Entrada destacada

Cajón DeSastre

“Cajon DeSastre” es un blog construido con retales de sueños e hilvanado con múltiples  ficciones en el cual los personajes, a veces consti...

miércoles, 17 de agosto de 2016

JINETE O AMAZONA


El deseo es un caballo desbocado y si tú no tomas las riendas de tus propias pasiones, otros las tomaran por ti. Querrás tener el control, que las correas no caigan en las manos equivocadas porque, al fin y al cabo, el deseo es poder. 
Así que si deseas algo, debes tomar esa pasión como fuerza para conseguir lo que quieres, aunque tu pasión sea un caballo fiero, salvaje y sin montura al que domar y sepas que te va a hacer morder el polvo, que te tirará en más de una ocasión y que te hará revolcarte por el barro…A pesar de todo, que nada cambie tus ansias de cabalgar. 

jueves, 4 de agosto de 2016

TRAUMATÓLOGO IS COMING!


Lo reconozco, soy una dejada para los médicos. De esas personas que no van hasta que se están muriendo. Pensará que es porque soy hipocondriaca, pero no: 

¡Yo soy una gran impaciente, me desespera esperar! 

El invierno pasado, me empezó a molestar el pulgar y comenzó a hincharse como si me hubiese picado un mosquito tigre, aunque más bien parecía que me hubiese picado un mosquito elefante porque el bulto cada vez crecía más y también incrementó el dolor. Al final, tuve que acudir al medico y éste diagnosticó que debía tratarse de una fisura del hueso. Después de hacerme unas radiografías, el médico me dijo:
  • Tiene usted un tumor óseo…
  • ¿HUMOR?…O sea, ¿Cómo dice?… O sea, creo que no le he escuchado bien.
  • TUMOR ÓSEO- Me lo podía decir más alto, pero no más claro y yo me quedé con cara de gilipollas y como consecuencia mi siguiente pregunta fue: ¿Es bueno?- ¿Pero qué creía que el médico es un TAC y me iba a biopsiar en plan Terminator escaneándome con su mirada? Eso es lo que una impaciente como yo hubiese querido…Y que me despidiera con un “Sayonara baby”, pero no…me despidió con un:
  • Traumatólogo is coming!   

Solo decir que entre errores administrativos, pasaron tantos meses que cuando, por fin, llegó mi cita con el traumatólogo me temblaban las piernas de la emoción; sobre todo, cuando me dijo: ¡Hay que operar! Si una cosa saben hacer bien los doctores es curarse en salud. 

Al final, me operaron, me dieron puntos y me escayolaron la mano. Durante todos estos meses, he recapacitado y mi mente se ha hecho preguntas tales como: ¿Por qué en la sala de curas no hay ningún sacerdote?, ¿Con los puntos de mi operación puedo sacar un juego de sartenes del hospital?, ¿Si se me salta un punto es un “punto y aparte”?…

Al final, aunque todo haya salido bien y el tumor fuera benigno, me he dado cuenta de que soy una esperocondríaca…porque como dice el refrán: 

¡Quien espera desespera!  

jueves, 30 de junio de 2016

DINOSAURIO DE PAPEL

Se ha asentado en mi corazón un pequeño dinosaurio de papel al que alimento con minúsculas porciones. 

A veces lo siento palpitante, vivo y existente.
Otras, distante, pasivo, casi latente.

Hay un dinosaurio en mi pecho que me despierta de noche en mitad de mi lecho.

A veces tan pequeño que es enorme, otras tan grande que parece deforme. 


Extinto y marginado, mi prehistórico saurio imaginado. 

jueves, 16 de junio de 2016

ALTA TENSIÓN


Disfruto viéndote ruborizarte cuando te pongo en apuros. 
Me encanta esa inocencia que emana de tí, 
esa ingenuidad rozando lo infantil. 
Sacarte los colores con mis irreverencias y extravagancias, 
observar como te escapas o sales airoso ante las situaciones que te planteo. 
Mantenerte en tensión y, al mismo tiempo, ponerte en la cuerda floja. 
Mantenerme en tensión y, al mismo tiempo, ponerme en la cuerda floja.
En esa escala emocional de grises:

Entre el amor. 
Entre el odio.

lunes, 30 de mayo de 2016

PUERTAS DE ENTRADA Y DE SALIDA


Existen situaciones que nos vienen dadas por el nacimiento: El lugar, la época, la familia, la posición social-económica de la familia en la que nos criamos y otras muchas más… 

Descartando estas disposiciones, a lo largo de nuestra vida, estamos cruzando puertas que se nos van presentando y que nos van conduciendo por unos u otros senderos. Al fin y al cabo, estas puertas son las decisiones que vamos tomando. Algunas acertadas y otras no tanto (de las cuales aprendemos lecciones); todas estas oportunidades constituyen nuestra experiencia personal vital, conocimientos con los cuales hemos llegado a donde estamos y con quienes estamos, sabidurías que nos han hechos ser quienes somos. Pero cuando una puerta se acaba de abrir, ¿cómo sabemos dónde nos llevará?, ¿cómo sabemos si nos llevará allá donde queremos ir o estar?, ¿cómo sabemos hacia dónde  encaminar nuestros pasos?…Surgen tantas preguntas ante una puerta abierta. 

Tal vez, el secreto es mirar más allá del umbral de la propia puerta y también observarnos a nosotros mismos como puertas por las cuales dejamos pasar lugares, personas, situaciones e, incluso, nos encontramos con nosotros mismos. 

Quizá somos puertas de entrada y de salida.