...Se pasean por aquí...

Entrada destacada

Cajón DeSastre

“Cajon DeSastre” es un blog construido con retales de sueños e hilvanado con múltiples  ficciones en el cual los personajes, a veces consti...

jueves, 17 de septiembre de 2009

El último umbral

Su enfermedad le había llevado hasta la cama de aquel hospital en el cual dormitaba y aquella noche, al filo del alba, se cuestionaba si su vida habría sido un sueño del cual despertaba. Pues ella, como todas las personas, había disfrutado de dos vidas: la despierta y la dormida, la real y la soñada.
De los dos mundos, surgía una puerta, el último umbral. Sus ojos se posaron en el pomo de acero el cual reflejaba el camino recorrido y millones de reflejos e imágenes inundaron sus pupilas como destellos cruzando por su mente. Antes de acariciar con su mano el pomo, echó la vista atrás para ver todas las huellas que había dejado a su paso hasta llegar allí. Sabía que quedaba poco tiempo, pero le reconfortaba saber que ese umbral hacía iguales a todos los hombres que en soledad lo pasaban, saber que la humanidad se congregaba allí.
Suavemente, su mano temblorosa tomó el pomo y cruzó de un lado al otro, mientras los dos mundos se abrazaban…Quién sabe si tras despertar se halló dormida o, tal vez, estaba dormida cuando se despertó …El único rastro que dejo fue el de una lágrima que resbaló por su mejilla.

8 comentarios:

  1. pure feelings!!! me ha gustado el enlace entre el ahora y el más allá, todo con un sentido muy fino. Gracias.

    ResponderEliminar
  2. Sin palabras....

    Corto, pero cuanto hace pensar...

    eso es lo bueno :)


    Un abrazo wapa!!

    ResponderEliminar
  3. eres... sencillamente genial! me gustan mucho tus entradas :)

    unbeso, a cuidarse!

    Siko.

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias a todos.
    Para mí, vuestros comentarios significan mucho. Besotes

    ResponderEliminar
  5. Lo bueno (o malo) de los sueños es que a veces no se puede distinguir si es real o estás soñando.

    Quizás por eso nos guste tanto soñar.

    Me parece que voy a empezar a hacerme asidua de tus sueños. Me volveré a pasar. Un beso muy grande.

    ResponderEliminar
  6. Bienvenida Zanahoria.
    Pues llevas toda la razón. Hay veces que los sueños/pesadillas son tan reales que cuesta diferenciar la realidad de la ficción.Salu2

    ResponderEliminar
  7. Gracias Fernando y bienvenido a mi blog! Me alegra que sea de tu agrado.

    ResponderEliminar