...Se pasean por aquí...

Entrada destacada

Cajón DeSastre

“Cajon DeSastre” es un blog construido con retales de sueños e hilvanado con múltiples  ficciones en el cual los personajes, a veces consti...

jueves, 13 de agosto de 2009

EL CAZAMARIPOSAS

Hace algunos años conocí a un joven llamado Jeyco. Este se crió en una casa situada en medio de una campiña la cual estaba acompañada tan solo por la inmensidad de campos bañados de flores de todos los tamaños y colores. Tal vez, la soledad o el aburrimiento era el motivo por el cual desde pequeño, Jeyco, había desarrollado cierta predilección por los insectos y, en especial, por las mariposas a las cuales se había dedicado a perseguir, cazar y coleccionar desde una edad temprana. De joven se pasaba las horas observando las fotografías de las especies más bellas en sus libros y estudiando cada una de sus características.

Sin lugar a dudas su vocación era perseguir su sueño, sus codiciadas mariposas. Así que tras haber capturado todas las variedades locales, su ímpetu le llevo a viajar para conseguir capturar los nuevos y aún más exóticos ejemplares. Prácticamente no terminaba de coger con sus manos uno nuevo cuando ya estaba pensando en los siguientes. De esta manera, la vida y la belleza de estos seres se escabullía, escurriéndose, entre sus dedos sin apenas acariciarlas.
Llego el día en el que, sin darse cuenta, había cazado todas las mariposas del mundo, todas excepto una: la última, una mariposa de belleza sublime, un animal de suma rareza difícil de encontrar o ver por el hombre. Cuando por fin la halló, la persiguió durante años.

La mariposa sobrevoló la tierra hasta sus confines en los cuales se encontró con el océano y, viéndose atrapada por las redes humanas, se adentró en el mar. Un mar agitado y embravecido por el viento que golpeaba tan fortísimamente su superficie que levantaba un gran oleaje. Desde la orilla, los inquietos ojos de Jeyco siguieron con angustia su vuelo, mientras que la mariposa batiendo las alas se debatía por sobrevivir.
Por primera vez, Jeyco sintió como el corazón se le sobrecogía al ver la batalla de un ser tan pequeño con la inmensidad del mar. Sin pensarlo dos veces se lanzo al agua, pero cuando el agua anudó su cintura, su angustia se convirtió en miedo al sentir el abrazo de su propia muerte. El sentimiento que le empujó a rescatar a la mariposa era el mismo que lo escupió del agua. Y desde la orilla, sus ojos presenciaron como la levedad de aquel ser era engullida entre las aguas. Unas aguas que, instantes después, expulsaban un cuerpo vacio e inerte a la orilla.

En aquel solitario lugar donde los silbidos del viento se entremezclaban con el susurro del mar, con las rodillas y las manos hincadas en la arena, Jeyco derramó su alma sobre la mariposa.
Al día siguiente encontré el cuerpo de mi amigo en la playa y una hermosa mariposa posada sobre sus dedos que, con mi presencia, echó a volar.


4 comentarios:

  1. Me ha encantado. Por cierto, tú personaje, "Jeyco", no tengo ni idea de como se pronuncia pero si se pronuncia como suena, creo que es "Jacob" xD. En fin, que estoy tonto- LOST, con esta serie y sóloo puedo pensar en eso, arg, que horror.

    Jaja, pero es increible la historia. Además tenía pinta de ser un final feliz, ya que cuando se ve o se imagina a una mariposa, no piensas en algo malo. En fin, que me ha gustado muchísimo.

    Por cierto, si quieres viajar a Amsterdam virtualmente, ya sabes donde hacer xD, además ya tengo el 2º día :P

    ResponderEliminar
  2. Pues la verdad es que el nombre me lo inventé. Pero como soy tan despistada no había caído en que llevas razón y en inglés "Jeyco" se escribe "Jacob" :D...Menos mal que no es el nombre de un hijo, que si no la lio parda jajaj...
    Salu2 y gracias por pasarte!

    ResponderEliminar
  3. Muy bueno Ayahara!
    Me ha gustado mucho :)

    ResponderEliminar
  4. Gracias Tres, me alegra mucho poder compartir mis historias con vosotros y que os gusten! Salu2!!!

    ResponderEliminar