos de la habitación. Sin embargo, un profundo sueño empezó a hacer mella en mí y sucumbido caí.
Cuando abrí los ojos, me encontré empapado entre grandes charcos de sangre. Había amanecido, pero ninguno de mis nueve acompañantes se encontraba en la casa. Aturdido y asustado, salí corriendo de ella.
Nosotros los jóvenes, nunca creemos en las historias de los ancianos, las damos por meras supersticiones, locuras y leyendas en las que proyectar los propios miedos. Cuando me encontraron empapado en sangre y sudor, me dieron por loco, por un alienado y pensaron que los había matado. Tenían que hacer justicia: ellos tampoco me creyeron.
Desde la ventana del manicomio, allá en la colina observo “la casa de la almas”: Sí, lo sucedido será una buena forma de engendrar turismo rural preñado de morbo.
Todos piensan que soy un loco:

¡Mera superstición!.

¡¡¡ FELIZ HALLOWEEN !!!


5 comentarios:

  1. ahí me daria ganas de adentrarme a contas historietas y emborracharme; pero luego, como casi todo el mundo, me pondría con los ojos bien abiertos; asomado por el alcohol seguramente me aria pronto cuenta del miedo y de la sensación poco agradable. jijijijij. Beso.

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué pena que tu pueblo seguramente me pillará un poco legos! =P

    ¿Con ganas de Halloween eh? Se nota!!
    A ver que hago yo...
    Besos

    Siko.

    ResponderEliminar
  3. Hola Treasure y Siko

    Si con ganillas de Halloween, sobre todo de echar un rato con los amigos de toda la vida...El año pasado fue la primera vez que me pinte la cara en plan coña y, con el calor viendo una peli de zombis, se me cayó el careto en plena pizza y casi me dan una paliza mis amigos...Espero que lo paséis bien o por lo menos que descanséis que es festivo yupiiiiii!!!

    ResponderEliminar
  4. Cerca de donde vivo también hay una antigua colonia de casas abandonadas, al lado de una presa. Y yo también fui muy valiente, y la visité a oscuras con un par de amigos, pero acabé corriendo perseguido por mis imaginaciones. Todavía no he vuelto de noche.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Hola Victor

    La verdad es que las casas abandonadas tienen un halo de misterio que provocan y dejan aflorar los peores terrores de nuestra imaginación...Además una casa cerca de una presa, ya tiene que dar miedo tanto por la casa como por el lugar que es un poco siniestro. Salu2!

    ResponderEliminar