...Se pasean por aquí...

Entrada destacada

Cajón DeSastre

“Cajon DeSastre” es un blog construido con retales de sueños e hilvanado con múltiples  ficciones en el cual los personajes, a veces consti...

lunes, 12 de octubre de 2009

EL FARO

Celtia era una chica joven, fuerte y sana. Cuando le diagnosticaron cáncer, casi nadie de la familia o de su entorno podía creerlo.
C-Á-N-C-E-R – Aquella palabra maldita que con solo pronunciarla se producía un silencio atroz. Ella siempre había sido una chica luchadora y fuerte, pero aquella palabra por primera vez le hizo tambalearse.

Tras la extirpación, los fuertes dolores, la pérdida de las fuerzas, y la caída del cabello hicieron que la joven dejara de salir con sus amigas y, poco a poco, entró en una depresión. Los médicos preocupados, decidieron que era mejor dejarla ingresada. Cada persona reacciona de una manera ante la enfermedad, ella había reaccionado de la peor forma: Perdiendo la esperanza.

Con esa reacción, todos se temían lo peor y aunque la intentaban animar por todos los medios, nadie lo había conseguido. Así que los médicos observando sus síntomas y sabiendo que la esperanza y las ganas de luchar son de gran importancia en una recuperación decidieron llamar al equipo de psiquiatría del hospital. Un joven psiquiatra, llamado Xoan , decidió tomar su caso. Xoan era famoso por sus innovadoras formas poco convencionales, era poco amigo de la fuerte medicación la cual dejaba como última opción; pero, por el contrario, prefería las terapias y el psicoanálisis.

Un día, llegó a la habitación de Celtia con una silla de ruedas y vendó sus ojos. Tras unos veinte minutos, ella sintió el fuerte viento en su cara y cuando destapó sus ojos…Se encontraban a gran altura mirando hacia el mar desde el faro.
Xoan permaneció en silencio.

- ¿Por qué me has traído hasta aquí?- Pregunto Celtia.
- Por las vistas, este es uno de mis rincones preferidos- dijo señalándole el mar- Desde la ventana de un hospital uno no puede contemplar el horizonte. ¿No crees?
- Sí, la verdad es que desde que me diagnosticaron la enfermedad, no he salido mucho del hospital o de casa.

Xoan le sonrió, se arrodilló y tomó su mano que estaba apoyada en el brazo de la silla de ruedas y le dijo:

- ¿Te quieres casar conmigo?

A Celtia se le escapo una carcajada, era la primera desde hacía mucho tiempo.

- ¿Y qué me ofreces?- Dijo en tono burlón siguiéndole la broma.
- Desde este momento, te regalo este sitio desde el cual mirar al horizonte, al futuro...Si quieres todos los días que pases en el hospital hasta que te recuperes, vendremos al faro una hora para mirar juntos al horizonte y conversar…

Celtia afirmo con la cabeza.



Han pasado los años y Celtia ya está recuperada, pero siempre que puede se asoma desde el ricón que aquel psiquiatra le regalo cuando más lo necesitaba.

7 comentarios:

  1. Hola estimada blogger
    Estuve visitando tu Blog y está excelente, permíteme felicitarte.
    Sería un gusto contar con tu blog en mi directorio y estoy segura que para mis visitas será de mucho interés.
    Si deseas no dudes en escribirme a jackiesilvajauregui@hotmail.com
    Exitos con tu blog.
    Un beso
    Jackie

    ResponderEliminar
  2. Sabes Ayahara? A mi padre este verano le diagnosticaron cancer de piel, y no hay q perder la esperanza...
    Tu relato me ha gustado porq da esperanza, hay q ver la luz, la luz del faro q te ayuda a volver, a estar aqui :)

    Un besico linda!!!

    ResponderEliminar
  3. Hola Jackeline. Sí, puedes agregar este blog a tu directorio si así lo deseas.

    Tres, nunca perdáis las esperanzas, ya verás como tu padre lo superará y todo quedará en un susto. Un besote muy fuerte y muchos ánimos.

    ResponderEliminar
  4. Hermoso Ayahara. Es una historia de esperanza y fe ante la adversidad de la enfermedad.Me gustó mucho.Besossss

    ResponderEliminar
  5. Hola Félix,

    Si era eso lo que quería plasmar: las esperanza y fé que algunas personas transmiten en los momentos duros y que son las que hacen que se tire p'alante !!! Un besote.

    ResponderEliminar
  6. Ya sabes que tengo debilidad por los faros, por eso mi blog se llama así =).

    Qué preciosa historia! Me gusta la gente que se autosupera.

    Un beso!

    ResponderEliminar
  7. Hola Zanahoria.

    A mi tb me encantan los faros, tienen un algo que me llama la atención. Recuerdo cuando estuve la Torre de Hércules que es el faro de A Coruña y me lo pase pipa.Es un lugar precioso!

    ResponderEliminar