...Se pasean por aquí...

Entrada destacada

Cajón DeSastre

“Cajon DeSastre” es un blog construido con retales de sueños e hilvanado con múltiples  ficciones en el cual los personajes, a veces consti...

viernes, 31 de julio de 2009

El niño de la armónica

Desde las rejas, la mirada de aquel preso se perdía en la nostalgia causada por las voces infatiles que procedían desde la calleja de enfrente de su ventana.
Se deleitaba viendo a los crios jugar con la arena y los chinos. Aquellos niños eran demasiado pequeños para juzgarle o para comprender los motivos por los cuales estaba encerrado. Así que le regalaban sus miradas, a veces acompañadas de sus risas y sus juegos.

Hacia tiempo que él se había olvidado del niño que fué. Su vida había sido dura y le había endurecido tanto el alma que había cometido acciones de las cuales se arrepentía, acciones por las cuales estaba pagando con su libertad y su presente. Las horas en su habitáculo eran eternas y él llevaba semanas sin hablar con nadie, la soledad se hacía aún más pesaba entre aquellas cuatro paredes.

A veces cogía su armónica y entonaba tristes melodías que le hacía evadirse en sus pensamientos - Si pudiera volver atrás, no cometería los fallos que me han hecho llegar hasta donde estoy- Se decía- Si pudiera volver atrás, no hubiera permitido que la vida me malease tanto, hubiera cumplido mis ilusiones y sueños, gastado mi tiempo en algo productivo. Si pudiera volver atrás nunca hubiera soltado de la mano al niño que fuí- Pensaba continuamente mirando a su pasado.

Uno de los días, uno de los niños le sorprendió al aparecer en la calleja con una armónica. Aquella tarde el niño y él formaron un dúo, intercambiando torpes sonidos como palabras de transacción en una conversación. Jugaron toda la tarde, se sintió libre, partícipe de aquel patio infantil de arena...Y así pasaron jugando todas las tardes durante un par de semanas.

Hasta que llego el último día de su cautiverio, cuando el niño se marchaba, él alzó su mano y, desde las rejas, tan solo pudo regalarle una sonrisa. Aquel niño le había regalado uno de los más bellos presentes: una segunda oportunidad.

2 comentarios:

  1. Me ha gustado mucho! Felicidades por como escribes.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Tres y bienvenida, espero que disfrutes!!!
    Salu2

    ResponderEliminar